4 de febrero de 2007

Menos obeliscos, más Arte



Ahora resulta que existe un proyecto, ofrecido al calor de la cumbre de Presidentes, para construir un obelisco en Cochabamba y gastarse 4 millones de Bs para atraer al turismo...
¿Alguien de verdad en su sano juicio o con un poquito de sentido común se cree que en un país alucinante para el turismo, con lugares alrededor como Samaipata, Chiquitos, Tiwanaku, La Paz, Coroico, Toro Toro, Copacabana, el Salar, Sucre, Potosí, Noel Kempf, etc, etc, etc, un paseante, por más engañado que esté, va a modificar su hoja de ruta para ver un trozo de cemento, so pretexto de ser el más grande se Sudamérca?.

¿Qué mierda ganamos teniendo al lápiz de concreto más imponente del subcontinente?, originalidad no, eso seguro ya que pasaremos a engrosar la lista de urbes/países con similares adornos y con ventaja temporal como Buenos Aires, Washington DC, Montevideo, Caracas, Barquisimeto, Cádiz, Panamá, Meta, San Jacinto; es más, podemos hacer una publicidad al estilo cocacola: para los morenos Egipto, para los clásicos Grecia, para los imponentes Roma, para los refinados París, para los estrongistas, La Paz, para los atletas Etiopía...

Ya nos tragamos la construcción del teleférico que sube a una montaña a la que todavía no han sido capaces de reverdecer. Y no voy hablar del Cristo, ya que puedo herir sensibilidades (estamos orgullosos de tener el cristo más grande del mundo, a la sombra del Corcobado) y ahí está, nuestro turismo sigue estancado en la mediocridad.

Pero pensemos, ¿qué es lo que puede atraer a un turista de Cochabamba?
Digamos que la diversidad natural, el clima, la comida, la riqueza intelectual y sus artístas, el legado etnocultural, la arqueología, las fiestas populares (Urkupiña, Feria del Pescado, Manzana, Charango, Chicha, Wayllunka, etc.) ; como ven motivos sobran tenemos una cultura realmente rica, pero latente y casi enterrada. Más rica que un pampacu de Vinto.

¿Existirá algún desquiciado que piense que para el turismo de Dublín es indiferente el paso por esta urbe de escritores como Joyce, Shaw, Becket o Wilde o simplemente de la cerveza Guinnes, con el museo más visitado de la república?.
Nuestra Cochabamba, ciudad de 600 mil habitantes, tercera en importancia económica, ¿tiene algún museo de arte contemporáneo, criollo y modreno?, díganme señores, además de la muy bien puesta galería del Centro Patiño, ¿existe otro espacio permanente para esta actividad?.
Podemos criticar este problema con el ojo cultural, paro también con el económico, más digerible para buena parte de políticos y empresarios. ¿Qué atrae más, un trozo de cemento o un Guggenheim? (salvando distancias). Pregúntenle al alcalde de New York, de Bilbao, de Potosí o de París ¿qué pasaría con su turismo o con su imagen política si de la noche a la mañana sus iconos de referenca desaparecen?.
Y no es que pida un Louvre, una Casa de la Moneda o un Pompidou, ni siquiera pretendo un icono continental, simplemente un dónde para exponer nuestro patrimonio enterrado, de forma digna y creativa, reivindicando la cultura local y creando un efecto multiplicador en la economía. Eso sí que atrae.

Nos dormimos, y mientras La Paz avanza en su Fitaz, en su Feria del Libro, Alasitas o el Gran Poder, y Santa Cruz en su festival de Cine, de Teatro o su chabacano carnaval, nosotros pensamos en construir palos de cemento.
Estas son las consecuencias de poner políticos en cargos técnicos.

14 comentarios:

david santos dijo...

Hola!
Gran trabajo. Me há gustdo mucho.
Gracias y hasta siempre.

Anónimo dijo...

Es curioso que mencionas París, cuyo obelisco fue robado de Egipto - imagino que será devuelto en su momento.

Lo que me parece obsceno es que se hayan gastado 3 millones de dólares (incluido el teleférico) en construir "el Cristo más grande de Sud América" ¿Y para qué, para el beneficio de quien exactamente?

Lo que necesitamos para atraer el turismo es un pais digno, que no desperdicie dinero en íconos. Mejor aún si se invierte ése dinero en escuelas, hospitales y museos, en ése orden.

Un obelisco pagado por la gentil empresa privada parece una buena idea...

Dique dijo...

