2 de julio de 2008

Premios Taquiña al deporte: Salud y Generaciones


Por primera vez (ya era hora) en Cochabamba una empresa apoya de esta forma al deporte. Quince chicos y chicas hemos sido los afortunados. A casi todos nos permite evitar la escapatoria en pos de un trabajo raquítico que nos permita sobrevivir y llevar en pan a la boca. Esperemos que no sea la última vez ni la única empresa.
Taquiña, la cervecera cochabambina se ha estirado y esperemos que la sombra de su ayuda sea alargada.

Estas fueron las palabras que me tocó decir el día de la entrega.
Gracias a Taquiña de nuevo.
-----------------------

Hace un tiempo que tengo una fijación con las generaciones.
En la literatura, en la poesía, en el teatro, han trascendido generaciones históricas de creadores que tienen en común haber compartido un tiempo y un espacio.
Con manifiestos vanguardistas o sin ellos, con premios nobel o sin llos, la máxima concentración de talentos termina beneficiando a todo el grupo.

En el deporte, de la misma forma, las verdaderas gestas y momentos memorables suelen venir de grupos de deportistas que con una unidad común, con un compromiso de triunfo, compartían la ilusión del progreso.
Desde chico me han impresionado más las generaciones que las individualidades, y eso es lo que intuyo que Taquiña quiere crear y apoyar.
No un campeón, sino la generación de los campeones.

Los deportistas, como los artistas y salvando distancias, tenemos algo de creadores también, no en el sentido estricto de un narrador o de un músico, pero sí armamos historias.
Lo que queda de las competiciones no sólo son marcas y medallas. Son sobre todo cuentos.
Y estas historias dependen del narrador que tenemos dentro, de nuestro imaginario, habiendo así algunas más épicas, otras más graciosas, hay algunas tristes y con finales no felices, otras sobre amistades y alguna de nuestras animadversiones.
Estas situaciones límite que vive el deportista se vuelven imborrables precisamente por lo esperado un evento, por el grado de concentración del competidor, por el ambiente creado por tantas expectativas e ilusiones acumuladas en muchas tardes de entrenamiento y sudor.

Pero estas situaciones especiales no las vivimos sólo nosotros, sino también ustedes, la familia, los entrenadores, los amigos, los periodistas, los directivos, el hincha, todos vivimos en mayor o menos grado estas emociones intensas.
Ahora, por primera vez en nuestro medio, más allá del fútbol, se suma la Empresa Privada. Faltaba uno de los eslabones más importantes de las fuerzas de interacción social, y lo hace con un sentido de responsabilidad corporativa. Si bien Taquiña lleva desde sus inicios apoyando el deporte, nunca se había hecho con la decisión y el brío que vemos hoy.

Nos sentimos halagados y vemos que por fin se toma en cuenta al Deporte y a la Cultura, que es uno de los componentes fuertes que va construyendo nuestra identidad. Las sociedades que no incentivan a sus dramaturgos, a sus escultores y a sus deportistas son sociedades muertas o agonizantes. Demostremos que este pueblo Boliviano sabe forjar una identidad más allá del conflicto y del enfrentamiento, disfrutando de nuestro rico acervo cultural, ni mejor ni peor que el del vecino, simplemente Nuestro. Disfrutemos viendo a nuestros hermanos, algunos de este grupo que seguramente representarán al país en los Juegos Olímpicos de las siguientes décadas, alegrémonos de que nuestro vecino, nuestro compañero de generación triunfe en nombre nuestro, y lleve consigo nuestros valores, nuestras ilusiones por las pistas, por las canchas, por las mesas, por las piscinas, por las carreteras, por las pedanas, por los picaderos, por los escenarios.
Gracias a todos, esta es mí generación, esta es nuestra generación.

4 comentarios:

Victoria dijo...

Como ves me estoy dando una vuelta por tu blog. Esto del verano español que se trabaja poco...
Enhorabuena por el premio, y por la entrada del blog, me ha gustado mucho, muy sentido y con fuerza.
Besos

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Muchas gracias Vic. Saabes que tú y el MAIC han influído mucho en mi. Saludos

*Le* dijo...

Qué bien escribes! Si es que el discurso de fin de MAIC no lo diste tú porque no estabas, que si no nos haces llorar seguro!
Enhorabuena por los apoyos y suerte con Beijing!
Besos

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Gracias Let it be, nos vemos en enero.
besos