31 de julio de 2008

Ahí Vamos


Ya hemos pasado por seis ciudades, todo dentro de este itinerario de Vuelta al mundo en ochenta horas, así como Verne pero más cortito.

Ayer comenzó el periplo. Fuimos al Palacio Quemado, donde dicen que hay fantasmas.
Cuando me acerqué donde la Encargada de protocolo y le susurré en la oreja que me hacía pis, puso cara de alarma. Alarmala de tos, me imaginé.
Los rumores decían que Evo no venía, que sí lo hacía Álvaro.
A él no quiero verlo. Evo tampoco es que me excite pero es el Presidente.
Nuestro originario de Orinoca comenzó diciendo que sentía vergüenza de tan reducido grupo. Yo imaginé que también siento vergüenza de sus asesores de la Administración Pública y de toda esa engorrosa burocracia que aceita los sistemas estatales.
Fue también la entrega de material. Qué sorpresa. Adivinen, tal como fue en los Panamericanos de Río, me dieron la ropa grande. No de forma tan escandalosa como aquella vez, pero grande al fin. Trece años viajando y siempre ropa grande.
Me cambiaron los dos buzos, no las camisetas-poleras anaranjadas.
Este año volvemos a competir por el podio de países con indumentaria más “curiosa”. De nuevo nos veremos con Honduras y Turkmenistán.

Tocaba esperar en el aeropuerto de París, como siempre los gabachos hostiles, sin dar palo al agua con el inglés, mucho menos con el castellano, siempre en un francés casi ladrado.
La agencia de viajes dividió a la delegación, la mayoría se fue en el vuelo de las 3. Me quedé yo con la cúpula del Comité Olímpico hasta el atardecer. La sobreviviente Normita (muchas olimpiadas y juegos varios) y Álvaro, el jefe de misión.

El equipo está integrado por siete deportistas en competición, más una que no, la niña Karen. El abanderado es el tirador Menacho, octavo del mundo y a última hora el Gallardo Chapaco de ciclismo. Repite Kate y su marido, debutan Sonia Calizaya, Miguel Navarro y Maria Tere de pesas, buen clima, buena onda todos.
....

Hemos dado la vuelta al mundo pero hemos llegado, felizmente.
La travesía comenzó en el Palacio Quemado de La Paz, luego pasamos por Santa Cruz, Lima y su garúa, Sao Paulo y su selva de cemento, París, donde vi 17 pistas sintéticas de atletismo desde el avión (sólo las que conté a ojo) y luego a Pekín. En total dos días y medio sin cambiarme de calzoncillos y de calcetines.

Se respira un ambiente distinto. Hay tensión y profesionalismo. Esta es una de esas competiciones en las que nadie reserva nada. Aunque existen niveles y niveles, esa suerte de castas que distinguen a los medallistas de los completamente amateurs, se achican en cuanto a la convivencia humana.
Todos comemos en el mismo comedor y dormimos en camas similares, salvo raras excepciones como las de los NBA u algún otro famosillo intocable.

Las personas, los deportistas, no se guardan nada, no hay esa pereza o desidia de dejarlo para mañana. Saben que no tendrán muchas oportunidades como ésta y se vive intensamente. En estas circunstancias es muy fácil que se impregnen los olores, los sabores, los colores.
La gente se sabe olímpica, y eso funciona como un club. Muy pocos son los elegidos para ganar una medalla. Se reparten algo así como 600 medallas para los 12.000 atletas.

Los amigos o el equipo de voluntarios que hacen posible estos juegos se vuelven personas entrañables, muy amables a menudo, porque saben que como chinos, el mérito de un evento máximo, es de ellos.

La Villa es una mezcla de colores y formas atractivas. Se puede observar diseños vanguardistas y clásicos. La entrada de la Villa tiene motivos tradicionales que contrastan con los edificios y los estadios posmodernistas como El Nido.
El diseño también está en la ropa. Italia por ejemplo viste con Armani. Holanda luce sus bicicletas como si estuviesen en Ámsterdam.
....

Ahora estamos en plena villa, pero en la puerta, esperando que nos acrediten y comiendo un changüich de verdura, es lo único que hay.
Seguiré informando.

7 comentarios:

*Le* dijo...

Es un honor que nos hagas sentir los juegos tan cerca, así que sigue contándonos tu periplo por China! Oye, lo de la ropa... otra vez no! Si corriendo la pierdes ya sabes: pose MAIC. Así por lo menos queda gracioso. Mucho ánimo Fadri!

Mauricio dijo...

Pestañudo con suerte,

Que bien que ya ´haygas´ llegado a china!...la verdad, no quisiera ni tus calzoncillos ni tus medias.

Bueno, suerte compadre, recien me entero que te quedas 3 meses en uachinton, asi que ya nada pues, pa navidad los planes barceloneses.

Un abrazo y segui ilustrandonos la experiencia olimpica...

Negro

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Leti, LEti, hay que festejar esas opos, yo pago un café con leche en el Peni. Por supuesto que estoy atento a la pose maic. Atenta a la inauguración.

Negrito, tu parrilla...jeje, y a ver si sale lo de uachinton, todavía tengo que sacar el pasaje.
besos

Miguel mejia dijo...

Mierda Dique ue huevada lo de la ropa, pero lo de los cansonsillos no da.

Mucho exito en la competencia y pon fotos en el blog, pero no como laultima que pusiste tuya en pose de calendarioa jajajaja.

Andre dijo...

Hola! No me conoces pero yo si a ti,no, no, a tu hermana, era mi guiadora =O)

Que bueno poder enterarnos de lo que pasa con nuestros deportistas por otros medios,se siente más real, que pena lo de la ropa... de nuevo!

Te deseo mucha suerte!!

Willy dijo...

Me imagino que la ropa la hicieron talla "Evo" y no hablo de la papada sino del ego. La suerte es para los que juegan lotería: dale con toda la cabeza que te quede, sabes que las carreras se ganan antes de entrar a la pista.
Abrazos de juk'umari

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

jukumari hermano, me he traido tu libro de Hunter T., te lo doy dentro de un ratito.
un abrazo grande