30 de octubre de 2006

Una Seminci más: Lo que vi y lo que premiaron

Ya lo he contado miles de veces, pero el hecho de compartir ambientes de cafés con directores, actores y productores, el hecho de ver largas colas por películas iranís o polacas, el ver un movimiento intelectual innusitado en Valladolid me resulta excitante y hace que el público grueso y mediano como yo, se sumerja por una semana en la jet set cultural. Esta vez me voy con el recuerdo de haber visto y escuchado a dos de los que me gustan y me son cercanos geográficamente: Daniel Burman y Matías Bize. Esta nueva tendencia del festival, de no ser un remedo en pequeño de Cannes o Berlín, me parece muy interesante, pero corre un peligro: El Gran Público. Si bien este nunca ha sido el objetivo de este festival, ya que para eso están las salas comericales con palomitas de maíz e inverosímiles peleas, se debe apuntar alpúblico joven y potencialmente nuevo, es decir el que llenará las salas en 12 años. Para esto no debe ser imprescindible traer a Nicole Kidman, pero se necesitan propuestas innovadoras. Por ejemplo, estuve este fin de semana en Londres, donde justamente se realizaba el London Film Festival y tenían un par de propuestas que me llamaron la atención: La primera fue la presentación de una película en una plaza céntrica, nada menos que Trafalgar Square, para captar público de forma masiva, para llamar la atención. La otra: la de crear un pase, una proyección, minusiosamente escogida y de estreno, sin revelar el nombre ni el director. Algo así como una cita a ciegas entre película y público. Según la organización suele tener éxito, ya que se crea expectativa que suele recompensarse con una apuesta segura (es aquí donde hay sitio para los Oliverstones o los Vontriers). En cualquier caso, la apuesta por buen cine y por ser la cantera de jóvenes grandes directores me parece que dan personalidad al festival. Veremos que ocurre en esta transición. En cuanto a lo que vi, en cuanto a cine mismo, en Valladolid estos días es: -Que sea Rock (Sebastián Schindel, Argentina): Interesante documental del Rock Argentino. No sé el alcance de fuerza y adrenalina para los que no son fanáticos de este género. En mi caso (sí lo soy), me vino como anillo al dedo. Muchos de mis inspiradores, casi inéditos en España, en el marco de la Seminci y bajo la poderosa lente de Schindel. Se puede ver a Charly, Cerati, Babasónicos, etc, etc. Alucinante. -Derecho de Familia (Daniel Burman, Argentina): Gracia no barata. Esta es una de las comedias que me agradan. Me voy del cine satisfecho, no por el trance existencial de la peli en sí, sino por el sabor de una producción en la que el director ha entendido al público o por lo menos me ha entendido a mí. Su "Abrazo Partido" me gustó mucho por la novedad, y esta es una especie de continuación en la que junta situaciones de emigración y familia, temas que me llaman mucho. Son muy cercanos. En resumen: lo mejorcito que vi estos días. -Optimisti (Goran Paskaljevic, Serbia) Para esta peli y a estas alturas habrán muchas y mejores crónicas. No ha sido lo mejor que he visto en estos días. Aunque sí con escenas muy dramáticas, otras hilarantes, está conformada por varios relatos. Me gustó el relato que planteaba que el dueño del capital (dueño de la fábrica) siempre tiene la razón y es difícil refutarle, por más que haya violado a la hija del justo y trabajador obrero. Me planteo a veces hasta que punto se debe llegar en el afán pacifista (lo defiendo siempre). O en otro de los relatos se ve la verdadera "mala educación" a mi juicio: dinero, engaños y castigos a los hijos: menos de eso y más amor. -Kubrador: La corredora de apuestas (Jeffrey Jeturian, Filipinas): Nos metemos en la cocina, en la cama y en el baño de esta señora que va todo el tiempo corriendo, con la camara en la joroba, persiguiendo a apostadores, soñadores que se ilusionan con ganar el billete a la riqueza, ese que buscamos todos en mayor o menor medida. Me hizo gracia que al final de la presentación escuché a una pareja: "...en estos países pobres no les queda más que la ilusión, por eso juegan a las apuestas... ¡pobres!..."; por favor, España es el lugar donde más se juega a lotería en el mundo. A mí me ven como a bicho raro por no jugarla en navidad. Buena propuesta para visitar los arrabales de Manila, pero insuficiente como película para la Sección Oficial de la Seminci. Me salieron bostezos. El Palmarés y los premios del festival: -Espiga de Oro: Optimistas, Goran Paskalevic, Serbia. -Espiga de Plata: Zemestan, RAfi Pitts, Irán. -Mejor director nóvel: Hermán Gaffet, Ciudad en Celo, Argentina. -Premio del Público Sección Oficial: Días de gloria, Rachid Bouchareb, Francia y Marruecos. -Mejor actriz: Laura Linney, Jindabyne, Australia. -Mejor actor: Lazar Ristovski, Optimistas, Serbia. -Mejor cortometraje: Tarde o Temprano, de István Madarász (Hungría) y Arcoiris dibujado de Gitanjali Rao (India). -Premio Tiempo de Historia: Las alas de la vida, Antoni Canet, España.

4 comentarios:

Xan dijo...

He leido bastantes criticas grises acerca de las pelis qe se han proyectado este a/o en el festival. Qerian dar cancha a directores noveles, pero ha flojeado???

Gracias por tu saludito en mi blog

un abrazo!

xandra

Dique dijo...

Sí, sobre todo coinciden en que no hubo ninguna obra maestra, pero insisto, la idea era descubrir nuevas cosas. Sobre todo dicen que el cine español se llevó un suspenso, por lo menos en cuanto a las pelis que la organización eligió para la sección oficial.
Puedes ver buenas críticas, de Julio Rodriguez Chico en www.labutaca.net

Un abrazo

sheikita dijo...

Dique..
ando por barcelona. haber si te das una vuelta para tomarnos un cafe por algun lugar..

Dique dijo...

Qué pena, acabo de volver de Londres y con eso ya se me acabaron los permisos y los Euros. ¿Hasta cuándo te quedas?
Espero que esté todo bien.

Saludos