16 de diciembre de 2009

De “embajadores” bolivianos y Mujeres Creando

Publicado en la sección columnistas del periódico Los Tiempos, de hoy -------- El año pasado inflé el pecho cuando la revista Foreign Policy - América Latina, a propósito de su selección de las 50 personas más influyentes de la zona, señalaba a Edmundo Paz Soldán por sus aportes intelectuales, creativos y analíticos. Aquellos días felicité a Edmundo por dicha inclusión, a lo que me respondió con modestia que se debía al salto internacional de Evo Morales y la coyuntura de Bolivia en el exterior. Esta semana, el periódico de más tiraje en España, El País, ha sacado un número de su revista semanal dedicado a las 100 personas de Iberoamérica que han marcado el 2009. Este rotativo, que suele o solía identificarse con el lado progresista, ha puesto en portada de esta lista a Lula da Silva y no hay menciones hacia Evo. Sólo dos bolivianos están en la lista (que también protagonizan personajes diversos como Cristiano Ronaldo, Penélope Cruz, Marta Domínguez o el reciente premio Cervantes, José Emilio Pacheco): El colectivo Mujeres Creando y el líder indígena Marcial Fabricano. Citado en la sección de Líderes regionales, Fabricano, en palabras del ex prefecto cruceño Carlos Hugo Molina, alentó la necesidad de una Constituyente inclusiva desde los años noventa; ocupó funciones públicas nacionales y regionales para respaldarla, entendiendo que la nueva Carta Magna no era el resultado de una propuesta colectiva y se opuso militante a ella cobrando duras represalias. Por su parte, en la sección Creadores, se encuentra el polémico colectivo Mujeres Creando. Ellas se definen como “un grupo anarcofeminista boliviano que actúa desde la premisa de la actitud creativa individual y se oponen firmemente a la injusticia y al machismo dominante”, buscando la creación artística como medio de expresión. Este grupo ha recibido fuerte atención en España. Manuel Borja-Villel, director del museo de arte contemporáneo español más importante, el Reina Sofía, les dedica algunos párrafos elogiosos, destacando su discurso “poético de paz” ¿? “sin fusiles” y lo “performativo” (sic.) de su obras provocadoras. Estas mujeres no se definen directamente como artistas, sino como activistas. Ello, dentro del debate artístico, atrae posiciones muy antagónicas acerca de la finalidad de la creación y expresión poética. Por un lado encontramos a los que defienden el arte como una forma o medio y luego están los que lo defienden como un fin en si mismo. Existen también los que lo conciben como ambas cosas. Mujeres Creando, se sitúa claramente en el primer grupo. Sus grafitis y presentaciones pertenecen claramente a una corriente rebelde, de lucha turbulenta, que logra el escándalo, el cuestionamiento y rompen tabúes de una sociedad que día a día, y a un paso excesivamente lento, deja de ser conservadora y machista. Más allá del debate ideológico, y dentro de la defensa de las libertades, es importante encontrar grupos diversos que se expresen, siempre dentro de un marco respetuoso, y qué mejor hacerlo que impulsando a las minorías, esas que no tienen voz o que la tienen baja. Bolivia da qué hablar con personajes como María Galindo o Evo Morales, ¿será que realmente nos reflejan? ¿Que reflejan una sociedad fragmentada, contradictoria, diversa, conflictiva y antagónica?

11 de diciembre de 2009

Copenhague y la cultura

Estos días los focos del mundo apuntan a Copenhague. Se están reuniendo los líderes políticos, pensadores, activistas, economistas, sociólogos y ecologistas de todo el planeta para diseñar la intervención en los próximos años en materia de lucha contra el cambio climático. Y como el arte tiene cierta correlación con los problemas sociales, se puede notar que aparecen estas temáticas en las preocupaciones creadoras, así como las inquietudes de los autores se transfieren a las preocupaciones de los que disfrutan de sus universos. En las “ciudades globales” se ha hecho eco de esta problemática mundial mediante distintas expresiones artísticas. El cine ha consagrado primero a Al Gore, con su comentadísimo documental Una verdad incómoda, que fue muy mediático no sólo por el contenido sino también por la repercusión política de su autor, ex vicepresidente de Estados Unidos y por su posterior corolario como premio Nóbel. Hay muchas “denuncias artísticas”, como la del fotógrafo francés Yann Arthus Bertrand y su mirada desde el cielo, o la exposición que este mes ha preparado la Royal Academy of Artrs de Londres “Earth”. Publicaciones prestigiosas de diseño también han destacado artículos sobre diseño sostenible, reutilización de materiales reciclados y usos de energías alternativas. Y en la capital danesa, donde se lleva la reunión, se ha preparado la exposición “Rethink”, que aglutina arte contemporáneo y cambio climático. El museo Smithsonian, dentro de sus dimensiones y diversidad temática, también cuenta con apartados dedicados a este fenómeno como “El Ártico: un amigo actuando de forma extraña”, “Cambio climático: su efecto en aves migratorias” o “El poder de alcance de El Niño” por mencionar algunos. Pero como la globalización no sólo afecta a destruir el planeta, sino también al flujo de información, estas preocupaciones fluyen muy rápido. En Bolivia se ha lanzado este año el libro y documental “El tiempo se está cansando”, investigación, recorrido visual y escrito de experiencias, sobre los efectos del clima en la visión nacional, realizado por Gruberg, Augstburger, López, Meruvia, Bustamante y la Fundación Gaia Pacha. Por su parte, el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, Rimisp, que cuenta con varios proyectos en Bolivia, aporta interesantes estudios sobre el Desarrollo Rural con identidad cultural y emprendimientos innovadores sostenibles. Luego, el arqueólogo Roy Querejazu, con amplia experiencia en la investigación, esta semana ha presentado el libro que combina naturaleza y fotografía "Bolivia: Imágenes de la Biodiversidad" También, entre otros microproyectos, el Martadero de Cochabamba lleva adelante estos días el taller de Libre expresión y educación medioambiental patrocinado por el Centro Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo. Además, van apareciendo iniciativas de gestión del patrimonio natural sin espolear sus riquezas naturales. Un punto importante de la gestión territorial es no sólo el aprovechamiento de la naturaleza para el desarrollo, sino también su protección y conservación. Una veta puede ser la creación de Centros de Interpretación, o el desarrollo de los mismos si ya existen, que no son otra cosa que “museos de la naturaleza”. Como individuos debemos repensar lo que estamos haciendo con nuestro patrimonio natural, y sobre todo lo que legaremos a nuestros “retoños”. --- Foto: Yann Arthus Bertrand

4 de diciembre de 2009

¿Las propuestas electorales [culturales] deciden?

