7 de mayo de 2008

Prohibido hacer Teatro en el Achá


Ya he hablado sobre la excesiva politización de los cargos técnicos en la Administración Pública, pero la decadencia del Teatro Achá es alarmante.

Este teatro, municipal, reconvertido en tal después de ser una iglesia barroca, ha sido la cuna, incubadora y altar del teatro cochabambino y nacional. Desde que se refaccionó en los años 80 hemos tenido el placer de ver obras de todo tipo. Eso sí, nunca producción propia pero con cierta calidad en algunos casos.

Pero de un tiempo a esta parte en el teatro ya no hay Teatro. El Achá se ha vuelto una peña folklórica donde cada semana actúan solamente grupos de danza comercial y nativa, y por supuesto la especialidad de los nuevos gestores de la casa: los grupos de música de poncho y zampoña.
Ojo, no es que tenga nada en contra de estas propuestas, pero el teatro es mucho más que eso. Un teatro bien posesionado en el ámbito nacional está dilapidando su prestigio al no exigir ningún rigor conceptual más que los manidos coros sesenteros que tanto gustan a ciertos grupos y que tuvieron su auge con el Compadre Palenque en los 70 pero que no proponen nada nuevo. Ya ni siquiera son propuestas híbridas como lo fueron las de Wara o últimamente el Papirri. Nada nuevo, danza jazz, que del jazz negro de New Orleans tiene poco y de jazz fusión nativo tampoco. Este teatro busca ser complaciente.

Entonces ¿dónde van hoy los mejores exponentes bolivianos, digamos que David Mondacca, el Teatro de los Andes, Maritza Wilde, los alumnos de la Escuela de Santa Cruz, Eduardo Calla, los Kikin, Saul Alí o Claudia Eid?. De Hohenstein y de Malavia ya ni hablo, pero calculo que las puertas las tienen casi cerradas ya que a este espacio de teatro le queda cada vez menos.
Ahora se tienen que buscar espacios alternativos donde poder mostrar sus nuevas propuestas.
Hoy por hoy van al mARTadero.
La Alcaldía ha expulsado a nuevas propuestas estéticas de sus espacios municipales sin ninguna vergüenza.
Al parecer se ha formado un lobby impenetrable, y si eres nuevo y apuestas por una vanguardia social o transgresora debes irte a la calle, cuando no a Santa Cruz o La Paz. Y así los cochabambinos nos vamos durmiendo. Menos mal que existen iniciativas como la del FEstival Bertold Brecht que con muy pocos pesos bolivianos cada año crece más y más. Están invitados en diciembre.

7 comentarios:

Zololkis dijo...

See Please Here

Almada dijo...

Si de algo "sirve" todo esto es precisamente para potenciar hipotéticamente estos nuevos espacios, como el Martadero, u otros que deberían rehabilitarse.

Eso sí, es una pena que siendo el teatro más importante de nuestra ciudad, tenga no ofrezca una agenda más variada y de calidad, sea la Big Band Bolivia, el trio Apolo o Savia Andina, todos de calidad por dónde se vea.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Gus:
No pongo en discusión el valor artístico-artesanal de los grupos que allá actuan, sino la política unívoca y cerrada de la Oficialía de Cultura.
Es difícil ver teatro de vanguardia o contemporáneo, en realidad es difícil ver teatro... y otras músicas experimentales ni qué se diga...
Y muy ocurrente lo de potenciar, pero para potenciar sería más inteligente incluir al mARTadero en el POA del Municipio porque hasta ahora no se ha dado ni un sólo peso a ese espacio. Creyeron que con donar un sitio en ruina funcional lo hicieron todo.
Saludos viejo, y lo de tu visión política la decía por lo de facebook.
un abrazo

Anónimo dijo...

La verdad que muy interesante todo...pero...quisiera saber algo De donde sos, sos boliviano?
Como llegaste hasta donde llegaste con tu blog,yo soy un principiante y quisiera aprender a hacer lo tuyo.
Agregradecería tu respuesta. Saludos desde Camiri. Herlan.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Herlan:

Gracias por venir. Soy Cochabambino, vivo en Tiquipaya, Cochabamba aunque he vivido algunos años en Valladolid, España.
He comenzado con esto del blog gracias a los bloggers Ergoth, Almada de Noche y Mónica...
El formato es sencillo, es como abrirte una cuenta de hotmil y el contenido, ya depende de vos, a mí me falta escribir más en formato blog, es decir con más enlances... dale uno tú y ya nos lo muestras. Hay un metablog que se llama blogsbolivia y es muy útil.
SAludos

Anónimo dijo...

Amigo
Si no hay Teatro en el Teatro Achá, es debido talves a que no existe demanda de parte de los artistas, donde estan o donde se encuentran la calidad de artistas que nombra?? porque no solicitan ser parte de la agenda??
Para hablar de grupos de folclore como los denomina ponchos con zampoñas son ellos los que identifican nuestras raices de nuestra música y existe mucho talento, pero no todos entran al Achá y no es una peña el Teatro Acha como lo quiere catalogar!! Existe variedad de artistas dentro su agenda, seria bueno que solicite la agenda mensual, asi podria con EXACTITUD criticar todo lo programado o agendado.
Sin lugar a duda esta deterirado las instalaciones y evidentemente falta un muy buen mantenimiento o remodelación de parte del Municipio....
Pero creo que debemos ser mucho más amplios en nuestro criterio, la realidad es que en el Cercado hace falta mas espacios como ser Teatros para la gran demanda que ahora tiene Cochabamba de artistas!! Hace años uno se daba el lujo de hasta un mes o mas ensayar dentro las instalaciones para presentar una obra de Teatro pero ahora es otra la realidad!!

Fadrique Iglesias Mendizábal dijo...

EStimado Anónimo,
Gracias por la visita.
Primero, hay que poner en contexto este post, es de hace tres años. No sé con exatitud cuál es la situación en 2011. Sí estaba más o menos enterado de lo que pasaba en 2008.

Luego, el teatro debe dialogar no con una demanda de los artistas sino con una demanda del público en relación con la oferta que hagan esos artistas.

Cuando me refiero a propuestas comerciales, me refiero a aquellas que no requieren una investigación éstética y conceptual excesiva. Por ejemplo el maestro Villalpando o Cergio Prudencio, son expresiones investigativas. Takeshi jazz o también las cuecas de Willy Claure por poner unos ejemplos. El teatro de referencia en Cochababa debería tener, a mi humilde modo de ver, unos criterios curatoriales más rigurosos. He ido varias veces a ver a mis sobrinas bailar "danza jazz" y no podía casi ver teatro, ni contemporáneo ni clásico en aquel 2008.

Y sobre los espacios, tampoco estoy del todo de acuerdo. Lo que hace falta es recursos e ideas creativas para hacer vivos los espacios que existen. Esa ha sido precisamente la idea del martadero: de un depósito municipal abandonado, han sacado uno de los referentes culturales de Cochabamba.
Saludos cordiales