Anónimo:

De necesitarse escuelas y hospitales, por supuesto, lo que yo apuntaba era a que se puede crear cultura y que a la vez dé un impulso económico. Es decir atraer capitales, moverlos, generar empleos y crear cultura. Luego se pueden reinvertir esos capitales en más educación y salud.
Pero, ¿un cristo NADA novedoso, crea cultura, atrae capitales o llama turistas?, bueno, quizá sea un símbolo para un sector de la población, pero ¿y un obelisco?...

El Parque del Café en Colombia, mueve turismo, atrae capital, ha removido ecomnómicamente la zona, es publicidad para cafeteros y agricultores...

a Silvia dijo...

El turismo en Bolivia debería ser una de las prioridades, tenemos una gran diversidad en cuanto a lugares hermosos, a cultura que no tiene nada que envidiar al resto del mundo, pero es que el ego de nuestros padres de la patria es tan grande como el cristo de la concordia (con esto me gane el pase directo al infierno por millonesima vez je).
Se debe pensar en crear y fortalecer una infraestructura caminera que beneficie a todos, eso es lo que debe ser importante, no dejando de lado la educación y la salud, que me odien los militares, pero para que armas y militares en un país que no tiene posibilidades de ganar un enfrentamiento bélico, la verda dura pero realista. Fortalecer a la policia, dandoles un buen salario para que esten satisfechos realizando sus labores y a si dejar de ser tan corruptos.
Esto deja mucho que tejer, pero por hoy es suficiente.
Saludos.

Anónimo dijo...

Solo quiero aclararte que estoy contrario al gasto del obelisco (Anónimo arriba) pero si la empresa privada quiere encargarse del proyecto, adelante. Dinero público no debe ser malgastado, ése era mi punto.

Como punto de referencia sobre lo que Bolivia pierde en turismo - el año pasado Argentina fue visitada por 4,2 millones de turistas, dejando un ingreso de 3100 millones de dólares. El turismo se convirtió en el cuarto sector que más divisas genera y en la actualidad trabajan 56.500 personas en él, un 13 por ciento más que el año previo.

Para conseguir lo mismo, necesitamos infraestructura, inversión y autoridades honestas. Con seguridad lo que no necesitamos son enfrentamientos racistas, no muy bueno para el turismo ;-)

Dique dijo...

Claro, cada quien hace con su dinero lo que quiere ¿no?, pero si se genera un proyecto interesante y se convence a los empresarios de que es bueno para la sociedad y hasta para ellos mismos, mejor ¿no?
Claro que el turismo es una gran industria, en Perú, en India, en España, en Francia, en Paraguay... coincidimos...

Silvia: cierto, la inversión en armamento esta demás, es un despilfarro terrible.

flacazul dijo...

clap clap clap!
aplaudo lo que dices dique.

si seguimos viendo las ridiculeces en las que se gasta la plata pues en el mismo cristo con ese su juego de luces inteligentes (el más caro en latinoamérica!!!) que hace que parezca un "disco christ", o que el cristo se fue a bailar a una fiesta rave.

ahora, y sin ánimos de ofender a ningún buen cochala que lea esto (yo también soy cochala. ¡ojo! no cochabambina) esa manía del cochabambino por tener el cristo más grande del mundo, las luces más caras del mundo, y ahora el obelisco más alto del mundo (¿o era de latinoamérica?)... mirando sobre todo el primero y último ejemplo, no notan algo? quizás un afán del hombre cochabambino por compensar su virilidad?...
no sé, es sólo una opinión.

Imillita dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que dicen. Flaca, muy interesante tu última observación - yo también pensaba eso al leer todos los posts. La verdad, si envés de preocuparnos en construir las cosas "más grandes" de latinoamérica, nos preocupáramos por CUIDAR y PROMOCIONAR lo que ya tenemos, dando estabilidad al país, el turismo en Bolivia mejoraría bastante. Este país es increíble para visitar, y da pena que envés de invertir el dinero - ya sea público o privado - en mejorar la administración de nuestros TESOROS, estemos perdiendo recursos en operías de cemento. Buen post, Dique. :0)

Almada dijo...

Qué podíamos esperar de un alcalde como el que tenemos?? proveniente de la academia de Manfred, que nos encajó lo del teleférico y nos tuvo por años a pura obra "fachada" y endeudando a la Comuna?.