Publicado en la sección Columnistas de Los Tiempos a propósito de las ofertas culturales de los candidatos para las elecciones presidenciales del domingo. Foto de Sergio Ribero. -------------- A estas alturas de la carrera electoral la gente estará saturada en cuanto a ofertas se refiere, más por el bombardeo mediático superficial y baladí que por una profundización y asimilación de las propuestas de gobierno. Pero, ¿se ha hablado sobre el papel de la cultura en el desarrollo integral de Bolivia? La ausencia propositiva en general, caricaturizada con la falta de debates electorales televisados, parece no importar a frentes como al MAS, pero no apunta a ser un factor decisivo en el resultado. Ante este vacío, decidí acudir a Internet. Busqué las páginas web de los tres candidatos punteros en carrera. No encontré la de PPB por lo que decidí buscar sus propuestas en redes sociales como Facebook donde sí tenían espacios, pero sólo de grupos de apoyo. Sí encontré las del MAS y UN. Para tener equidad de formas, decidí visitar el sitio de la CNE, con muchas dificultades La accesibilidad a esta página es intermitente y limitada, pero entrando a distintas horas del día, finalmente di con los contenidos. Las introducciones suelen ser parecidas en las tres propuestas. Pero en el ámbito cultural la cosa cambia. Por parte del PPB, mutis por el foro. Silencio sepulcral. Parece ser que la cultura no le importa a un frente que basa su plan de trabajo en la Seguridad, desestimando quizás que la mejor seguridad es la preventiva (y qué mejor que educar y dar opciones de ocio). Algo de refilón al turismo y a mirar a otro lado. En cuanto a UN, aunque comienzan con una tautología del concepto de cultura, se diluyen en el sentido antropológico, teórico y de inclusión social solamente. En cuanto a producción artística, gestión cultural y desarrollo de la expresión creativa nada concreto. También tienen apuntes en torno al turismo sostenible, de forma más sólida que PPB, pero siempre en una lógica de desarrollo económico (absolutamente necesaria) pero incompleta, ya que el Patrimonio (y su explotación) es sólo una parte de la Cultura. La propuesta más completa, con diferencia venía del MAS. Referencias complementarias como la Ley de Propiedad Intelectual, y otras propuestas directas en un grupo compuesto por 10 puntos, entre los que destacan, además de los muy manoseados conceptos de “descolonización”, otros relativos a catalogación internacional, a potenciación de industrias culturales, formación artística o una ley de protección y promoción del Patrimonio. Donde la propuesta hace aguas es en cuanto a la internacionalización y creación de redes de interacción artística. Hoy en día instituciones privadas como la Galería Kiosco o el Martadero cuentan con programas de intercambio y residencias. Lo vemos también con las productoras La Fábrica o Londra Films, ahora de moda con la película Y también la lluvia, pero con escasas o inexistentes colaboraciones estatales. La cooperación y “contaminación” cultural nos enriquece y es un rasgo decisivo que no se puede ignorar. No se trata de colonización ni de vergüenza a la permeabilidad. Al contrario, la tendencia es al sincretismo cultural dentro de unas raíces entendidas y asimiladas. Tampoco se especifican líneas de cooperación cultural ni directrices específicas en cuanto a desarrollo local. Estas líneas sí vienen especificadas en otros apartados pero no con referencia a lo cultural. Para ejemplos exitosos está el de la labor de la Cooperación Italiana en Uyuni con el turismo rural. Sobre Archivos y Bibliotecas tampoco hay referencias explícitas ni implícitas, entendiéndose éstos no como depósitos de papel, sino como instituciones vertebradotas de la memoria y de la Cultura. Está claro que las propuestas en esta materia no son decisivas. Y está por demostrarse si las propuestas de fondo lo hacen. Está también por demostrarse si las propuestas se cumplen. De todos modos podemos soñar... como me recordó mi amigo Nacho aquel grafiti: "Políticos, baste de realidades, queremos más promesas".

22 de noviembre de 2009

La Cultura 2.0 en red

Publicado en Los Tiempos de hoy. ----- La noción asociada a la web 2.0 hace referencia a la interactividad que hay basada en las comunidades de usuarios. Si hasta hace poco eran las grandes webs de información las que regían los contenidos, ahora son los interesados en éstos quienes asumen ese peso.

La cultura y el arte no han sido menos y se han adaptado poco a poco a este nuevo panorama. Las posibilidades de las integraciones en red, para la creación, difusión, promoción, comercio, o almacenamiento se han vuelto casi infinitas. En esto han influido de manera positiva las redes sociales.

Aunque hay detractores que las tildan de espacios pueriles y superficiales de cotilleo y chismografía, los espacios culturales se han beneficiado de estas herramientas.

Hoy en día no es raro que un museo importante, periódico serio o editorial significativa cuente con videos en Youtube, una cuenta de Twitter y otra de Facebook.

Los usuarios dedican cada vez más horas del día a interactuar en su red de contactos para transmitir información. Así, no será extraño ver colaboraciones o intercambios de “know how” entre escritores nacionales como Paz Soldán o Hasbún, incluso con otros foráneos como Volpi o Faverón.

Si antes Vargas Llosa, García Márquez, Cortázar y Donoso tenían que reunirse en navidad en Barcelona para discutir nuevas tendencias narrativas, ahora podrían hacerlo en un foro de Internet o a través de correos electrónicos grupales. No es lo mismo, por supuesto y sobre todo en materias tan humanistas, pero a la larga se facilitan contactos y proyectos comunes.

En cuanto a la difusión y exposición de nuevos autores, existen redes como Flickr, de exposición fotográfica. Artistas emergentes en Cochabamba se nutren de estas tecnologías para hacerse conocer. Lo ejemplifico sobre todo con los fotógrafos Sergio Ribero y Gumo. Ribero ya publicó sendas tapas de importantes publicaciones en Santillana. El editor de una de ellas, Maximiliano Barrientos conoció su obra por esta vía. Todavía no han expuesto en el MOMA ni en Patiño, pero miles de personas pueden disfrutar de su poderosa obra gráfica.

Los blogs también son espacios con gran potencial de difusión. Uno de los más importantes caricaturistas nacionales, Joaquín Cuevas, tiene el suyo: El Chico Larva.

