23 de noviembre de 2005

Cine Dependiente

Cine Dependiente Más allá de lo que son los consagrados, Woody Allen, Oliver Stone, Steeven Spielberg, Clint Eastwood y un importante etcétera, el cine en Estados Unidos para mí ha venido siendo últimamente (desde que me he aficionado más al cine), muy poco propicio para la autoidentificación del hombre de la calle, de sus miserias, de sus frustraciones, y de sus realidades. Bien es cierto que la ficción no tiene por qué ser necesariamente realista, ni una crítica política o un estudio sociológico, pero se puede acercar más al interior de los espectadores para hacerlos partícipes del drama (en el sentido de representación visual) y no unos simples receptores y consumidores de una industria meramente mercantilista y hasta propagandística de lo que es el american way of life. La bendición de un país que cuenta con el mejor orientado aparato de educación superior del mundo, no se traduce sólo en un puñado de premios Nóbel de economía, física y medicina, sino que irradia Cultura. Esa Cultura con mayúscula que es una rica mezcla de culturas, que el mestizaje y la inmigración han logrado en tantos años de éxodos judíos, latinoamericanos, europeos, asiáticos y africanos, y tantos años de dificultades raciales y de convivencia. Si llegamos a mezclar unas dosis de libertad, tolerancia, convivencia plural, respeto del Estado de Derecho y a las instituciones públicas, un buen sistema de investigación, oportunidades económicas, sólo hace falta (lo más importante) que aflore un poquito de creatividad (no tan complicado en 270 millones de habitantes) y nos podemos encontrar con grandes joyas. Menciono algunas que he tenido la suerte de ver en los últimos dos años y que con un ritmo de acción algo menos vertiginoso, más simbólico, e introspectivo que el común producto hollywoodiense, logra mostrarnos esas dificultades (grandes problemas existenciales) que acarrea el progreso económico entendido como un fin en sí mismo. Elephant, The Station Agent, American Splendor, Broken Flowers, Sideways, The Goodgirl, Storytelling, Lost in Traslation... por mencionar algunas, son un variopinto ramo de opciones para temáticas dispares pero coincidentes en que es el espectador el actor ulterior que pone el punto final a la película con su interpretación del guión. Es así como veo a la industria cinematográfica estadounidense, muy dependiente de estos complementos, para alimentar a una masa de clientes insatisfecha, con los Vandames y Shwarzeneggers, que realmente nunca ha dejado de existir en este país, prueba de ello es la plena vigencia de los autores que mencioné al principio. Larga vida para la Universidad, para el Instituto Sundance y el resto de festivales cinematográficos, y para los arriesgados productores que buscan su nicho en el Mercado. Desde aquí les agradezco, ya que algunos amantes del cine, en parte, dependemos de su creatividad.

5 comentarios:

Efecto Urano dijo...

yo tb estoy harta del dine dependiente.
pero hay tantos modos de hacer una película, tantas maneras de mirarla también. Y bueno, haz la tuya si tanto te molestan las otras.

Dique dijo...

no, en realidad no me molestan las plicúlas de hollywood, me da igual. Lo que me molesta es que no podamos ver otro tipo de cine en las salas comerciales. Y por otro lado, si no me gusta ese cine, no significa que necesariamente sea un buen creador...
Pero a lo mejor algún día se me dé por hacer algo...

Dique dijo...

Gracias Efecto Urano

fidelio dijo...

Lost in translation fue mi pelicula favorita por muchos meses.
Todavia buscando la banda sonora, pero si me compre un disco con lo mejor de Jesus and Mary Chain y uno via mp3 de My Bloody Valentine.
Lo interesante es que Sofia Coppola hace una equivalencia del cine con la musica, estas bandas estaban ya en el desvan siendo desempolvadas de cuando en cuando a la hora de ir a fiestas indie, pero aqui surgen de nuevo, incluso con datos freaks del tipo Gustavo Cerati es fan de My Bloody Valentine.

Igual esta peli me llevo a ver The Houndog day con Bill Murray. Otra pieza de arte que hay que tener en VHS. Cuando salian los creditos estaba decidido, iba a vivir mi propio dia de la marmota hasta dar con el resultado esperado. 6 meses despues puedo decir que si lo esta dando!.

Dique dijo...

Voy a probar con esa peli y con los grupos de música. Gracias. De momento te digo que admiro mucho a Gustavo. Un saludo Fidelio