22 de mayo de 2007

Atletismo Rural




No hace falta hacer un estudio empírico exhaustivo para demostrar que en Europa, los grandes atletas no provienen de los grandes núcleos urbanos, sino más bien de poblaciones medias y pequeñas.
Los grandes campeones del atletismo español de la última década provienen de poblaciones pequeñas y no son mayoría los atletas de Madrid, Barcelona o Bilbao. Así, notemos a Fermín Cacho, Campeón olímpico (Ágreda, Soria), Isaac Viciosa, Campeón europeo (Cervatos de la Cueza), Eliseo Martín, medallista mundial (Monzón), Abel Antón, doble campeón mundial(Ojoel, Soria) y un largo etcétera de atletas.
La forma en que estos atletas son rescatados de sus pequeñas comunidades se debe a políticas de descentralización deportiva.

Mi estadía en España, donde me vengo entrenando desde hace seis años es fruto de estas políticas de descentralización deportiva.
A mi me tocó primero en Valladolid, ciudad en tamaño, similar a Cochabamba y capital de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, que ha puesto a disposición de las Asociaciones autonómicas centros de entrenamiento en las distintas provincias para potenciar a los atletas que necesiten de medios de entrenamiento como instalaciones deportivas, gimnasios, médicos, fisioterapeutas además de una formación profesional ya sea técnica o universitaria.

La residencia deportiva de Valladolid tiene capacidad para 125 deportistas internos y otros 60 que son externos y utilizan el comedor. Acuden deportistas de ramas diversas como atletismo, natación, básquet, balonmano, volley, rugby, remo, billar, motocross, gimnasia y esgrima.
El 2004, por razones de estudio me trasladé a Palencia, ciudad en tamaño parecida a Potosí y entré a la residencia deportiva de esta ciudad. La capacidad es de 40 deportistas. No contamos con todas las ventajas de Valladolid, pero en cuestión de formación de los entrenadores asignados estamos en un nivel más que aceptable.

Las comparaciones con países desarrollados resultan algo ridículas. En Bolivia no podemos de momento aspirar a tener un centro así en cada provincia, ni mucho menos. Pero estas políticas de descentralización son la llave del éxito en el deporte. Por citar casos concretos en nuestro país podemos citar a Daisy Ugarte (tarijeña afincada en Santa Cruz) o a Tania Poma y Rosa Apaza (orureñas afincadas en Cochabamba) que representaron a nuestro país en gran cantidad de eventos internacionales estando las tres entre las 10 mejores atletas nacionales. Pues ellas fueron fruto de micro-políticas de descentralización privadas y gracias a iniciativas de gente desinteresada y cercana al deporte que disponía de recursos, en algún caso, o a pura voluntad personal en otro, salieron adelante siendo hoy los más grandes activos de nuestro deporte.

Pero, ¿Qué hubiese pasado si en lugar de dejar actuar al azar o a personas “caritativas”, el Estado hubiese tomado las riendas de esto?, que es en realidad como debiera ser…

Solo informarles que somos de los pocos países de América que no contamos con ningún centro de entrenamiento.
Repito que no necesitamos impresionantes instalaciones para empezar, con algunos apartamentos o comedores se puede comenzar.

2 comentarios:

Almada dijo...

Ya ché, reportate con el ala madrileña de una vez... a modo de entrenar un trotesito hasta acá pues Dique.

Ya entrando en materia, la tuya más que mía, en qué quedó ese centro de alto rendimiento que querían hacer en Bolivia?? creo que no pasó de la piedrita fundamental y que a estas alturas debe hacer de poste para alguna pichanga de los del barrio, no?.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Chango, sería alucinante despedirme del MAdrid cañí con Uds., ojalá, pero la cosa está medio peluda.

El CAR ese de fútbol parece que fue una mamada, todos unos ineptos, y encima para el deporte que menos necesita...

Cuando llegue a ver si jodemos pa que pongan uno pa Atletismo, Ciclismo, Gimanasia, triatlón y Natación. Deportes de verdad...jeje

Cuidate hermano