Podemos encontrar artistas del diseño gráfico asociado a lo artístico y conceptual, como el blog Haga Arte-Arte de Origen u otros concernientes a relatos y narrativa alternativa como el de El Forastero, a cargo del escritor Miguel Esquirol, siendo uno de los más importantes blogs del país y pionero en estas lides.

Si hace algunos años era difícil ver a grupos de rock nacionales como Atajo o Llegas en Cochabamba, ahora gracias a estas redes, la información de sus presentaciones y discos está disponible casi en tiempo real. No será raro recibir noticias por “on-line” del grupo Cartel Afónico, las filmaciones de videos musicales de The Joti o de conciertos de la banda de tributos de rock de Alexis Trepp que estos días se junta con el ex vocalista a de Iron Maiden.

Mucho menos raro lo será recibir notas informativas de servicios de comunicación de espacios como el Martadero, el Siart, la Cinemateca Boliviana o el Ministerio de Culturas.

La red trae beneficios innegables para el desarrollo la cultura, desde productos tan dispares como los informes de la UNESCO, pasando por estudios y publicaciones virtuales hasta su función como archivo. Esta última es la gran revolución del ciber mundo: el llamado “Cloud Computing” o que es el almacenamiento, ya no en nuestros discos duros sino, en memorias situadas en algún punto del planeta.

17 de noviembre de 2009

El ciclista Soliz y la “contra”

A propósito de los Juegos Boliviarianos (Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Perú y Panamá) que se disputan en Sucre. Publicado en la sección columnistas de Los Tiempos. ------------- Es algo complicado tener que esperar a lograr un oro bolivariano en “casa” para recibir reconocimiento real y una tromba de fotos, elogios y atenciones de las instituciones públicas (o mejor dicho de sus dirigentes). Estos días, tras el exitazo de Óscar Soliz, ganador de la prueba de contrarreloj (contra) individual de ciclismo en ruta en los Juegos Bolivarianos de Sucre, los políticos se frotarán las manos y sacarán rédito político a costa del sudor del potosino. Los encargados de propaganda nos recordarán la bicicleta que Evo Morales le “regaló” a Soliz. Le regaló una bici con dinero público probablemente, con el de todos los bolivianos, y si no, debiera haber sido así, un deber no un obsequio deliberado. Pero no es momento de polemizar. Sino de felicitarnos. Y felicitar a Óscar. Por fin nos daremos cuenta, gracias a la repercusión mediática que tiene organizar unos juegos que salieron adelante gracias a la paciencia de nuestros países vecinos (de tolerar las aberraciones que el comité organizador y las autoridades competentes en materia de deporte y fomento nacional han llevado adelante), de que tenemos deportistas serios capaces de entrenar varias horas al día y de sacrificar mucho por sus ilusiones. Así, Soliz, será portada en casi todos los periódicos esta semana (por lo menos debería serlo) y se lo merece. Pero no sólo por la victoria del domingo, que fue asombrosa. Sino también por las temporadas y progresión que demuestra. Sendos podios en las dos primeras versiones de la Vuelta a Bolivia y una general de la finada Doble Copacabana están en sus estanterías entre otras galas. Es el deportista de Bolivia más en forma y quizás el más importante de la década, a juzgar por resultados en pruebas exigentes y competitivas. Existen otras figuras emergentes en el mundo de la bicicleta nacional. Ya lo demostraron la década pasada los hermanos Martínez o Agostopa, estos años Yamil y Gallardo, y lo refrendan novísimas como Zubieta o Cotumba. El riesgo que se corre es que los patrocinadores, a causa de los escándalos internacionales, consideren este deporte bajo sospecha constante y disminuyan sus ayudas privadas. El público en Bolivia no está contaminado en este sentido y esperemos que los deportistas tampoco. Ojalá que este éxito no sea una victoria efímera (de un sólo atleta) y continúe la tendencia de profesionalización deportiva. De momento las autoridades han hecho poco o nada para lograr este objetivo. Si hay figuras nuevas, casi siempre lo logran a base de ayudas personales y familiares. No de estructuras. Por ahora nos queda felicitar a Soliz y a los que traerán medallas estos días. No olvidemos que este año jugamos en casa. Atentos a atletas como Irusta, Cornejo, N. Sánchez, Aruquipa, Ugarte, Aldo González o Pillco. Varios van a traer oros que no pueden ser recibidos con sorpresa en cuanto a su búsqueda: estos atletas vienen derramando mucho sudor y esfuerzo desde hace años. Adelante compañeros.

16 de noviembre de 2009

Amargura Dulce

En todos los países, pueblos y culturas, siempre han existido cronistas populares, que cuentan las historias de las calles. Algunos, muy hábiles las tejen y enredan (concepto prestado de mi amigo Ramón Rocha) ardides y trucos, otros apelan al humor, mientras hay los que toman simbología. No son exactamente poetas, ni cuentistas, aunque si narradores del pueblo. De este nutrido grupo, se desgrana otro que narra con música. Antiguamente se les llamaban juglares, rapsodas o el adjetivo desempolvado en Cuba, trovadores. Hoy les llaman cantautores aunque no es necesariamente un género. Porque hay cantautores rock, después de todo Joaquín Sabina anota que el rock y la rabia comparten ADN. En Estados Unidos, un descendiente judío los reinventó: Robert Zimmerman, más conocido como Bob Dylan. Unió acertadamente letras muy bien pulidas (algunos le sugieren cono nobelizable) con mensaje político y popular. Es muy fácil encontrar versiones de estos especimenes en varios países, contextos y hasta subgéneros, unos más eléctricos y otros más melódicos. Es una bolsa difusa en la que podemos meter autores dispares como Jara en Chile, Charly o Gieco en Argentina, Gainsbourg en Francia, Veloso en Brasil, Silvio y Pablo en Cuba, Cohen en Canadá o el mismo Grillo Villegas en Bolivia. En España, junto con su amigo Serrat, Sabina es uno de los más influyentes del último cuarto de siglo. Ambos precisamente volaron por América y Europa el año pasado con su gira “Dos pájaros de un tiro” que para hacer pleno en Sudamérica sólo le faltó Bolivia. En todas las presentaciones volcó taquilla. Ahora, tras cuatro años lejos de los estudios, Sabina ha editado su nuevo álbum: Vinagre y Rosas. Vuelve el relator musical popular español por antonomasia para contarnos los sabores que le vienen a la boca con más de sesenta años. Quizás se percibe avinagrado, ácido como el limón, pero que en la boca resulta un postre posible de disfrutar. Es un autor que recurre a la sátira, muchas veces plasmada en sonetos cantados, amigo de la noche y de las prostitutas, bohemio pirata y enamorado de América Latina, aunque sólo sea por su actual pareja, la peruana Jimena Coronado. Recordemos que “el genio de Úbeda”, como le llaman, ha colaborado con dispares artistas como Chavela Vargas, Charly García, Jorge Drexler, Manu Chao, Fito Páez, Pablo Milanés, Víctor Manuel o Ana Belén, por citar sólo algunos. Sabina vuelve a sacar de su sombrero de bombín, colaboradores para este disco. Entre ellos destacan dos, por un lado el grupo de pop más en forma en España, Pereza y por otro, se deja querer su amigo y poeta Luís García Montero. Además de usar textos de Violeta Parra, en algún coro interviene el futbolista del Real Madrid, Guti ¿?. La gira comienza este fin de semana en España y llegará a Argentina y Uruguay a partir de diciembre. Parece que todavía hay Sabina a pesar de sus 60. Lo que más me gusta de él: sus ganas de vivir al límite, su fuerza narrativa y su sorna.

6 de noviembre de 2009

Metiendo la nariz en la Seminci

Publicado en El Portalvoz a propósito de la experiencia de un miembro del clan Iglesias (de narices prominentes) en la Semana Internacional del Cine de Valladolid ---- A penas me asomé al centro de la ciudad para ver la vidilla que respira Pucela (como llaman a Valladolid popularmente), noté que las calles estaban empapeladas de alfombras rojas. Ya se imaginarán como acabaron al cabo de unas semanas; si no, se los cuento: llenas de mierda y colillas de cigarro. Aunque esto no sea San Sebastián, ni Cannes, ni Berlín, ni Sundance o Venecia, es Valladolid. No he estado en los anteriormente citados, pero no creo que sean tan íntimos y accesibles como lo es éste. Si lo ponemos en términos analíticos, estos grandes eventos tienen una pendiente de rendimiento creciente (para disfrute del espectador) pero corren el peligro de perder intimidad y sabor personal, y econtrar un punto de inflexión en el goce de visitante medio o de calle. Se exhibieron más de 200 pelis en 13 espacios. Algunos de lo más variados como auditorios de bancos (Cajaespaña), museos (el Patio Herreriano) o auditorios musicales (Delibes). El que más ilusión me hizo fue el reinaugurado Teatro Zorrilla donde estaba instalada la sección Punto de Encuentro, en concordancia con el festival y con la sección que proyectaba, era un asunto íntimo y casi espiritual en un teatro pequeño, barroco y elegante. Lástima que no pude intimar con ningún semincero o cultureta, de esos que se dejan la barba durante el festival, pantalones a cuadros, faldas abombadas de lino al tobillo y bufandas palestinas. Todo acorde con lo alternativo, tan de moda. A la gala de inauguración no pude colarme, aunque traté. No por la cocina, como alguna vez lo hiciera con mi amigo Bruno. No lo logré. Ni palco ni fotos. Tampoco besé a Natalia Verbeke en la clausura y me quedé con las ganas. Me tuve que conformar con ver a los famosos cual matahari desde una pequeña gradería instalada al frente del recinto principal, el Teatro Calderón de la Barca. Eduardo Noriega escuchó mis chillidos de “¡machote!” (según mi hermana un bombón). También me escuchó la hija de Chaplin, Geraldine (que saliera en la peli boliviana El día que murió el silencio y en otra de Almodóvar) chillarle “hazme un hijo”, aunque inmediatamente reparé que había pasado de la quinta década hacía rato y que dejarla preñada se antojaba complicado por mucho que el genoma humano y la fibra óptica se hayan descubierto. Me tuve que conformar con la pantalla gigante de la calle para escuchar, a Carlos Saura o a Paul Laverty que es guionista de Ken Loach (ganaron el festival de Cannes hace tres años y varias veces Valladolid) y que escribió el guión de la peli También la lluvia, que actualmente se está rodando en Cochabamba y de la que no sabemos qué cambalaches hay entre actores (¿Gael García Bernal?, alguna querrá un hijo también), productores y vecinos del lugar de Villa Tunari. Volviendo a la Seminci, entre peculiaridades varias, destacaron algunos restaurantes que acordaron denominar sus platos con nombres de actores, escenas y películas impactantes. También hubo un concurso para escaparates y vitrinas, siempre relacionadso con el cine. Las tiendas de moda fueron las más atentas. Juanma Bajo Ulloa, director de la popular Airbag presentó su documental Distrito 14, que versaba sobre la definición de éxito (¿es equivalente a fama?. Para él no). Le hablé en el coloquio, muy accesible (yo, ¡por supuesto!) y le encontré al día siguiente por la calle. Y así como Valladolid fue el centro del sistema, por lo menos el sistema alternativo del cine durante esa semana de diez días, la vida volvió a la normalidad. Las estrellas, entre las que había algún deportista de élite (Manolo Martínez presentó su peli), los políticos, los nostálgicos que alguna vez vivieron en Valladolid y que ahora toman una semana de vacaciones para disfrutar del festival y algunos turistas culturales se fueron por donde vinieron. Y ahora esperar al 2010. Nos vamos con la sensación de que esto vale la pena. A ver si así se justifica que, de los 5 o 6 principales patrocinadores todos eran provenientes de fondos públicos (TVE, el Ayuntamiento, la Junta, la Diputación, Cajaespaña, y hasta los ministerios de Cultura, Fomento y Cooperación). De los ganadores no comento mucho. Para eso pueden visitar la prensa o la web del festival que seguro será más precisa. Aquí solo encontrarán lo que les conté: chismes, cotilleos o impresiones personales.

