21 de septiembre de 2007

Sin público, sin Calixto y sin Melibea, Wilde trata de salvar el Péter Travesí



Anoche empezó el Festival Nacional de Teatro Péter Travesí. No encontré folletos con la ficha técnica de la obra. No encontré un catálogo con las obras a concurso en el que consten guionistas y directores. No encontré las semanas pasadas posters de publicidad. No vi relación entre el festival y Cochabamba. No vi la relación entre el nombre del festival: no hubieron alusiones al querido Péter. No presentaron al jurado. No vi cochabambinos identificados con el evento. No vi merchandising. No estaba abierto el guardarropía. No vi figuras de la intelectualidad en la sala, ¡el día de la inauguración!. Yo me imaginaba encontrar a todo el glamour de la literatura, artes escénicas, cine, investigadores y demás gente de bohemia cochabambina y boliviana. Nada de eso.

Pero lo peor de todo fue que no encontré público suficiente. Y no es que se trate de una obra escolar. ¡Era la Wilde!.

Generalmente no sólo basta con centrarse en la dirección artística del evento o en el apoyo de las administraciones públicas, a veces hay que usar la creatividad, y que falte esto en un festival de teatro... Llama la atención. mejor apaga y vámonos.

Tampoco vimos en la obra "La Celestina" (título que conocí tan sólo cinco minutos antes del comienzo de la obra; me fue imposible encontrar referencias en prensa), ni a Calixto ni a Melibea, dos protagonistas habituales en las representaciones de esta obra... paero no importó gracias a la pericia de la actriz. Así es, Maritza Wilde salvó la noche con un interesante monólogo de la cupido del Siglo de Oro. La adaptación de este fragmento hizo dejar de lado la desazón del escaso público que también sentía ausencia de estas iniciativas. ASumió el peso de la obra y del festival. Eso sí, parte de la cegadora oscuridad de la sala, fué agravada por constantes flashes de maleducados periodistas que no tienen respeto ni por el auditorio ni por los protagonistas.

En fin, se ve juventud en el festival, esperemos que la organización se acomode a los tiempos que corren y que devuelvan al teatro su escencia viva y de vanguardia. No es culpa de las compañías teatrales. Vayamos al teatro y apoyemos nuevas propuestas.
----------------

Comenzó el Festival de Cine San Sebastián, uno de los cinco mejores del mundo. Cronemberg fue el encargado de inaugurar la muestra. Se vienen diez intensos días de contratos, cambios de direcciones, estrenos, contactos, propuestas, fiestas, vinos y otras yerbas, arte y cultura en estado puro. Ahora toca esperar con intriga la Concha de Oro, haciendo nuestras apuestas personales, jugando por una semana a ser parte del jurado.

No hay comentarios.: