1 de octubre de 2007

Atletismo Sudamericano 2007


El atletismo sudamericano fue dominado un año más por Brasil. En los Mundiales de Osaka destacaron, la medalla de Gregorio Jadel en salto triple, y los campeonatos del mundo del panameño Saladino (salto de longitud) y de Jefferson Pérez (marcha), su tercera de oro planetaria.
Famosos atletas que otrora dieran positivo por dopaje, como Mauren Higa o Solange Witteveen (con menos progresión) o sospechosos insumisos como Sanderlei Parrela comenzaron brillantemente la temporada en los Gran Prix de Cochabamba y La Paz, algunos de ellos haciendo marcas luego irrepetibles más adelante, por cierto ¿qué fue de Lucimar y de Lenilson, favoritos para hacer cosas importantes y que luego se esfumaron?... Parece que los mundiales no son lo suyo. Por lo menos no este año.

Sí hubieron mejoras importantes en el mediofondo sudamericano como la del humilde e inteligente argentino, Javier Carriqueo en 1500 y su cuarto puesto panamericano, haciendo marca mínima mundial y olímpica, batiendo el récord argentino con 3.38.

En la misma carrera y pillando la medalla de bronce está Bayron Piedra con 3.37, batiendo su propio récord de Ecuador.

Y en la misma línea sorprendente está el talentosísimo venezolano Eduard Villanueva en 800 metros en Osaka donde no tuvo miedo de nadie y sorprendió a muchos con su 1.46 pelados haciendo mínima olímpica. A estas alturas creo que ni él mismo se imagina de lo que es capaz el Potro, como le llaman.

Para cerrar este apartado de las sorpresas sudamericanas de medio fondo están los argentinos. Bien el Duende Pryce con su 1.47.8 en 800 cerca de la mínima olímpica y mejor el ya veterano Gustavo Aguirre. El flaco después de que en 2000 hiciera la mínima olímpica en 400 con un espectacular 46.18, este año vuelve más maduro y casi sin quererlo. Corrió el 800 en el nacional argentino porque lo veía más fácil y se fue creciendo. Su impecable estrategia y colocación en carrera le hicieron ganar una medalla de inteligente en el Sudam de Sao Paulo y a meterse en la final panamericana con mínima olímpica, en aquella carrera ganada con 1.44 con el escondido cubano que ganó mejorando 2 segundos su marca ¡…!. Una de esas gestas que te hace pensar. Pensar mal o bien, según lo veas.

De los brasileños poco que comentar. Son imprevisibles. Este año se escondieron en las montañas colombianas. Pecanha en su aparición de abril se cascó 1.46 en 800 solito. En junio le gané yo en 1500 en su propia casa en el sudamericano con una marca paupérrima para él. Volvió a aparecer para sacar medalla en el Panam con 1.45. y como colofón nos sorprendió con 1.44 en la primera ronda de la universiada de Tailandia ¡…!, sin ton ni son, donde al día siguiente fue batido por un iraní con 1.46. Cosas raras. Rarísimas diría yo, pero así es el atletismo de hoy. Parecido Kleverson. 1.45 y medalla de plata en Río. En el mundial nada de nada.
Así es que el deporte de alto rendimiento de hoy parece ser. Gracias a Dios que todavía queda gente como Carriqueo o Villanueva, para creer.

2 comentarios:

Metáfora dijo...

Invitación a recordar: http://www.metafora.mundoalreves.com/

Metáfora dijo...

Invitación a recordar: http://www.metafora.mundoalreves.com/