28 de febrero de 2008

Buscando al marcón (que no maricón) y a Restituta


Este es un blog que, según el momento cambia de rumbos. En palabras de un blogger es un egoblog, para hablar de mí. Aunque esta no es la tónica habitual, este tipo de ocasiones lo hago para compartir viajes o aventuras atléticas y sentirme menos solo.

En fin, todo comenzó bien en Madrid, recibido como un rey por amigos madrileños y castizos. Cándido Martín, el manager Aser Pernil, su pareja, la campeonísima Nuria Fernández y los más cañís de todos, Gus Siles y Sergio Ribero.
La marca llegó pronto, el primer finde en Valencia. Hay que aclarar que la previa que tenía en indoor, no era gran cosa, de Moscú del 2006. Pero mejoré en fin. 1.50.12. Carrera fácil ya que hubo liebre, a la que persiguió Arturo Casado, 5to puesto mundial en Helsinki 2005, poniendo la segunda mejor marca española del año, seguido de Cortez, ex campeón iberoamericano en 2004. Me fue suficiente para colarme en el 8avo puesto del ránking español.

La cosa se complicó más cuando volví a buscar marca, pero esta vez en el GE Galan de Estocolmo.
Se nos coló en la serie B un enorme Dimitris Milkevitz, este año con la tercera mejor marca mundial de 800 y nos reventó la carrera, o por lo menos a mí, que hasta fui adelantado por otro sueco al final. Para olvidar.
Estaba tan mareado que me colé a una recepción que daba General Electric, patrocinador del evento (de ahi GE Galan), en el que en lugar de quedarme y engullir canapés gratis, como suelo proceder, me fui cabizbajo a caminar por el frío nórdico.
Traté de aprovechar para rastrear a la ilustre doña Restituta viuda de Batistuta, dueña del Nabo Escandinavo, creo que comerciante minorista, célebre por ser tía del periodista boliviano Paulovich, que goza mensualmente de sus remesas.

Caminé al día siguiente kilómetros y kilómetros mirando vitrinas inaccesibles para mi economía, aunque la gente del Viceministerio y de la prensa paceña se asegure de decir lo contrario, a propósito del artículo que sin ton ni son salió la semana pasada, en el que exageraba mis emolumentos (nada miserables), repito que los exageraba, según el rotativo paceño la Fundación suiza Solidaridad Olímpica (no mencionan su origen) me da un 10% más de lo que yo realmente recibo. Según este mismo medio, el VMD Bolivia me da un 20% más de lo que se me abona. Y según ellos también llevan dándome el dinero dos años, cuando en realidad en VMD me ha ingresado 12 cuotas. Si además dividimos esas cuotas por los 12 años desde que fui selección boliviana por primera vez o por los 9 desde que batí mi primer récord nacional, a lo mejor realmente no es tanta plata como se piensan. De todos modos no me quejo y nunca me quejé de eso, me quejé de lo que no cuesta. De la GESTIÓN DEPORTIVA NEGLIGENTE.
En ausencia de este concepto, el deporte sigue así. Ni para que quejarse. Pero el ejepmlo está por venir: la persona que más sabe de atletismo en Bolivia hoy por hoy (no diré su nombre), tomará las de Villadiego y nos dejará, como pasó con Willy Gernneman, como hizo Xavier Arkargorta y muchos otros… Cruzar la frontera donde los respeten o por lo menos nes les toquen sus cullons…(y ojo que lo adelanté en este blog allá por esta época del año pasado). Una pena, porque tal y como está todo, a mi me queda un suspiro de pistas atléticas y no veo un horizonte muy claro en el atletismo nacional.

Volviendo al Nabo Escandinavo, me acordé del sobrino de Restituta cuando pasé por una plaza en la que honran a los premios Nóbel. Para resarcirme de la envidia, de la impotente idea de sospechar de que nunca estaré ahí homenajeado yo, entre otras cosas porque estoy inédito aún y sin visos de estar editado, pensé en Kafka, Borges o Vargas Llosa que tampoco lo están ni es posible que lo estén en el futuro (por Mario). Igual que el Paulino.
Se me antojó inalcanzable ese mundo de coronas suecas y de elegancia y opulencia, y me sentí en pequeñas dosis como se sentiría el pueblo llano en relación con los señores feudales medievales.
En cualquier caso regresé a mi albergue tranquilo aunque no satisfecho por la marca.

