17 de julio de 2006

Deporte Lúdico

Deporte Lúdico Normalmente la idea de la mayoría de la gente sobre el deporte (con toda razón) consiste en impresionantes musculaturas, en bellos torsos torneados por el propio esfuerzo y el sol, en las esculturas griegas que representaban la perfección y hasta en firmas comerciales como Nike o Adidas y David Beckham. Pues eso es una ínfima parte del deporte, aunque la más visible sí y no la más importante, ni mucho menos la que aglomera a la mayor cantidad de deportistas. El deporte también es educación y esparcimiento. De la segunda faceta hablaré un poco más en este artículo. Y es que acaso ¿no es deporte lo que hace diariamente la madre de familia cuando camina por la orilla del río Rocha, o no es deporte la ilusionada niña que juegan pelota quemada en los patios de los colegios, o el trabajador que juega fulbito los domingos, o el discapacitado que va al gimnasio para ponerse en forma?. ¡Pues sí!, y es tan importante el deporte que practica Ronaldo como el que practica usted, querido Juan Pérez, cuando va al parque a trotar un poquito. Y es que hay que acabar con el estúpido mito de que el deporte es para hermosos, para fuertes, que el deporte es para ganar y ganar, que el deporte es humillar o ser humillado por el oponente; hay que terminar con los complejos de que si somos delgados o más gruesos, o mas altos o pequeños: el deporte TIENE que ser para todos. Así, El deporte nunca deberá ser exclusivo, su función deberá orientarse más bien a ser “inclusivo”, a integrar a colectivos marginados, integrar familias, barrios, colegios, grupos de amigos para contribuir a la COHESIÓN SOCIAL (la clave del asunto) que tan venida a menos está últimamente en nuestro país. También podremos llegar a eliminar esa discriminación y racismo de doble vía que hay en Bolivia y muchos tienen miedo a admitir. En Europa, Estados Unidos y algunos países de América Latina ya se fomenta por ejemplo el ATLETISMO POPULAR, que consiste en organizar carreras en la calle o en circuitos de campo a través (cross country) con premios dinerarios para los deportistas de élite, que servirán de atractivo comercial de la carrera (sobre todo de cara a los niños) y premios más simbólicos para los participantes locales como trofeos, medallas, poleras, premios en especie o recuerdos artesanales de la carrera. De esta forma las empresas se han visto beneficiadas mejorando su prestigio social y hasta como estrategia de marketing, patrocinando carreras de este tipo, estimulando a los trabajadores de sus instituciones para que participen, o incluso las universidades con sus estudiantes o personal docente y administrativo. Un ejemplo son las afamadas San Silvestres. Se corren en la mayor parte de las ciudades la noche de año nuevo y participan personas de toda edad, algunos para mejorar la marca del año anterior, otros para ganarle al compañero de trabajo, otros para demostrar que son capaces de hacer x kilómetros a sus x años, otros para correr disfrazados y otros muchos para demostrarse que sí se puede estar saludable y disfrutar del cuerpo de una forma alternativa. Espero poder cruzar el puente Cala Cala y llegar a la plaza Colón en unos años, algún 31 de diciembre y en la San Silvestre cochabambina, para ver si todavía puedo correr, espero también que esto no sea antes de que sea demasiado mayor y se me pase el tren.

No hay comentarios.: