26 de octubre de 2008

Inconsciencia salvaje

Los detractores de EEUU, que se cuentan a puñados, suelen hablar de capitalismo salvaje. Con tantos años de lucha mediática, a causa de la Guerra Fría, estos conceptos se han trivializado, se han manoseado, han ido perdiendo fuerza y su contenidos se ha disuelto, pero no por ello han dejado de ser ciertos. Ayer salía un anuncio en prensa que invitaba a obtener licencia de conducir, “aunque ud. sea ilegal”. Y ese periódico circulaba de forma legal. Por razones pragmáticas, para alimentar este mismo sistema de acumulación de capital, se necesitan a los inmigrantes indocumentados. En una tertulia con Piyayo y Eva, años atrás, casi fui excomulgado de su grupo cuando comenté que ellos (mis amigos) y yo, nos “beneficiábamos” de este hecho. Creo que huelga decir que no estoy a favor de ello, pero hay que notar el abuso que nosotros como sociedad cometemos con la utilización (indirecta o no) de esta mano de obra más barata que permite que las economías que hacen uso de ella sean más “competitivas” y puedan seguir aumentando sus productividades, que luego de transferirse en beneficios, vuelven a circular, posibilitando el “dinamismo de las economías”. Entonces, en esta carrera por encontrar primero el hueco del consumo todo vale. Y en el país del Norte salta a la vista un poco más. Se ha exagerado en aguzar el ingenio para seguir incrementando el consumo. Comprar y comprar. Vivir y trabajar para consumir. Díganme si no, cómo es que Washington DC, una de las ciudades más aristocráticas del mundo, pueda tener un servicio de transporte público tan malo. La respuesta está en la pregunta: ciudad aristocrática. Lo malo es que EEUU en sí no es un país aristocrático, ni los millones de habitantes que mantienen a DC, como los alrededores de Maryland y Virginia. El sistema Metro es pésimo, con una hermosa alfombra pero con apenas ¡cinco líneas!, para toda la superficie que abarca. Con buses que terminan su servicio a las 8 pm, que pasan cada 30 o 45 minutos, por los carteles de parada ya que ni siquiera existen bancas para los ancianos que en días lluviosos se empapan resguardando las bolsas de la compra que han hecho en el supermercado. ¿Alguien ha pensado en el tema de sostenibilidad mientras viaja en su coche de cuatro metros de largo y completamente solo?. Seguramente que sí lo han pensado, como habrán pensado que la salud es un Derecho Humano al que todos pueden llegar si se lo proponen, llegar al sueño americano. Pregunten a los millones de indocumentados o a los que mueren en la frontera si es tan fácil llegar a ese sueño. Yo pude, y si yo pude ellos también, me dice alguien. Pero lo cierto es que en el mundo no existe trabajo suficiente para absorber a la enorme masa laboral que lo demanda. Mejor dicho sí existe pero está mal repartido. La alternativa es confusa y ahora no se vislumbra, más aún para los fanáticos y fundamentalistas del mercado. Malos tiempos se avecinan, sobre todo para los más indefensos. Ojalá que pronto encontremos alternativas o complementos para detener esta sangría. De momento me doy prisa, sino me toca esperar 45 minutos al siguiente bus.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

que haces por alla?

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

te respondo por emial.
saludos

Noelplebeyo dijo...

La crisis económica mundial parte, en gran medida de lo que comentas en este artículo. Se ha visto que el capitalismo salvaje, la salvaguardia mundial que EEUU ha querido encabezar, sin contar con nadie, da sus últimos coletazos. ¿ Será Obama el Mesías, como así prácticamente se presenta ? Veremos si los Lobbies le dejan actuar. Un saludo desde España

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

el que un hijo de africano sea presidente dice mucho de ese pa'is... son buenas se;ales, pero cambiar la cultura del consumo es muy muy dif'icil...
veremos.
un saludo y gracias por venir

Anónimo dijo...

Estados Unidos es una potencia en decadencia. Su sistema de salud, de educación pública, su infraestructura está cayendo a pedazos.

Pero discrepo en algo. Creo que todos consumen algo, así sea en el Tíbet o en toda Europa. El sistema es compra y luego serás otro.

Cómo escuché por ahí a un Americano, esta es la mejor democracia del mundo, pues el hijo de un immigrante, de raza negra, y de clase media, puede llegar a ser uno de los hombres con mayor poder en el planeta.

Ya quisiera ver en la real España, o Inglaterra, peor Alemania, Francia, que un hijo de imigrante, proveniente de una minoría étnica sea Primer Ministro. Y eso que ellos si tienen excelentes sistemas de transporte masivo, son supuestamente más cultos, y más pensantes que el común hillbilly que solo consume en Wal Mart.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Gracias por ese comentario tan inteligente. Tienes mucha raz'on.
Pero ese inmigrante que ahora es presidente ha ido a HArvard igual que su papá.
Entonces extrapolándolo y simplificando de manera absurda, digamos que si el hijo de Vargas Llosa, no Alvarito, sino otro imaginario, fuese presidente del Gobierno Español tampoco nos sonaría tan raro que un hijo de inmigrante fuese presidente.
No dudo que el sistema americano sea muy meritocrático, pero tiene fallas. Y no soy un eurocentrista. Pero creo que a la hora de ver modelos, nos venden que el modelo es el Yankee, cuando hay uchos que con imperfecciones caminan mejjor. Para ejemplos puedo darte Canadá, Suecia, Finlandia, Islandia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Australia, Japón...
Es mucho simplificar decir cuál es el mejor sistema, casi un absurdo, pero hay más opciones Y yo abogo por las opciones con posibilidades sociales.
Gracias y saludos