29 de junio de 2006

Mitos con sangre nueva

El pasado septiembre, salía con mi amigo Bruno, por casualidad, de la boca de metro de Plaza de Castilla, en Madrid, para mostrarle a mi ilustre visitante el paseo de la Castellana. Coincidió que justamente en ese mismo instante llegaba a meta la carrera que cierra el triduo más importante del ciclismo de fondo mundial: La Vuelta a España. Roberto Heras llegaba potente y brillante, tras una magnífica etapa en la que sacó a Menchov, que le secundaba, cuatro minutos. Dos años atrás, en Los Juegos Olímpicos se me escaparon Hamilton y Jan Ulrich de mis manos. Quería sacarme una foto con el Campeón Olímpico (Hamilton) y con un ex campeón del Tour. No puede ya que ellos salieron velozmente de la villa para seguir compitiendo de acuerdo a su calendario internacional. También he querido conocer personalmente a Santi Botero, que para mi era un orgullo latinoamericano, que no estaba lo suficientemente reconocido por la opinión pública, por el ciudadano de a pie. Resulta que ahora todo va cayendo, todo se va asentando, y esas épicas escaladas, esas fulgurantes contrarrelojes, tenían por detrás todo ese andamiaje del Doctor Eufemiano Fuentes. Esta semana en Madrid han desvelado la lista de los implicados en la trama de dopaje descubierta más bochornosa de la historia. Se habla de 200 implicados, ganadores del Giro (Basso, Gutierrez), del Tour (Ulrich), grandes de la Vuelta (Beloki, Mancebo, Heras, Nozal), campeones mundiales (Botero) u olímpicos (Hamilton) por mencionar algunos. Se me ha despintado un sueño, me han despertado, aunque yo y muchos sabíamos que era eso, sólo un sueño. La ilusión terminó. Ahora toca construirnos otros mitos, ojalá, con sangre nueva.

2 comentarios:

cuatro que no entre dijo...

por suerte los musicos si pueden "doparse" y no ser muy "mal vistos"

Dique dijo...

Cómo camina es Studybacker?

Je, je, pero no es trampa. Lo de estos tipos sí.