6 de julio de 2003

Informe post Barkisimeto, Barakaldo

Mis queridos kolegas (si, con k), esta vez les escribo desde tierras vascas, pues me encuentro en el País Vasco, concretamente en Bilbao, a orillas del Rio Nervión (no turbión como el Rocha) que da nombre al hotel donde me alojo que es el Hotel Nervión, al frente del muso Gugenheim o como se escriba, al que no entré por falta de financiación, pues costaba 15 euros y ahora no tengo ni el tiempo ni las ganas de ver a kandinsky y a sus amigos. Lo que si hice fue dar un paseo por la basilica de la virgen de Begoña, patrona de este sitio y tocaya de mi hermana, muy bonita (la iglesia... y mi hermana también). el asunto es que la segunda parte de la carta de Barquisimeto nunca llegó porque ya no hubo motivación para mandarla, me trataron bien l@s venezolan@s pero no fue suficiente para hacer algo interesante en la carrera, ni modo. En este sentido los vascos no son tan cariñosos, te hablan todo el tiempo en su idioma, porque el español no es su idioma... en fin, cada quien con sus creencias, aqui los vascos, alla don Felipe Quispe. Bueno damas y caballeros, por ahora es todo pero trataré de seguir en contacto, por ahora un beso grande. Dique