5 de marzo de 2007

La Herencia (de las generaciones)


Hace unos días ya habíamos hablado de las generaciones. Ayer España, en el campeonato de Europa de Atletismo de Pista Cubierta de Birmingham, nos ha demostrado que el resultado de esta generación de corredores de 1500 metros, que ha copado el podio, no es novedad, sino que es una rica herencia iniciada por los González y Abascales en los 80, pasando por los Cachos, Viciosas y Estévez en los 90, y ahora con estos tres: Sergio Gallardo, Juan Carlos Higuero y Arturo Casado.

Con Gallardo he compartido pista y amarguras, en cuanto a dirección técnica. Él sufrió de un ex entrenador sus anticuados métodos de motivación, que consistían en tacharle de inestable, de mal competidor y de blando. Cuando en realidad es todo lo contrario. Sergio es uno de los mejores competidores que he visto en este país, es serio entrenando, y cree en su potencial más que nadie. Tiene mucho amor propio, tanto que a veces parece pasarse. Muchas veces, muchas, me he dormido pensando qué hubiese sido de mi carrera deportiva si hubiese aceptado su invitación de ir a entrenar con él y con su entrenador, J.C. Granados (y si éste me hubiese aceptado), uno de los mejores especialistas de España. Ahora ya es tarde y mi futuro en breve estará en manos de otro español: Antonio Postigo.

En cuanto a las tradiciones en los resultados y éxitos, sobre todo en el saber hacer, se generan economías de escala y resulta más barato investigar para varios que para uno sólo. Cuando salen resultados de un pionero, automáticamente se convierte en un campo fértil para más retoños, y de esta forma se pueden aprovechar adelantos científicos, médicos y metodológicos.
Se aprovecha también el efecto moda.

Pero lo más importante es la ruptura del mito de “lo inalcanzable”. A partir de ver a tu vecino, a tu amigo o al vecino de tu vecino triunfar, es cuando nos convencemos de que nosotros también habíamos podido. Ese es el verdadero y más poderoso efecto dominó en el deporte.
Una vez que ya se va consolidando la tradición se autoalimenta con el imaginario popular, que sueña con emular a sus ídolos. Y si además se organizan eventos para seguir promocionando la actividad, bienvenidos sean (véase la densidad de millas, leguas, maratones, y carreras populares que se organizan por toda la geografía española, y con premios que van desde miles de euros hasta patas de jamón o panetones.

En cuanto a algunos ejemplos están los hermanos mayores y menores como Giovanna Irusta y Ariana Quino (Bolivia), Robson Caetano da Silva y Claudinei (Brasil), Gebresselasie y Bekele (Etiopía), M. Jonson y Warriner (USA), Keitel y Kael (Chile), Aouita y El Gerrouj (Marruecos), Anier y Robles (Cuba) y así podría seguir toda la tarde…

Lo cierto es que estas familias siempre traen más sinergias que problemas, lo malo es cuando los egos no son capaces de soportar al nuevo retoño y perder popularidad. Estos problemas sólo suelen ocurrir en periodos de infancia prematura, que en algunos casos se prolongan durante años.

Enhorabuena a estos tres señores.
La próxima semana espero publicar una entrevista a Gallardo, a Mayte Martinez (5ta en 1500) y a Marta Dominguez (Plata en 3000)en El Deber; Ojalá que salga adelante. Felicidades a ellas también.

No hay comentarios.: