1 de diciembre de 2007

Noviembre (Crítica de un film)



La revolución de octubre ha pasado ya. La siguiente, en consonancia deberá ser la de Noviembre.
Así es de donde sale el nombre de un grupo de teatro independiente de varios jóvenes idealistas, estudiantes del Centro Nacional de Arte Dramático, que están cansados de prepararse para actores comerciales de obras que expresan poco o nada pero que les van a dar tranquilidad y estabilidad económica a lo largo de sus carreras profesionales.
En esto, Alfredo (Ócsar Jaenada), líder del grupo, espoleado por su afán de protagonismo junta a estos chicos, que a partir de ese momento, mediante un manifiesto, y deciden no volver a teatros convencionales, sino actuar en espacios libres, sin cobrar dinero, con guiones innovadores y propuestas alternativas que estimulen al espectador. Para ello tendrán que salir a la calle a buscarlo y no quedarse de brazos cruzados esperando que las butacas se llenen solas y por la misma gente de siempre.

Lo que primero se pregunta el espectador es la verosimilitud del momento. ¿Tiene sentido un noviembre en el 2007 o más aún en 1999 donde se ambienta la película?, ¿Tiene sentido Noviembre sin dictaduras represoras?. Si bien es cierto que mucho ya se ha creado y se ha dicho, artísticamente, en forma de provocación, desde el arte Dadá pasando por la esencia del mismo Rock and Roll, Noviembre camina en la peligrosa línea de lo visto y leído.
Para los más jóvenes puede ser una inyección de motivación e ideales, pero para un público que ha vivido en los 60s y 70s es una fórmula ya trillada.

Así, el director del film, Achero Mañas, trata de mostrarnos que ahora sufrimos la dictadura del Mercado y vuelve a las temáticas sociales como ya fuera su opera prima El Bola donde atendía temas de maltrato infantil y familias desagregadas de una forma coral.
El sentido de esta su segunda producción es anacrónico de por sí, pero esto no necesariamente es un atributo negativo, puede ser visto como una labor alocada (la del grupo) condenada al fracaso desde su concepción, pues en realidad, las nuevas necesidades y dramas sociales del siglo XXI igual pueden ser vistas así, viciados desde su nacimiento: nuestra sociedad cuenta con errores y falencias estructurales contra las que no se han encontrado antídotos como por ejemplo el desempleo, la migración, la desigualdad, entonces, nos planteamos si luchar contra eso es simple utopía, algo inalcanzable. Y he aquí uno de los debates éticos que el director nos propone. También nos hace pensar si la provocación per se es íntegra, aún a costa de jugar con las emociones de la gente. A qué precio tenemos que obligar a la gente a escuchar nuestro mensaje.

El grupo Noviembre toma una arriesgada vía, quieren negar la secuencia casi natural de la vida citadina posmoderna, para cambiar de rumbo con un volantazo.
Así, arriesgan sus vidas y futuros con Alfredo a la cabeza, que trata de ser el revulsivo de una sociedad, según él aletargada de la misma forma que su familia, inmóvil como su hermano tetrapléjico, que están atrapados como su padre, presa de los tradicionalismos conservadores.
Ante estos hechos, nuestro personaje se muda de su Lorca natal hacia la capital, para ser protagonista de su entorno, pero el gran resultado, inesperado, de su propuesta lo desborda, el grupo comienza a crecer en popularidad y pierden de vista el objetivo, pasando a buscar la provocación como fin y no como un medio.

Lo más útil de esta edulcorada, bien presentada y romántica obra es el planteamiento riesgo, con la paradoja de que el film a momentos tampoco es demasiado arriesgado (en la intención, no en la puesta en escena), sobre todo cuando busca la muerte de su Mesías en la gloria y ante un Teatro Real abarrotado, con el presidente incluido en las butacas y con la construcción narrativa en forma de seudo documental, pero que calará hondo en quienes alguna vez nos hemos planteado riesgos en la vida, el precipicio de lo ético o el simple placer del arte por el arte, en lo más profundo de nuestra cabeza, como usted o como yo.

**************

*Reseña ganadora del concurso de crítica cinematográfica del 8vo Festival de Cine Europeo, Organizado por la Alianza Francesa, el Instituto Cultural Boliviano Alemán y el suplemento cultural La Ramona del periódico Opinión.
Por Fadrique Iglesias M.

**************
Dirección: Achero Mañas.
País: España.
Año: 2002.
Duración: 104 min.
Interpretación: Óscar Jaenada (Alfredo), Ingrid Rubio/Paloma Lorena (Lucía), Juan Díaz/Juan Margallo (Daniel), Javier Ríos/Ángel Facio (Juan), Adriana Domínguez/Amparo Valle (Alicia), Jordi Padrosa/Fernando Conde (Imanol), Juanma Rodríguez/Juan Diego (Pedro), Nuria Gago/Amparo Baró (Helena), Héctor Alterio (Yuta).
Guión: Achero Mañas; con la colaboración de Federico Mañas.
Producción ejecutiva: José Antonio Félez.
Música: Eduardo Arbide.
Fotografía: Juan Carlos Gómez.
Montaje: Nacho Ruiz Capillas.
Dirección artística: Federico G. Cambero.
Vestuario: Nereida Bonmati.

5 comentarios:

Sandra dijo...

¡Qué sorpresa!, apenas recordaba esta peli que me recomendaste. Terminé viéndola, aunque no en la pantalla grande, y me gustó mucho, sobre todo me dio qué pensar.
Creo que un Noviembre siempre tiene sentido, independientemente del año en que nos situemos, aunque esté destinado al fracaso. El futuro decidirá el desenlace pero la intención que lleva dentro y el proceso hasta conseguir lo deseado es lo que puede dar sentido a la vida.
En cuanto a lo del planteamiento del riesgo, en España decimos: "El que quiera peces que se moje el culo" (con perdón). Siempre hay que pensar que merecerá la pena. No me gustan los conformistas y admiro a los que hacen algo por cambiar lo establecido. El precio que suelen pagar es el de parecer "raros" pero, ¿qué significa ser normal?.
Enhorabuena por las reflexiones, has conseguido una crítica fantástica.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Sandra:

ME alegro que te haya transmitido emociones la peli... como a mí.
Un saludo grande y espero que todo vaya bien por allá

Almada dijo...

Felicidades Dique, por la crítica y el detalle nada despreciable del premio.

Ya nos vemos en la Llajta en unos dias!

Mauricio dijo...

Pestanhas,

Sera por que ya es Diciembre, pero no tengo ganas de una pelicula tan complicada como "Noviembre" estos dias....Si te fijas en el blog, me he dedicado a la basura gringa esta ultima temporada.

Como marcha el entrenamiento en tierras deponchos rojos?

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Almada: estuvieron buenos los días acá. ojalá volvamos a vernos en febrero.

Negrito, como cuate me he aplazao, espero saber de vos más seguido.
se te extraña