27 de octubre de 2009

“Estigmas”: De las pistas al cine

A propósito del debut de Manolo Martínez en el cine ----- Encontré a mi amigo Depa, redactor de la revista Runners el sábado y le dije que esta semana estaría a tiempo completo con la Semana Internacional del Cine de Valladolid. Me dijo que le haga una pequeñísima crónica. Salió publicado en la revista versión electrónica. Ésto salió: ----- Marta Domínguez, Juan Carlos Granado, Mayte Martínez, su mánager Alberto Armas… Todos vinieron a ver a Manolo Martínez recibir aplausos sobre el escenario. Pero esta vez no se trató de una premiación deportiva. Tampoco una competición. Esta vez los focos alumbraban sus robustos hombros a causa de su debut en el cine, como actor de una película de ficción, nada menos que ante el público castellano y en uno de los festivales de cine más importantes de España: la Seminci de Valladolid. Nervioso –así se definió él- saludó al casi abarrotado auditorio del teatro Calderón de la Barca antes de la proyección. Uno diría que después de haber sido campeón del mundo de lanzamiento de peso (bajo techo) o finalista olímpico nada podría poner nervioso al capitán del equipo atlético español. Pues sí. En “Estigmas” vimos a Manolo encarnar la antítesis de lo que su personaje atlético es: un fracasado vagabundo, errante, falto de oportunidades, enganchado al alcohol, al que le sangran las manos y no encuentra su espacio vital. Es el antihéroe y no esperen ver historias épicas o deportivas. Así, Manolo actúa con una sensibilidad que podemos presuponer reservada para los artistas provenientes de la academia o del mundo de la bohemia. El director, Adán Aliaga, toma riesgos para llevar adelante su segunda producción cinematográfica, entre ellos la fotografía, la pantalla a blanco y negro y una historia traída del cómic. Otro, el de apostar por un debutante en la gran pantalla. No así un debutante en cuanto a los grandes retos, las fuertes presiones o el trabajo férreo. No obstante, la sensación general de la gente al salir de la sala pareciera que no profetiza la Espiga de Oro para el film. De todos modos, Manolo, en cuanto a galardones, ya tiene muchos.

26 de octubre de 2009

¿E-Books o el papel de toda la vida?

(A propósito de la Feria del Libro de Frankfurt) Acaba de terminar la Feria Internacional del Libro de Frankfurt. El referente en cuanto a volumen de negocios y publicaciones a nivel planetario. Si bien existen otras como la de Guadalajara, que está llena de eventos para el público en general y los escritores, la feria alemana atrae principalmente a editores y empresarios del mundo editorial. Este año uno de los puntos centrales del evento se ha referido a la inminencia del libro electrónico. Aunque existan nostálgicos como Vargas Llosa o Javier Marías, que sutilmente desaprueban el salto “cualitativo” que nos ofrece la tecnología a riesgo de perder el soporte del papel, el debate está servido. A la gente (por lo menos a la del siglo XX) le gusta palpar, oler, manosear digamos, un libro en papel. Pero veamos el lado práctico del asunto. ¿Qué era lo que contaba Bolaño, Rushdie o Donoso de sus experiencias de vida en París, Barcelona o Nueva York?. Contaban que parte sustancial de sus maletas, cuando viajaban, se llenaba fundamentalmente de libros. Y es que tampoco hace falta que nos lo cuenten grandes escritores. Si en un viaje una aerolínea convencional permite, de media, 30 kgs, por muy poca ropa que uno introduzca en el equipaje, más de 15 libros es difícil de embutir; eso, descontando los posibles males lumbares que semejante lastre puedan ocasionar o el deterioro de los textos por el traslado y la humedad. Entonces, para un escritor, editor, periodista, viajante o persona común que en la actualidad viaja exponencialmente más que hace algunas décadas, ¿cuál es la des-utilidad de viajar portando un libro electrónico con una memoria de muchos “gigabites” en los que caben miles de libros? (y miles debe ser considerado literalmente). Una ventaja importante que ofrece el E-book es la velocidad y simplicidad con la que se pueden obtener las obras. Estaríamos al alcance de un libro en una tienda de Oporto, en El Ateneo de Buenos Aires o en el Soho de Nueva York, en tiempo real. Además de que su uso podrá dinamizar el comercio editorial, algo maltrecho en estos tiempos de crisis global. Siguiendo con las ventajas, en un texto electrónico, se pueden hacer búsquedas asociadas a ciertas palabras. Es decir, que si introduces la palabra “Cochabamba” en la obra de Vargas Llosa, posiblemente esté repetida algunas veces. Antes, para encontrarla, teníamos que acudir a un profundo estudio antropológico o biográfico de la obra del autor peruano. Ahora con sólo buscar la palabra en el documento electrónico aparece subrayada todas las veces. Si bien los textos bíblicos cuentan con la Concordancia (libros que tratan sólo de referencias), estos trabajos son escasos y difíciles de obtener. El problema de esta tecnología respecto de nuestra lengua es que las traducciones todavía son escasas en relación con lo editado en soporte papel o en el idioma inglés. Hoy por hoy, tampoco somos conscientes de los problemas derivados que pudiéramos sufrir con la apertura a esta tecnología. Apenas hay estudios acerca de las “contraindicaciones” del libro electrónico. Claro, los detractores no se fijan que leyendo un libro de bolsillo de 600 páginas también nos podemos quedar ciegos. Además, en cuanto a sostenibilidad se refiere, el papel ocupa mucho espacio y está asociado a la tala de árboles. Tendremos un tiempo para pensar los pros y contras mientras las grandes empresas como Sony o Amazon deciden si somos los suficientemente rentables como para transformar el material comprendido desde Alejandría hasta la nueva novela de Rodrigo Hasbún.