El fin de semana, a las 48 horas me esperaba Valencia y su Campeonato de España en Pista Cubierta. Nada de Nada. Estaba molido. 3 carreras en 8 días y 3 ciudades fueron demasiado. Mejor le fue a uno de mis mejores amigos Diego Ruiz, campeón de la supercopa europea indoor este año en Moscú que se colgó una medalla a pesar de no poder clasificar al Mundial. También destacar el marcón (no maricón) de Carriqueo, argentino en Gante, con 7.52 en los 3000, con récord nacional incluído. Intuyendo que algo de premio le dieron, me colé a su casa a almorzar dos días.

Ahora no queda más que lo MÄS. El Mundial de Pista Cubierta. El viernes debuto a las 7 pm en el Palau Puig. Y a la vuelta paso por Argentina y sus mítines, los que abren la temporada atlética en Sudamérica. La Olimpiada está a la vuelta de la esquina. Para el mítico 8 del 8 del 8 a las 8 falta ya menos.

Saludos y hasta pronto. Y como diría la gente de Octavia:

Sacias.

4 comentarios:

Victoria dijo...

Boliviano:

A pesar de tus buenos y malos momentos atléticos de las últimas semanas, piensa que este viejecito también te ha permitido volver a ver a la gente que habías dejado hace unos meses.
Un placer esa comida y ese café en el mítico Penicilino.

BESOSS

Sandra dijo...

He comprobado que no has vuelto a visitar tu artículo sobre "El Tomate", y por otro lado no me extraña ya que seguro que cuando lo escribiste no pensaste en producir tantas opiniones encontradas. El caso es que por la contestación que diste a "Eva" me enteré de que te tomaste mi opinión como una ofensa hacia ti y como ésa no era mi intención te volví a escribir pidiendo disculpas. Creo que no lo has visto y es que vuelvo a lo mismo (ya sabes que puedo llegar a ser extremadamente pesada, lo siento) porque tengo la sensación de que nunca llegamos a entendernos, no sé cómo me las apaño para darte a entender lo contrario a lo que te quiero decir.
Aclarado esto, sólo me queda decirte ¡bienvenido a Pucela!, aunque sea por poco tiempo. Creo que tu próxima parada es Valencia así que te deseo mucha suerte allí.
Por cierto, si sigues por Valladolid, ahí va una de mis recomendaciones. Procura no perderte "Bajo las estrellas", una peli española que merece la pena no perderse. Además, la echan en el Teatro Carrión, y volver a ese preciosao lugar en horas bajas y casi deshabitado sí que merece la pena aunque la peli no sea de tu agrado, que espero no sea el caso.
Mucha suerte en las carreras y procura tenernos al día de tus viajes, no te puedes imaginar lo que te envidio por visitar tantos lugares.
Hasta otra, la próxima intentaré ser más breve.

Mauricio dijo...

Pestanhas,
Bueno hermano, mi visita al feudo Morales esta llegando a su fin y pues cuanto no daria por adicionar unos dias al calendario para disfrutar mas de amigos como tu, y menos de las noticias del MAS. Me llevo con pena la idea de que 'la' Bolivia esta hecha una mierda, y que se vienen malos dias, pero alguito de esperanza entra en mi maleta.

De los marcones ni te preocupes. Piensa que siempre habran pseudo atletas como yo que venderian a sus suegras por ocupar el lugar que tu ocupas en el atletismo nacional.

Por si alguna vez se te antoja hablarme, estare en el pais "lineal" (ecuador), respondiendo al numero 00593-84067187.

Suerte y un abrazo,

Negro

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Victoria, SAndra y Negrito:

GRacias por todo, va un abrazo enorme. Espero verme con los tres de nuevo aunque no hayamos coincidido como se hubiese querido.

Sandra, ni te preocupes, es una bobada.
besos