14 de enero de 2007

Las Socialdemocracias Modernas y mis 359 grados: Parte I



Para comenzar trataré de dar mi definición ideológica y su defensa, para desarrollar mi propuesta política personal, que aunque simple y resumida y no muy novedosa, es un humilde punto de partida.

Partiré desde la gran desventaja que tengo al exponer estas ideas ya que los frentes populistas de izquierda radical y los gobiernos de derecha en América Latina han destrozado el término liberalismo, le han cambiado el sentido hasta mutilarlo con una acepción de Teoría Económica Liberal mal copiada, peor aplicada, y destruida en la praxis.
También han quemado y malentendido la orientación socialista hacia el mercado que es la que pretendo comentar y defender.

El liberalismo no es esto, sino unos principios que en sus orígenes proclamaban Igualdad, Fraternidad y Legalidad.
Liberalismo significa la protección de los derechos y libertades del ciudadano y defensa del Estado de Derecho.


En su origen y en el SS XIX y Tras las exposiciones de Locke, Smith Hume, y Ricardo, la bifurcación entre intervención estatal o el Laissez Faire y su mano invisible, se tornó en la gran discusión.
Más tarde, Marx y Engels pero sobre todo, Keynes demostraron que el estado y su intervención son fundamentales e ineludibles, y que no se pueden suplir por la dictadura del mercado.

Lo que los radicales de izquierda y de derecha no acaban de entender, es que el sistema económico de Mercado, no es un sistema político sino un sistema de asignación eficiente de recursos, por lo tanto se necesita de los agentes políticos y sociales para articulas sus fuerzas, digamos mediante una organización supranacional que controle una ecuánime y cabal globalización en pro de la igualdad mundial, no obstante, tal y como van las cosas esto suena a utopía.

A lo que se apunta con esta moderación del liberalismo para alcanzar un beneficio social es que, a través de las regulaciones en la actividad productiva y en el sistema progresivo y solidario de aportes impositivos y fiscales (quien más tiene más paga) se alcance un sistema más igualitario en el que todos partan con las mismas oportunidades de salir adelante.

En el mundo anglosajón, concretamente en EEUU, se identifica a la izquierda moderada como liberales, puesto que están a favor del humanismo y de la promoción de las artes liberales pero en la práctica no han llegado a un Estado de Bienestar para la sociedad argumentando como último fin la productividad y el crecimiento económico, por lo tanto no tomaremos esta acepción de liberalismo ya que es un calco del término inglés liberal.

La Socialdemocracia Moderna

Este término se refiere al acercamiento de las Políticas Sociales, de Estado de Bienestar, de defensa de los Derechos Fundamentales del Hombre, a la búsqueda de igualdad a través del Mercado y de la participación solidaria de los agentes.

Las socialdemocracias nórdicas, han sido las abanderadas y pioneras en instituir estos sistemas con un gran éxito (Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Islandia, siendo los países más exitosos del mundo en Bienestar, Salud y Educación) y las exitosas prácticas de estos socialismos de mercado. Obviamente no se puede simplificar y comparar con América Latina y el resto del mundo, pero es una línea política que suele acercarse más a la racionalidad y a la modernidad.

La atrasada discusión maniquea entre Capitalismo y Comunismo ha demostrado penosos resultados, y sus dos mayores representantes han dejado ver enormes carencias. Obviamente la URSS cayó estrepitosamente, pero no por eso podemos dar por ganador a EEUU, país que demuestra la brutalidad y el abandono a los que no logran entrar al sistema por no hablar de algunas nauseabundas políticas internacionales practicadas.

Luego podemos ver otras izquierdas moderaras como los Socialdemócratas alemanes, los Demócratas Progresistas Irlandeses o los Laboristas británicos que apuntan bien aunque sin despegar del todo económicamente.

De avance algo más lento que éstos, ya sea por lentitud en las reformas, o por destellos de incapacidad, pero igualmente en un sentido muy bien encaminado están el PSOE Español, la Unión italiana, los Socialistas franceses, los chilenos y hasta el PT brasileño, aunque por los pelos y teñido de una inadmisible corrupción.

En un peldaño más abajo están, los Socialdemócratas peruanos y los Kirchnerianos, y sus frágiles estructuras, que hablan más de lo que hacen y que suelen confundir a menudo el populismo con progresía.

Luego, en los infiernos están los descerebrados chavistas toda esa estirpe de la izquierda boliviana que a estas alturas tiene muy poca credibilidad.
No queda más que admitir que la izquierda está huérfana en Bolivia
*foto: Chema Madoz

5 comentarios:

Zoichi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zoichi dijo...

Genial, este post me gustó bastante. Explica todo lo que se necesita en una síntesis como para mandar por correo. Me parece muy bien!

saludos,

P.D.: lo siento por el mensaje anterior que aparece como suprimido, me equivoqué en una palabra y no podía editarlo :S

Dique dijo...

Zoichi:

GRacias Zoichi.. Quizás en algún moemento nos podamos agrupar y hacer algún proyecto, yo en este momento no puedo pero en menos de un año volveré a Bolivia.

Un saludo

Anónimo dijo...

Una descripción resumida y muy clara de los modelos que tuvieron éxito dentro del respeto por los derchos y la igualdad. Sin embargo, caeríamos en un inaceptable reduccionismo tratando de considerar a estas experiencias como fórmulas de validez universal. Recuerda que Boliva es abigarradamente plural y las cosmovisiones no son tan fáciles de conciliar. Te haría mejor leer las nuevas teorías del postcolonialismo para darte cuenta que tu postura es muy eurocéntrica y ilustrada.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

por supuesto que no hay fórmulas calcables, a cada situación una solución... pero es más posible acercarse a estas posiciones que a la demagogia tan practicada por personajes como el de Venezuela...
de todos modos tu observación es muy válida.
un saludo