21 de octubre de 2009

Apuntes Deportivos. A propósito de Juegos y Federaciones

Apunte número uno: Juegos Boliviarianos 1.1 Juegos Bolivarianos (Perú, Ecuador, Panamá, Bolivia, Colombia y Venezuela) con sede en Sucre para septiembre de 2009 son postergados a noviembre, según fuentes oficiales no “sólo” –sic.- por falta de infraestructuras terminadas sino también por decisión técnica ¿?. 1.2 Juegos Bolivarianos de noviembre peligran por falta de conclusión de obras. Los Juegos, en esta ocasión tendrán 7 subsedes. En los Juegos de Colombia 2005 hubieron 4. En los de Cochabamba y Santa Cruz de 1993 hubieron 2. ¿Se realizarán?. A ver si los políticos pueden ser los únicos capaces de que ocurra el milagro 1.3 Se ha ayudado al equipo nacional lo suficiente. Me causó gracia y pena a la vez una nota que salió en prensa boliviana en septiembre que decía: llegan entrenadores y técnicos para preparar a los equipos nacionales. ¿EN SEPTIEMBRE?. ¿Cuanto todo ya está hecho (me refiero a la planificación del entrenamiento)?. Los políticos suelen creer que se entena la noche antes de la competición. Esto me recuerda cuando me observaban las noches previas a mi prueba en Beijing el no entrenar. El entrenamiento (por lo menos en atletismo y natación) a última hora sólo produce sobrecarga. El entrenamiento se hace meses y años antes. 1.4 Otra vez con la planificación. Que los políticos y organizadores cambien la fecha arbitrariamente, a semanas de los juegos y que la retrasen alegremente “dos mesecillos” es de vergüenza absoluta. Para un neófito en planificación y periodificación deportiva cambiar la fecha de la competición principal 60 días es un detalle menor. Para un entrenador, es hacer magia. Los deportistas no son máquinas y no pueden rendir a alto nivel todo el año. Hay que escoger fechas de picos y valles de forma física. 1.5 Hay un precedente: Los Juegos Odesur fracasados de La Paz 2006. Apunte número dos: Juegos Olímpicos 2016. Si bien el criterio escrito en cuanto a la designación de las sedes olímpicas no es el de la rotación continental, quizás con un dato debería ser suficiente para que la decisión tomada se justifique: NUNCA unos Juegos Olímpicos fueron en algún país Sudamericano. Ya tocaba, por lo menos para justificar la decisión de un organismo como el Comité Olímpico Internacional que pregona la accesibilidad de los países marginados y la internacionalización. Río de Janeiro se merece su asignación como sede de los Juegos Olímpicos de 2016. Otro debate es si un país pobre justifica su inversión a costa de otros gastos. Pero ese es asunto del gobierno brasileño. En 2007 organizaron de manera impecable los Juegos Panamericanos. Nótese que esos juegos, luego de los olímpicos, son el evento deportivo y cultural más grande. Y lo hicieron de manera brillante. Los JJOO tienen 11000 atletas participantes. Los JJPP tienen 6000. Para ser un ensayo general, lo pasaron con nota alta. En los 9 años que hay entre uno y otro evento, todavía pueden alcanzar la calidad esperada. Río 2007 no tuvo nada que envidiar (salvando las diferencias de tamaño mencionadas) a los Juegos de Atenas. En España como es lógico se habla de “injusticia”. “Amaño”. “Irregular decisión”. Pienso que Madrid podía haber sido una magnífica sede, pero que Río se lo merece más que nadie. Apunte número tres: Es respecto de una nota de prensa que salió publicada en El País a propósito de la sanción por dopaje de la atleta nacionalizada española Josephine Onyia. Dice la nota de Carlos Arribas: “si el 13 de septiembre de 08, en vez de correr en Stuttgart lo hubiera hecho en Lausana o Barcelona, por ejemplo, no hubiese dado positivo por Clenbuterol ya que pocos laboratorios detectan la sustancia. Así argumentó la Federación Española de Atletismo la exoneración de Onyia ante el TAS (tribunal arbitral del deporte)”. El artículo sigue: Uno de los árbitros del TAS, español dice, con razón: “argumentar que un deportista debe poder escapar a las consecuencias de tener una sustancia prohibida en su cuerpo porque sólo unos pocos laboratorios acreditados podían detectarla… es lo mismo que defender que un ladrón debería ser dejado libre porque si no hubiera sido capturado por el policía más rápido, se habría escapado” Saquen sus conclusiones. Nota completa. Apunte número cuatro: Por el blog Ciclismo2005 me entero de que Jesús Losa, médico del Centro Regional de Medicina Deportiva de Castilla y León (de Valladolid), que ya tuvo problemas con ciclista (David Millar, Ibán Mayo), vuelve a estar en problemas con la justicia. Hacen eco de la noticia, destapada originalmente por la revista Interviú, El País y algún otro medio. Tuve que comprar la mencionada revista, que suele combinar chicas en pelotas con artículos más o menos sensacionalistas para leer los mensajes de texto que Losa mantenía con sus atletas. “Feliz navidad y que nadie de positivo”. Salud, hombre, que le aproveche el negocio. Eso es, negocio. Algunas referencias en la web: -El País -Interviú -Ciclismo2005 ----- Foto: www.rfea.es

19 de octubre de 2009

La Guerra del Agua desde el lente español

Andaba en tomándome una cerveza en un festival de música en Cochabamba, cuando en él veo a un amigo a la distancia, Phillip. Le digo: viejo, ¿te acuerdas cuando fuimos al ciclo de cine español presentado en Patiño?, ahí vimos una película española que se llama Mataharis, intimista y que trataba de unas mujeres, espías, con relaciones afectivas deterioradas… pues esa mujer que está ahí al frente, se parece mucho a la directora”. Él amigo me responde que efectivamente era ella, Iciar Bollain y acto seguido me la presenta, contándome que él, el amigo, es parte del equipo que trabaja en la nueva película de la española, y que se rodaría en Bolivia este año. Así fetichista como soy, me acerqué a aquella mujer que me impactara tanto en 2003. Ese año, Bollain estrenó la que a fines de temporada sería la mejor película española (ocho premios Goya apuestan por ello). El largometraje “Te doy mis ojos”, trataba la violencia doméstica de una forma brutal y desgarradora pero sin regodearse en la sangre (no se ve ni gota) ni en la violencia meramente explícita. Uno de los éxitos es que logra perfectamente conectar al espectador, en mi caso hombre, y hacerle entender fácilmente que la violencia doméstica no es asunto –para nada- sencillo. Ya con el bichito dentro y la afinidad por el estilo de la directora, pude ver el cortometraje “Amores que matan”, en una antología del mejor cine corto español, con el mismo protagonista de esa peli, el gallego Luis Tósar, y de la misma temática: la violencia y exclusión de género. Además ella tiene larga y destacada trayectoria como actriz. Aquella noche del festival, Iciar (me imagino que aburrida de repetir una y otra vez) no me quería hablar excesivamente de la producción del film (que a mí me atraía mucho) sino de experiencias nacionales. Para hablar del film me remitió a su productora en España. Aún así, me contó otro bombazo. El guionista de su nueva propuesta resultó ser el escocés Paul Laverty, quién usualmente escribe los guiones para los films de Ken Loach, uno de los directores de cine independiente más importantes del mundo. Loach, con los trabajos de Laverty, ha ganado la Palma de Oro en Cannes en 2006 por “El viento que agita la cebada” entre otros muchos premios. Además, entre los actores que intervendrán en el rodaje estarán el mencionado Tósar (también hace un papel brillante en “Los lunes al sol” mejor film español y Concha de Oro en San Sebastián en 2002) y nada menos que el actor latinoamericano del momento, Gael García Bernal. La Guerra del Agua es el marco de la obra. Hecho muy difundido en todo el mundo como ejemplo de estudios, organismos, movimientos y activismo antiglobalización. Tendremos que esperar el próximo año para poder ver, “También la lluvia” en uno de esos festivales prestigiosos por donde esta gente ha desfilado varias veces, para disfrutar de un cine social y culturalmente cercano, y así vernos en el espejo, desde otra óptica.

