3 de julio de 2008

El mito LouKass vuelve akasa



Todas las personas necesitamos mitos vivos e historias con las que identificarnos.
En Bolivia, históricamente hemos tenido pocos mitos realmente mediáticos.
En la música Rock-Pop han habido intentos como Climax o Wara que nunca han llegado a los altares intermedios entre la erudicción, lo popular y la fama.
Un grupo sí se ha acercado a ésto: LouKass.

Después de unos desastrosos años 80 en materia económica, el país estaba viviendo un pequeño espejismo de bonanza económica. Las ciudades como en los 60, 70 y 80 se llenaban de inmigrantes rurales y parecía que la cultura urbana, sobre todo en la ciudad culturalmente más movida, La Paz, por fin despegaba.
Necesitábamos pues, un grupo que cante en castellano, que sea algo rompedor e irreverente, por lo menos en las formas, y que nos dote de una noción de libertad.

Esa sociedad conservadora que todavía hoy decide mucho, vio llegar a estos cuatro chicos acomodados pero accesibles con ganas de quejarse, de hacer lo que la escencia del rock es: cuestionar al sistema.
Hay que admitir que el estilo de LouKass es más popular que clásico, pero no por esto deja de ser una banda de culto nacional.
La idea era moverse, saltar y avanzar de forma desenfadada.
La movida paceña, en su célebre Socavón, un antro que "patrocinaba" a la banda fue el caldo de cultivo de noches de desenfreno y de creación. El Grillo Villegas, importante integrante de la banda, lo menciona en su canción Raquel, creada con su amigo Óscar García en una noche que duró varios días, en el mismo Soca.

El grupo duró poco, apenas tres años pero caló hondo en el pecho ya no sólo de los paceños sino de los bolivianos.
LA división llegó el 95 con la partida del vocalista Krauss a Alemania. La banda quedó huérfana y el inminente trío no se pudo soportar.
El bajista y compositor de No Reces al Sol o Feel High, Martín Joffré, de familia metida en el rock nacional, se dedicó al hecho religioso y decidió alejarse del mundo de la bohemia. Por otra parte, Rodo Ortíz, el batero, se dedicó la poesía. A Krauss se le vio con Go Go Blues y algún otro proyecto, además de grabar con el Grillo.

Estos chicos se juntaron únicamente en 1999 con tres conciertos, Sucre, La Paz y Santa Cruz y desde eso han tenido las apariciones esporádicas junto al Grillo que ya mencioné, ya sea en proyectos de éste o en el aniversario de su banda.

El viernes se abre otro capítulo. Estaremos en El Campo miles de nostálgicos seguidores de una banda que está en nuestro imaginario y que es parte de nuestra identidad.
Aullaremos de nuevo con la Torcida los coros de ese Hombre Lobo hasta el amanecer mirando la luna sin rezar al sol.

1 comentario:

lotto winning numbers dijo...

Well for me its better to be more realistic.