18 de diciembre de 2008

Alta Cultura Pop: Cirque du Soleil

Hace algún rato que ando pensando en el concepto de Alta Cultura. Mi intención no es rebatir a teóricos ni filósofos. Mucho menos de la talla de nuestro instruido filósofo boliviano HCF Mansilla que en un reciente diálogo publicado por La Razón y al que accedí a través de Ecdótica, afirmaba que él prefería la cultura más trabajada. Así dijo en una entrevista: ¿Cuán flexible es usted? Creo que poco, sobre todo porque me he criado en una sociedad que apreciaba valores —yo los sigo apreciando— que hoy están en decadencia. ¿Por ejemplo? El valor de la alta cultura en comparación con la cultura popular. En mi época de niño y joven, la alta cultura comprendía las obras importantes de las artes plásticas, la música clásica, la gran literatura, no las manifestaciones populares que hoy se aprecian como parte de un amplio concepto de cultura. Es muy difícil de cambiar esto, pues está profundamente escrito en el carácter de una persona. Entonces, es muy arduo que yo pueda apreciar la cultura popular. ¿Digamos el Gran Poder (fiesta folklórica de danza)…? No me gusta. Ese tipo de expresión simplemente no me parece digno ni de ser fomentado por el Estado ni divulgado por los medios masivos. Para mí es una manifestación de la vida cotidiana, no una creación cultural única, irrepetible, de gran calidad que luego de 500 años o más puede ser apreciada, como las obras de Mozart o los clásicos griegos. Esa cultura popular es deleznable, perecedera, está hecha para el consumo del día. Se parece mucho al consumismo de la sociedad capitalista, pese a que muchos de sus exponentes dicen estar en contra; yo no les creo para nada. Entonces, pienso yo que esa alta cultura debe ser un bien de valor único, en lo estético y conceptual. ¿Y qué pasa entonces con el Circo del Sol o Cirque du Soleil? ¿Son un puñado de payasos y saltimbanquis callejeros, o más bien un grupo de artistas rigurosos, en cuanto a plástica y forma?, ¿sus horas de ensayo, perfección o estudio profundo de este lenguaje pop del siglo XX y XXI son menores? Pues dejo ese debate abierto, sabiendo que hay teóricos y estudiosos cualificados para ello. Un importante intelectual de la historiografía , el británico Peter Burke, nos habla en esta inteligente entrevista de la distinción moderna entre alta cultura y la cultura popular. Para mí, este espectáculo es una muestra de virtuosismo interpretativo, creatividad, destreza física y deportiva, en fin, una maravilla visual y de sonidos. No quiero exagerar y meterme en disquisiciones sobre el presunto antielitismo cultural del peruano Roncagliolo y su supuesta negación de Godard, ni en la defensa del valor intelectual del arte hermético que hace en respuesta Faverón. Ni siquiera analizar el contrasentido del título de mi post. Simplemente quiero unirme a las miles de bocas que salen de una función del Kooza abiertas como cavernas. Fascinados viendo un arte eminentemente callejero, popular, que emerge de las alegorías del mundo, y de esa frontera mixta entre lo urbano y lo épico. Pasmados de ver este superestímulo para nuestros sentidos. Tuve la suerte de ir con un puñado de buenos nuevos amigos y algunos de ellos seguimos con la saliva chorreando. ¿cierto Ron?.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

entonces mi buen "amigo" el circo es arte? o está en la misma bolsa de tra la la?????
las piruetas representadas y realizadas por tantos años y por tantos cirqueros,de la misma manera, son un aporte al arte escénico????

Marcelo Paz Soldán dijo...

Yo pienso que existe una mal interpretación a lo que el Doctor Mansilla quizo decir. Elo circo puede ser arte o popular, ciertamente, pero es lo popular que a él no le gusta. Un saltimbanqui pidiendo un peso en la 4 de noviembre es probable que no sea considerado arte por el Dr. Mansilla pero si un artista que entrena desde sus 4 años para saltar con precisión milimetrica.
Veamos lo del Gran Poder, que es danza. Yo no creo que esa expresión artísta no sea del agrada del doctor Mansilla, sino lo popular que es. Músicos borrachos tocando desentonados (y, en algunos casos, desencajados). Lo sucede puede suceder con pintura (el grafitti es arte?)

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Amigo/amiga, cada propuesta tendrá su valor y será medida de forma distinta. Las generalizaciones son peligrosas. Habrán manifestaciones más investigativas, experimentales y novedosas y habrá también "más de los mismo", entonces algunas aportarán mucho y otras menos.
No sé en qué bolsa está Tralala...