9 de octubre de 2009

La Odisea de César Brie

El desempleo. El subempleo. El miedo al otro. El racismo. La migración. La espera. La búsqueda. El recuerdo. El olvido. La nostalgia. La fuga. La esperanza. La perdición. Y sobre todo la partida. Esa partida, que 18 años después de que César Brie, director del Teatro de los Andes (TdA) llegara a Bolivia, a Yotala, vuelve a hacerse presente e inevitable. Brie se va, no sabemos dónde, y deja el timón del grupo. La Odisea, nueva puesta en escena del TdA, es la representación clásica del éxodo, escrita hace varios siglos en la antigua Grecia y re escrita por Brie. Ha pasado todo este tiempo siguiendo tan actual, y llega a nuestro contexto. Bolivia, como es sabido, sufre de corrientes emigratorias importantes. En cuanto a la inmigración (hace varias décadas ya sucedió con Liber Forti) en las últimas dos décadas el teatro nacional ha sido fuertemente influido por el TdA y la llegada de Brie, creando “escuela”. Su importancia en el teatro antropológico y contemporáneo es innegable. Brie, argentino vivido en Dinamarca e Italia, ha construido obras memorables. Otra vez Marcelo, El Sol Amarillo o la Iliada son trabajos que todavía están en la memoria de los que nos aventuramos a pisar los teatros. Una de sus fortalezas es que no se trata de manjar sólo de eruditos, sino también que se trata de propuestas disfrutadas ampliamente por los menos asiduos a las salas. La Odisea, compuesta por dos actos que duran casi tres horas, y que cuenta con once actores en escena de países diferentes (Argentina, Bolivia, Italia, Brasil, Francia, EEUU, etc.), encarna en concepto, fondo y forma lo que representa su obra. Detrás de los personajes hay fragmentos de sus propias historias, algunas muy íntimas. La escenografía, a cargo del también protagonista de la obra, Gonzalo Callejas, es minimalista y aparentemente sencilla. Se trata de una cortina de bambúes y totoras, pero que no solamente corre en horizontal y vertical, sino en todas las direcciones, complementada con una línea gruesa de arena al borde del escenario. Ahondando, quizás sin quererlo, en el concepto del destierro, Brie ha decidido dejar la dirección del grupo. Incómodo en Chuquisaca tras la exhibición de su polémico documental “Ofendidos y humillados”, ha escogido ahora otro camino, y apunta hacia el trabajo audiovisual. En palabras de él mismo: “Quiero proteger al grupo de la erosión de nuestras relaciones. También de las agresiones” y se despide de la misma forma que en el texto…“Adiós mis amigos, mis cachorros, hasta la vista.” La Odisea le acompaña casi tres años, entre la escritura del texto, los seminarios, la puesta en escena, etc. lo que para el teatro nacional es un largo recorrido. Muchos elementos se resuelven con maestría. Música interpretada en escena (dirigida por Pablo Brie), provocan risas y llantos. Danzas y Zancos. Erudito y popular. Una mezcla bien articulada. Todo el montaje se ha representado en Italia el primer semestre del año (en italiano). En Bolivia hemos podido disfrutar de cuatro presentaciones en La Paz durante el mes de agosto. Estas semanas estarán en España, en el Festival de Teatro Contemporáneo Iberoamericano de Almagro, donde Brie es el invitado especial (el año pasado lo fue el ecuatoriano Arístides Vargas) y posteriormente en el Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz. Así, podríamos disfrutar de La Odisea en 2010 en Cochabamba. Debido a las limitaciones espaciales del Martadero, la obra no podría representarse allí, siendo el único sitio posible el Teatro Achá. Esperemos que las negociaciones vayan por buen camino y podamos disfrutar del actual mejor teatro nacional y uno de los grandes de la región. En caso de que su impaciencia sea más grande y no puedan esperar al 2010, pueden adquirir el texto de la adaptación de Brie, “Odisea”, en la Feria del Libro en Plural Editores.

20 de septiembre de 2009

Desinformación en escena (a propósito del festival de Teatro Péter Travesí)

Una de esas aciagas tardes de domingo quise saber en qué quedó el festival nacional de teatro Péter Travesí, discontinuado el año pasado, cuándo se realizaría y quiénes participarían en él. Mi intuición inicial, ya que no vi pósters, ni volantes en cafés y eventos culturales, ni pasacalles, ni anuncios comerciales en prensa, ni en redes sociales electrónicas tipo Facebook o Twitter, hizo que acudiera al buscador de internet Google, tecleando “Festival de Teatro Péter Travesí”. El primer vínculo actualizado que apareció era del Ministerio de Culturas (http://www.minculturas.gob.bo/index.php?option=com_content&task=view&id=972&Itemid=1) y la nota comenzaba así: “El XVIII Premio de Teatro Peter Travesi que se desarrollará en la ciudad de Cochabamba desde este 21 al 27 de agosto”. Ante este anuncio, dudé si se refería a la gestión 2010 o si más bien se trataba de una nota vieja de archivo. Pero lo que me desconcertó más aún fue que la nota estaba fechada en 1 de septiembre con actualización en 3 de septiembre. Acudiendo a más fuentes para saciar mi curiosidad, seguí la búsqueda y fue este mismo periódico el que me ayudó, con una nota que indicaba que el festival se desarrollaría entre el 21 y el 27 de septiembre, haciéndome dar cuenta de que la información de la web del Ministerio simplemente respondía a una errata. Leyendo la nota de Los Tiempos, noté que el grupo encargado de abrir el festival era Bogatir de La Paz con Cómic. Me alegré por la propuesta escénica, que disfruté (y bastante) en el festival de La Paz y también en el Festival Bertolt Brecht de Cochabamba del año pasado, pero me dejó pensando que para la apertura de uno de los festivales más importantes del país, se podía haber acudido a un estreno, incluso del mismo grupo Bogatir. Siguiendo con mi colecta de información, ante la imposibilidad de dar con página o blog alguno del festival, recurrí a las guías culturales locales como El Guía o el “Programa Cultural de Septiembre” de la Oficialía Superior de Cultura de Cochabamba. El primero, que responde a una iniciativa privada de las fundaciones culturales de la ciudad y que no es excluyente, sino todo lo contrarío, no registraba información. La persona responsable de su edición me dijo que en ningún momento los organizadores del festival se comunicaron con ella ni con gente de la publicación. En cuanto al programa de la autoridad edil, el festival se repite hasta doce veces en un folleto de 32 páginas pero la información es la misma siempre: lugar, comité organizador y dirección. De las obras, directores y dramaturgos no se menciona nada. Nótese que éste es el único festival en el país que ha contado con dotación económica pública en 18 versiones. Es decir, amigo lector, que lo pagamos entre usted y yo. Además que no ha podido sumar apoyo privado en otras ediciones y que contrasta en demasía con el exitosísimo Festival de Teatro de Santa Cruz que organiza la Asociación Apac o con el recién concluido Festival de Danza Contemporánea que organiza tan bien la Fundación Patiño. Ya con el escozor, intenté informarme de actividades paralelas que todo festival que se precie de serlo contiene, como coloquios, talleres o exposiciones relacionadas, acabando con la misma sensación de aquella tarde. Incertidumbre. Espero que a partir de mañana, día de la inauguración, mis dudas se disipen y disfrutemos de buen teatro, que tanta falta hace en Cochabamba. --- Foto: Teatro El Masticadero