Mucha razón tienes Dique, acá no hay noción ni criterio alguno de lo que es turismo y cómo fomentarlo. Leía en Los Tiempos que la idea del obelisco se le ocurrió a Chaly de un dia para otro y le dijo a uno de sus concejales que haga algo al respecto. Es decir, capricho y creo criterio. Que hay que celebrar la cumbre de Presidentes?? francamente me parece ridículo, no bastaba con una plaqueta en algún lado?? ningún turista va a venir un bloque de cemento que celebra un encuentro presidencial, y que dicho sea de paso, me parece que se verá bastante mal en medio de una plazuela como la Quintanilla.

Confirmame si vienes el fin de semana para ir metiendo a las muchachas dentro la torta y detalles varios.

Dique dijo...

jajajaj, flaca, eso del Cristo Rave estuvo bueno...
Tal vez demostraría cierta hombría tener el miembro más alto..jeje, una huevada... verdad.

Imillita, a ver cuándo (y dónde) expones tus obras... de verdad que me gustaría verlas, pero creo que ahora estás de lleno en la poesía no???.

Almada, uno de los críticos que salía en los tiempos se preguntaba, con razón, qué de interesante tenía ver las copas de los árboles de la quintanilla, cierto, el que tenga la cuiriosidad que se suba al edif Los Tiempos ¿no?, y si quiere ver más alto que suba al PArque Tunari...

Un saludo y gracias por-venir como dice Cerati

Sergio dijo...

Dique como vas viejo? Desde la UPB que no sabia de ti.

Algo curioso me sucedió ahora que fui a fin de año a Cocha, este viaje lo hice con mi chica de acá (Costa Rica).

Como de costumbre llegamos primero a La Paz, pasamos unos días con mi familia y también visitando todos sus atractivos como las calles de la época de la colonia como la calle Jaen, también el valle de la Luna, el lago, etc. Marcia quedo fascinada con muchas peculiaridades de nuestra cultura, empezando por el hecho de que CR no tiene población indígena, por lo tanto el encuentro fue de lo mas interesante para ella, a cierto nivel también chocante, por como el nativo paceño la trato de K’ara sin ella que significaba esto ni lo que conllevaba, la mirada fría de esta gente por las calles la entristeció y me llevo a realizar la constante explicación de los sucesos que llevaron a la gente a comportarse como lo hacen.

Un día decidí hacer un viaje relámpago a Cochabamba, ya que es el lugar que me vio crecer, así en el carro de mi primo emprendimos el viaje a la Llajta, la razón de hacer el viaje por tierra era mostrarle la magia de nuestro altiplano, la cual fue una acertada opción ya que no se separo de la cámara fotográfica y me pedía parar a cada instante para ver una y otra cosa.

Ya en Cocha lo primero que le quise mostrar fue lo mas representativo de esta ciudad para mi, su gente. La lleve a conocer a algunos de mis amigos (de los que quedan) y un solo día que estuvimos ahí, se enamoro de la ciudad, de sus calles, clima y demás cualidades, pero lo que mejor impresión causo en ella fue la gente, y no me refiero a los amigos míos de la universidad o del colegio, sino la casera que con una sonrisa tímida pe pregunto si podía tocarle su pelo enrulado o los chiquitos que se peleaban entre risas para cuidarnos el auto por la avenida América.

Bolivia tiene mucho por explotar a nivel de turismo, totalmente de acuerdo, tenemos todo lo que ya se menciono antes; Cochabamba específicamente sigue con intentos erróneos de atraer gente con Cristos, teleféricos o pasos a desnivel que realmente no aportan nada al valor de la ciudad, pero su gente… ese el valor que no se esta explotando, ese el valor que con fallidos intentos de atracción de inversión y/o turismo están perdiendo poco a poco.

Un abrazo flaco.

Dique dijo...

Esa maravilla de lo intangible... es más difícil explotar pero también se puede. En Europa han hecho eso para cierto público con Irlanda (el país de los bohemios), España (el país de la fiesta y la siesta), Holanda (el país de la yerba), y así, siendo un poco optimistas se podría hacer con Bolivia, el país de la fraternidad, o qué se yo, algo más pensado. De hecho, si tienes alguien que te anime, es difícil salir descontento de ese hermoso país.
Un saludo Sergio, pero quisiera saber qué te apellidas, me has dejao con la duda.

Sergio dijo...

je je je Sergio Miranda Dique, no se si asi aun tu memoria te ayude, pero bueh... un abrazo loco

Dique dijo...

No me he drogado tanto como para haber perdido la memoria. Qué bueno saber de vos, hace rato que no te veo. Te cuento que me voy a vivir a Bolivia en junio, a ver si nos vemos ahí, aunque parece que tú ya no estás... el destino nos juntará algún día... jeje, qué cursi me ha salido...
Un abrazo