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Entiendo lo que dices Marcelo. Se entiende lo que dice el Dr. Mansilla también, y muchas de esas ideas las comparto. Pero ahí justamente quería resaltar el valor de nuevas manifestaciones populares que se vuelven muy trabajadas y rigurosas.
Y en todos los campos habrá esa delgada línea que separe entre el hecho artístico y el artesanal...
Pero eso digo nuevamente, lo dejo para los académicos.
De todos modos es sólo una entrevista en un periódico y simplifico mucho las cosas.
Pero ese era el sentido de mi post, ser también popular.

Biography dijo...

Creo que la cultura "popular" a la que se están refiriendo constantemente forma parte del patrimonio de la humanidad y no debe ser deleznable. A lo mejor el Gran Poder no es la máxima expresión del arte, pero sin esa expresión "popular" mozart no habría compuesto ni una sola de sus sinfonías. Y eso por qué? El origen del violín, y de todos los instrumentos de cuerda de la orquesta sinfónica actual, está en un instrumento "popular" árabe, el rebab o en su evolución europea: el rabel. Los movimientos ternarios como valses y minuettos provienen de las danzas "populares" europeas. Lo que quiero decir es que es muy relativo qué es lo "culto" o elaborado y qué es lo "popular", porque están entremezclados. Sin lo popular lo culto simplemente no existiría, porque lo culto es un perfeccionamiento de lo popular. El concierto para charango y orquesta del maestro Villalpando no existiría de no ser por nuestra única y maravillosa (pero despreciada por algunos) cultura "popular".

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices Sara. Quiz'as el fil'osofo no lo quizo decir as'i, quiz'as s'i...
Son dos caras de la misma moneda la cultura popular y la alta...
Me gusta sobre todo saber tu opini'on ya que tu precisamente te dedicas a la m'usica l'irica.
Saludos

Sara Sabag dijo...

Hola Fadrique! Aprovecho para saludarte y felicitarte las fiestas. Espero que estés genial. Yo sigo tu blog seguido, me gusta mucho tu punto de vista tan abierto a todos los temas. Un abrazo!!! Sara.

Mauricio dijo...

Que circo!!! yo recuerdo que a pesar de haber conseguido el unico asiento ubicado detras de una columna, Varekai fue el mejor espectaculo que he visto hasta el momento (descontando conciertos claro esta).

Pestanhas, el 4 tienes un par de horas reservadas! ...bienvenido (casi)

Negro.

Willy dijo...

Dique querido:
La verdad es que el debate sobre lo popular y lo académico no va a terminar nunca, lo que sí es cierto es que a lo largo de la historia del arte, como bien apunta Sara, algunos de quienes grabaron sus nombres en lo más alto fueron despreciados por la academia en un principio (algunos no vivieron para ver su obra reconocida) y no terminaríamos de mencionarlos. Más allá de ello existe, es cierto también, una mirada casi displicente de algunos académicos hacia las manifestaciones de cultura popular, esa mirada maniqueísta que siempre viene desde arriba y se da el lujo de despellejar cualquier fenómeno haciendo análisis sociológicos / históricos / psicoanalíticos / feministas / ecologistas entre otros muchos y quitándole el valor real que estos fenómenos pueden tener: poner en común un sentir social. No vale la pena tampoco entrar en análisis estéticos pues al igual que los anteriores mencionados es meramente subjetivo.
Si al HFC (S.R.L. le aumentaron algunos amigos míos en una chupa) estas muestras de cultura no le parecen tales por su formación, qué pena por él, se pierde de experimentar esa vibrante riqueza de colores, sabores y aromas caleidoscópicos que tanto le falta a su importante obra.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Sarita, me alegro que le des duro al canto, espero verte en concierto pronto...
Negro, ya nos vemos.
Roco: Es el debate interminable, de todos modos me gustaría saber de verdad qué piensa HCF y no especular, como lo estoy haciendo, por una entrevista en La Razón.
Espero que nos reunamos pronto...

breddaotto dijo...

A q se refiere con popular, el blues, o el jazz son populares de Estados Unidos, es folk, Mozart tambien representaba a lo popular, en las obras de teatro que realizaba, el man era un bohemio, y le llegaba toda la escoria Aristocrata, la música "folclorik" que quizas conoscas sea la peor de nuestro País, la que sale en la TV, porque si quieres hablar de folk, pues habla de Manuel Chaprado, Zarate, Nova Lima, Ima Sumac, y hay un japones Shin Sasakubo, que toca música andina, te darás cuenta, que el cuento que te han establecido que si es Música clásica es buena, o cosas del extranjero, creo que antes de conocer lo extranjero conoce lo tuyo, y la mejor cosa para entenderlo es la experiencia.