24 de marzo de 2007

La Fiesta de Coss Country



Hoy el atletismo celebra el Campeonato del Mundo de Atletismo a Campo Través, o más conocido como Cross Country en Mombasa, Kenia.

Es necesario darle a esta competición la importancia que merece ya que a menudo, las grandes citas de pista como la Golden League, o simplemente las más repetidas del atletismo como los 100 metros lisos y en general o hasta las propias croseras en cuanto a repercusión mediática (Itálica, Soria) son aquellas donde las firmas patrocinadoras ponen el interés y el dinero.

Esta tarde es previsible que arrasen los africanos. Dueños absolutos de esta modalidad y siendo después de varios años el mundial en casa, nos demostrarán por qué en Kenia, Etiopía, Eritrea, Uganda, Marruecos o Argelia, el atletismo (el Cross) es el deporte nacional.

Pero pensemos el porqué del atractivo del Cross.

Con tanto dopaje (lamentablemente en el Cross también existe), el atletismo de las marcas alucinantes ha perdido interés sobre todo para los que intuimos de qué va el percal.
De esta forma, las marcas de las alemanas de la RDA que corrían los 400 en 47, las fondistas chinas o los excelentes ochocientistas de los años 80 que bajaban de 1.42 sin despeinarse llegan a ser hoy quiméricos; Esto se debe a los controles antidoping actuales, que sin ser muy efectivos, por lo menos ya no dejan barra libre a los anabolizantes y a la compraventa de sangre.

Además de que ya no sea habitual batir marcas en grandes campeonatos, otra razón es porque se pasan varias eliminatorias y el cuerpo se va desgastando (con excepciones contadas: el gasolina súper Rachid Ramzi, que en el mundial de Helsinki dobló 800 y 1500, con dos oros y 7 carreras en 8 días).

En este sentido, un atleta popular puede aspirar a ganar el Cross de veteranos del barrio o a ganar el de la comarca, pero no tiene sentido aspirar a tener esos récords. Además las marcas son un apunte narcisista de lo que se posee, mientras que en una carrera sin marcas, el premio es el recuerdo fijado en la mente, ilusión y sufrimiento idealizados.

Afortunadamente es en el Cross donde se vuelve a los orígenes más esenciales y puristas del atletismo. Es competición en estado neto. Se confronta muchas veces quién tiene mayor estabilidad emocional, mayor orgullo, coraje y capacidad de sufrimiento.

Al no controlarse las vueltas a un óvalo simétrico o al no verse los corredores con una serie de ritmos repetitivos, las únicas referencias son las sensaciones personales y lo que se pueda intuir del rival.

Es una dura lucha mental, en la que paso a paso de esos kilómetros, el yo del atleta espera, que el rival desfallezca con la [imaginaria o real] silueta que proyecta el trazado del camino, que sea uno mismo el que no caiga en las piedras, que sea uno el que llegue a subir más rápidamente las cuestas, y sobre todo, que no sea otro el que las adivine altas desde abajo, y con el barro en la boca trague la saliva con sabor a sangre que el desgaste le ha resabiado y cambie de ritmo para escaparse en solitario hacia la meta.

Por eso invito a la gente a volver al deporte primigenio, que no arcaico como las corridas de toros o las peleas de gallos. Invito a que se acerquen a la naturaleza, y que disfrutemos de un deporte que es esencialmente inclusivo.
Ojalá que un día una "clásica" de Cross sea tan mediática como la ciclista Milán-San Remo que hoy cumple 100 años.
Ojalá algún día fuera olímpica.
Ojalá.
----------
Javier García del Barrio, mi compañero de habitación y excelente amigo tomará la salida en unos minutos en la carrera júnior, Suerte para él.
----------
Actualización (15. 24 H. Española)
Javier García (ESP): Ha abandonado según la web oficial, pero a falta de un km iba el 48, segundo europeo, ya nos contará, supongo que ha sido una lesión ya que Javi nunca abandona. Un pena para todos; Mohamed Elbendir (ESP): también amigo ha quedado el 48.
---------
Bekele no pudo batir el récord, no sé qué pasó, pero iba en cabeza palmo a palmo con Zersenai Tadese, el eritreo que vive en españa, y que entro en meta seguido por cinco keniatas que fueron los que ganaron por equipos.
---------
En la carrera cilista Milán-San Remo victoria de Freire por delante de Boonen y Davis

15 de marzo de 2007

Así se dopa un deportista, y así cobra un médico


Parece ser que los vientos del olvido se llevan a toda esa horda de traficantes de drogas y productos dopantes que trabajaban a destajo en Madrid para estimular el rendimiento deportivo de alto nivel.
Consultorios clandestinos, tráfico de drogas, uso de influencias en Sanidad, manipulación de la salud de deportistas, mucho dinero de por medio, resultados épicos y gestas deportivas heróicas y hasta romances condimentan esta historia.

