15 de abril de 2007

Profetas fuera de su tierra













A principios de los 90, gracias un convenio firmado entre la Federación Atlética de Bolivia y la cooperación Alemana, desembarcó una tímida pareja de desgarbados alemanes en un atractivo coche verde: Cilly y Willy Gernemann.

Las primeras reacciones fueron de escepticismo.
Parecían ser mirados por entrenadores y dirigentes ligados al deporte como unos intrusos, pero rápidamente se ganaron el cariño y la admiración de la gente de este deporte.
Fueron los artífices de una generación privilegiada (Jacky, R.Villaroel, Nacho, Flaco, Flor, Amparo, Negrita, Moré, Arteaga, Niusha, Elke, Luzmi, Mellizas Rodríguez, Xime, Bego, etc… ), tal vez no sólo por los atletas que entrenaron como por una revolución en las formas de entrenamiento.
Casi sin darnos cuenta, fueron propagando enseñanzas, algunas de ellas simples tales como la responsabilidad, la puntualidad (antes de eso las cámaras de llamadas eran una quimera) además de sistemas de entrenamiento novedosos entre los que por ese entonces acudíamos a la precaria pista auxiliar del Capriles.

Pero la historia termina con final triste, cuando una vez cocluída la cooperación, les dejamos marchar sin mover un dedo desde el Estado (Secretaría en ese entonces).
Años más tarde, con pesares, vimos a Chile disfrutar de Cilly y Willy. Igualito que con Xavier Arkargorta, el también bigotón.

Y más envidia todavía me dio, un día de competición en los JJOO de Atenas, cuando Marco Luque, presidente de la Federación Boliviana me sorprendió hablando con el namibio Frank Fredericks, uno de los mejores velocistas de la historia y le preguntaba por su entrenador. Si señor, por el flaco Willy.

El tiempo pasó pero la historia se volvió a repetir.

Llego otro bigotón. Antonio Álvarez, El Toño, empuñando su habano y desde Cuba. En su Camagüey natal le conocían como Ñiquito. Así le llamaba su colega de Equipo Nacional, nada menos que El Caballo. Juantorena, el mejor ochocientista de siempre.
Miembro de la escuela de los cuatreros/ocheros de fines de los 70, Toño llegó a Bolivia fruto de una cooperación, que poco después también cerró el grifo.

A este señor, una de las personas más importantes en mi vida, y junto con Héctor, responsables de mi progresión deportiva, tampoco fue comprendido. Se marchó al tenis, de donde todavía no ha vuelto plenamente, quizás igual que Willy en su día decepcionado por la falta de visión.

La tercera entrega de esta saga todavía se halla en fase de montaje. Esperemos que no tenga mismo final.
Esta vez no existe ninguna cooperación más que la de su propio bolsillo y mecenazgo, quizás por esta razón no se trate de un hecho aislado sin posibilidades de continuidad, sino más bien un desarrollo sostenible. A largo Plazo.
Ahora la historia trae como protagonista a Antonio Postigo, más conocido como El Posti.

Nuestro flamante fichaje llega desde Madrid con el historial fresco de Nuria Fernández o César Pérez, referentes mediofondistas del escenario español.

Los aportes de Posti, importante teórico del atletismo con Ñ, con tan solo seis meses en la llajta ya se dejan ver. Ha comenzado a entrenar al prometedor Aruquipa y a dictar cursos de entrenadores. ¡Y cuanta falta hacen!.

Además, y en lo que me toca, ha aceptado de buen agrado la petición de ser mi entrenador con miras a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. De momento él se muestra muy dialogante, probo e inteligente. Tengo planeada una entrevista con él en Burgos en dos semanas durante la liga para tomar un primer contacto, y a partir de junio ser mi padre atlético por lo que me resta de vida deportiva, esperemos.

Lo que deben entender nuestras autoridades es que el atletismo que queremos no se construye con parches. Se debe construir con proyectos sólidos y no inmediatistas. Con miras largas. Un atleta no se fabrica en 2 o 3 años, mucho menos un proyecto serio.
De una vez por todas aprovechemos lo que tenemos sin mirar al lado y juntemos fuerzas entre el recurso humano nacional bien preparado y el que llega de afuera.
Bienvenido Posti.

4 comentarios:

Victoria dijo...

Que lo que reste de tu carrera deportiva sea muy positivo, ya sea al lado de tu próximo entrenador o de quien sea. Los que lamentamos que dejes estos parajes hispanos, esperamos poder seguir tu carrera allá donde estés.
Besos

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Gracias Victoria. Valladolid me ha dado muchas cosas buenas estos años, y me voy con ricos recuerdos y nostalgia, pero creo que ya cumplí mi ciclo. A ver si vas con Xime algún rato por nuestra tierra. Te recibiremos bien.
un saludo

*Le* dijo...

No me voy a quedar sin ser la MAIC que no te escriba... Así que aprovechando este post, te diré que me alegro de que tengas un entrenador que te sepa llevar como nos contaste hoy y bueno, ya sabes lo que pesa una manzana de bronce, así que habrá que buscar la medalla de oro, ¿no? Y para que conste en acta, un placer hbaerte conocido aunque nos abandones pronto. Echaremos de menos la pose. ;-) Besis

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

la de oro que es más bonita, y a ver si la festejamos con un encuentro post maic.
un saludo