Ya lo comenté, y suele ser un tema recurrente en mis conversaciones, que en mayo de 2006 se sacó a la luz, un pedacito de las actividades médicas que Eufemiano Fuentes y colaboradores venían practicando: más de doscientos deportistas los cazados; imagínense si a un solo médico se le encontraron ¡200!, a cuántos deportistas no se habrán descubierto y cuántos médicos dopantes habrán por ahí inyectando gasolina a diestra y siniestra.

Todo tipo de variedad y colores de productos declarados como prohibidos según las listas de la Agencia Mundial Antidopaje, algunos en malas condiciones, y sobre todo muchas bolsas de sangre. Campeaban sin problemas las hormonas de crecimiento, eritropoietina (EPO), testosterona, anabolizantes varios. Tanta bolsa de sangre manipulada y centrifugada.

Entre los doscientos (o más) implicados sólo salieron a la luz ciclistas, aunque el mismo Fuentes aseguró que había gente de otros deportes. Se especula que tenistas, atletas y futbolistas entre otros.
Por sus laboratorios y consultorios clandestinos pasaron los mejores ciclistas del mundo, como Basso, Hamilton, Gutierrez, Botero, RH Heras, Beloki, Sevilla, Scarponi-Zapatero, Valv.(piti), Vino (¿kourov?), Hijo de Rudicio-Ulrich (que siendo después de Amstrong el más grande de esta década, tuvo que dejar la bici), y equipos enteros como el Com. Valenciana (ex Kelme) o el Astaná (ex Liberty).
Se sueltan nombres por ahí (la prensa, foros, habladurías… que siempre hay que tomar con pinzas) como los de Helguera, Rafa Nadal, Zidane, Real Madrid, Betis, Barça, FC Valencia, Euskaltel, Pereiro, Mayo, etc.

De los comprobados, el mencionado Ulrich solito, pagaba 40 mil euritos al año por saber qué alubias tragar y cuándo hacerlo.


Pero todo esto ya lo adelanto el ex ciclista del Kelme, Jesús Manzano en la espeluznante saga de cinco capítulos publicada en 2003 en el diario AS, titulada "Así se dopa un Ciclista", ignorada en poco tiempo, acusando al deportista de interesado y mercenario. No entro en jucios de valor a las conductas de Manzano, pero me eriza los pelos saber que la cosa va en esa dirección y no se hace nada, que el deportista cegado por la victoria esté dispuesto a todo, y más aún sus médicos. Me espeluzna saber que el Pirata Pantani o Chava Jimenez llegaron al delirio y luego a la muerte a raíz de meter tanta porquería en el cuerpo. Me espeluzna saber que acabaron como Syd Barret, el bohemio adicto, enajenado pero brillante líder de Pink Floyd. Y me espeluzna cada vez que leo lo que pasó con la Alemania del Este y sus sistemáticos planes de dopaje, con algunos casos de transexualidad a causa de tanto anabolizante como le sucedió a la ex campeona de Europa de lanzamiento de disco: dejó de ser Heidi Krieger y se convirtió en el barbudo teutón Andreas.

Pero volvamos a la OP, aunque cada vez tenga menos repercusión mediática. Sabemos que todo quedará en el olvido. El blog ciclismo2005 aventura el soterramiento de acciones contra la que llama Banda del Hematocrito. Yo me lo creo, pero nos queda la indignación. Se va una oportunidad única de darle una patada voladora al dopaje, y por culpa de los vericuetos legales, por miedos, por intereses económicos y empresariales, se traga con el aquí-no-pasa-nada, y rescatemos el deporte español. Pasará como con el caso O.J. Simpson, se salvará lo insalvable.

Todo queda debajo de una discusión jurídica: Al no estar en vigor en España en 2006 una ley de dopaje, se trató de litigar en nombre del atentado contra la Salud Pública, demostrando los camellos (Nombre con el que se conoce popularmente en España al agente que reparte la droga) y sus astutos abogados, que mantuvieron las bolsas con sangre manipulada con absoluta asepsia. Nunca negando que doparon y robustecieron a la mayoría del pelotón.

5 de marzo de 2007

La Herencia (de las generaciones)


Hace unos días ya habíamos hablado de las generaciones. Ayer España, en el campeonato de Europa de Atletismo de Pista Cubierta de Birmingham, nos ha demostrado que el resultado de esta generación de corredores de 1500 metros, que ha copado el podio, no es novedad, sino que es una rica herencia iniciada por los González y Abascales en los 80, pasando por los Cachos, Viciosas y Estévez en los 90, y ahora con estos tres: Sergio Gallardo, Juan Carlos Higuero y Arturo Casado.

Con Gallardo he compartido pista y amarguras, en cuanto a dirección técnica. Él sufrió de un ex entrenador sus anticuados métodos de motivación, que consistían en tacharle de inestable, de mal competidor y de blando. Cuando en realidad es todo lo contrario. Sergio es uno de los mejores competidores que he visto en este país, es serio entrenando, y cree en su potencial más que nadie. Tiene mucho amor propio, tanto que a veces parece pasarse. Muchas veces, muchas, me he dormido pensando qué hubiese sido de mi carrera deportiva si hubiese aceptado su invitación de ir a entrenar con él y con su entrenador, J.C. Granados (y si éste me hubiese aceptado), uno de los mejores especialistas de España. Ahora ya es tarde y mi futuro en breve estará en manos de otro español: Antonio Postigo.

En cuanto a las tradiciones en los resultados y éxitos, sobre todo en el saber hacer, se generan economías de escala y resulta más barato investigar para varios que para uno sólo. Cuando salen resultados de un pionero, automáticamente se convierte en un campo fértil para más retoños, y de esta forma se pueden aprovechar adelantos científicos, médicos y metodológicos.
Se aprovecha también el efecto moda.

Pero lo más importante es la ruptura del mito de “lo inalcanzable”. A partir de ver a tu vecino, a tu amigo o al vecino de tu vecino triunfar, es cuando nos convencemos de que nosotros también habíamos podido. Ese es el verdadero y más poderoso efecto dominó en el deporte.
Una vez que ya se va consolidando la tradición se autoalimenta con el imaginario popular, que sueña con emular a sus ídolos. Y si además se organizan eventos para seguir promocionando la actividad, bienvenidos sean (véase la densidad de millas, leguas, maratones, y carreras populares que se organizan por toda la geografía española, y con premios que van desde miles de euros hasta patas de jamón o panetones.

En cuanto a algunos ejemplos están los hermanos mayores y menores como Giovanna Irusta y Ariana Quino (Bolivia), Robson Caetano da Silva y Claudinei (Brasil), Gebresselasie y Bekele (Etiopía), M. Jonson y Warriner (USA), Keitel y Kael (Chile), Aouita y El Gerrouj (Marruecos), Anier y Robles (Cuba) y así podría seguir toda la tarde…

Lo cierto es que estas familias siempre traen más sinergias que problemas, lo malo es cuando los egos no son capaces de soportar al nuevo retoño y perder popularidad. Estos problemas sólo suelen ocurrir en periodos de infancia prematura, que en algunos casos se prolongan durante años.

Enhorabuena a estos tres señores.
La próxima semana espero publicar una entrevista a Gallardo, a Mayte Martinez (5ta en 1500) y a Marta Dominguez (Plata en 3000)en El Deber; Ojalá que salga adelante. Felicidades a ellas también.

1 de marzo de 2007

Por fin: Mesa Contraataca

¡Muy bien!, Carlos Mesa vuelve , al lugar del que nunca debió haberse ido, y lo podremos leer otra vez a partir del domingo.


Una mañana, a fines de 2001 o inicios de 2002, me levanté, entusiasmado con la noticia de que Mesa era anunciado como candidato a vicepresidente, el intelectual nacional al que más admiraba y que inspiró este blog. No imaginé que perdería interesantes contribuciones por cinco años.

Esa mañana, decidí entregar el placer de leer a un excelente escritor de crónicas y opinión para que surja un nuevo actor político. Obviamente mi decisión, y la de varios lectores, fue figurativa ya que no era ejecutoria (mi decisión era totalmente intrascendente).Simplemente le dábamos la “licencia” para dejar de seducirnos con las letras e intentar con la acción.

Descalabrado fue el resultado. Cierto es, hay que admitirlo, que la coyuntura fue muy mala, que se encontró sin un partido sólido (¿fue leal?, ¿su partido lo fue?), pero eso debe reposar un tiempo y ser juzgado por la Historia y por los entendidos (y esperemos que no sean tan duros como el Tano).

En un caso similar, salvando distancias temáticas, afortunadamente (para sus lectores) a Vargas Llosa le dieron la espalda los peruanos y ahora puedo (podemos) disfrutar de un paraíso en la otra esquina.

Y es que no todo buen administrativo tiene que ser un buen gestor dicen los gurús de la Administración de Empresas. Ese viene a ser el clásico dilema de la Dirección de Personal, y aunque no sea del todo equiparable, ya que en el mundo literario se puede llegar a rozar lo sublime, pero como político no puedes aspirar a ser la mano santa, y acá se le fue el asunto de control. Perdió algo de perspectiva.

Hoy, dos años más tarde, anuncia su retorno a la columna y a la pluma. Vuelve con su Columna Vertebral, para contribuir y estimular la reflexión. En esta línea, Mesa, junto con sus padres, crearon un emporio intelectual en Bolivia, con aportes incalculables a la Cultura, al Patrimonio, a la Historia, al Cine, a la Arquitectura y al Periodismo. Por eso, espero que la medida crítica con la que leamos a este escritor sea justa y no nos dejemos llevar por las emociones enterradas aquel turbulento 2005.
No obstante corre el peligro de sonar algo ilusorio, ya que por un instante tuvo (por lo menos algo) poder. De todos modos veamos que nos trae. Yo también corro el riesgo de que me llamen mesista o movimientista arrepentido. Si es que existe esa corriente periodística, se equivocan, estoy lejos.
Bienvenido otra vez.