13 de septiembre de 2009

Música, festivales y primavera

Publicado en Los Tiempos de hoy. ----- Llega la primavera y a todos nos aumentan las ganas de salir a la calle. Aunque no nos habíamos quedado encerrados en casa precisamente, ya que el clima de los valles y llanos bolivianos no obliga a hacerlo, por lo menos nos cubrimos más las carnes y la billetera durante junio, julio y agosto, con las enormes y desconcertantes excepciones de fiestas que nadie puede parar como Urkupiña, el Gran Poder o la Entrada Universitaria. Durante los años 60, de grandes luchas sociales y descontentos causados por la guerra de Vietnam en Estados Unidos, muchos jóvenes encontraron una válvula de escape para sus ideas, excesos, creatividad y desenfreno. Así nació Woodstock en una enorme granja en el Estado de Nueva York. Aquel festival de rock cambió la forma de ver las reuniones juveniles de verano y musicales. Mucho ha pasado ya de eso, y no ha podido reeditarse con el mismo éxito en cuanto a fenómeno sociológico. Sí comercial. Sin embargo, ahora los festivales musicales se han propagado por todo el planeta comprendiendo diversos estilos y formatos. Desde el político y de música protesta, al rock duro, folklore, rock independiente, y últimamente la música electrónica, muchas veces complementados con otras artes, digamos que plásticas, escénicas y digitales. Entre los festivales destacados en esta década han sonado algunos como el Rock in Río, otro decano de los festivales musicales que tuviera su auge en los 80 con grupos como Queen en la ciudad de Río de Janeiro y que en los últimos años se ha mudado a Lisboa y Madrid, y próximamente a Londres. Otro de los célebres festivales, aunque tambaleando su continuidad, es el Lollapalooza en Estados Unidos, para los más alternativos; en España destaca para los “indies” el Festival de Benicassim; o en Berlín y sucursales (Santiago de Chile, Caracas) para los “electrónicos” el Love Parade. Sudamérica no se duerme y existen festivales como el Cosquín Rock (donde tocaron los nacionales Go Go Blues), el Quilmes Rock y el PepsiMusic en Argentina. En Colombia destaca el festival Rock al Parque donde se presentaron hace unos años Octavia. En cuanto a fama, sin tratarse específicamente de rock y sin ese aura contestatario destaca por su repercusión el Festival de Viña del Mar, más acorde con los vientos posmodernos. En nuestro país últimamente se ha tratado de dar despegue a festivales como éstos. El más exitoso sin dudas ha sido el Festimusic de Paceña en La Paz y Santa Cruz, más popularmente conocido como “Festichela”. Por sus escenarios han pasado bandas como Aterciopelados, Babasónicos, La Ley, Cerati, Molotov, Ataque 77 o Bersuit. Este año (la semana pasada) el festival, en cuanto a oferta musical, ha andado más flojito (Panda, Moderato, Beto Cuevas), lo que no impidió un buen aforo nuevamente. En Cochabamba parece que también tenemos algunas nuevas alternativas. En estos días se pueden ver volantes de festivales musicales como el K´ochala Fest o el Zafari Beatz, pero el que luce más sólido es el Spring MusicFest, festival que ya tiene otras dos ediciones en su haber histórico. Este evento prepara para este año (19 de septiembre), además de música electrónica nacional e internacional, algunas de las mejores bandas locales (Mammut, Oil). Como novedad, habrán presentaciones artísticas, fotografía, desfiles de moda, graffitis, actividades deportivas, malabaristas, presentaciones de trabajos de la escuela de cine La Fábrica, y actividades familiares al aire libre dentro del Club Hípico. ¡A tomar el sol vamos!.

10 de septiembre de 2009

¿El deporte es salud?: ¿Bolivia territorio libre de dopaje? (Parte 3)

Bolivia, ¿territorio libre de dopaje? No es tan fácil asegurar que en Bolivia estemos libres de esta lacra que cada vez sacude más al deporte mundial. De momento son muy pocos los casos demostrados (en parte podría deberse a que en el país se realizan muy pocos controles con la salvedad del fútbol). Hace algunos años, Agostopa y los hermanos Torrico dieron positivo tras la carrera ciclista Doble Copacabana. En 2005 el levantador de pesas William Campos dio positivo en los Juegos Deportivos Bolivarianos de Armenia y Pereira tras colgarse en el cuello dos medallas que le fueran desposeídas. Además, muchos casos de futbolistas se han registrado, la mayoría de ellos por cocaína, sustancia no considerada como estimulante directo del rendimiento deportivo. Tal como está montado el circo deportivo hoy en día, y ante el ansia de un futuro con medallistas internacionales, nos podemos cuestionar cuáles son los medios que nos llevarían a esos éxitos. El primero de ellos, y el fundamental es el del perfeccionamiento técnico, el del rigor y la responsabilidad. El del oficio. Todos indispensables y necesarios para llegar al alto nivel y que todavía no están potenciados a nivel nacional. Pero el objetivo de una medalla olímpica, parecería que pasa casi de forma obligatoria por algunas “ayudas” exógenas, tanto al sistema como al cuerpo. Así, no parece que el deporte sea tan transparente o sano como sus promotores a nivel internacional lo proponen. Por esto el interés general que tienen los políticos por la imagen del héroe nacional. Además el deporte es un arma poderosa de integración nacional. Puede ser usado, igual que la cultura y el arte, como motor de cambio social. Ahora bien, el peligro surge cuando se lo utiliza como medio de exaltación de lo nacional o como propaganda panfletaria, como pan y circo popular. No obstante el atleta no es el único responsable, ni sólo una víctima. El tema es más complejo. Cabe aclarar que la industria asociada al deporte mueve mucho dinero ya que entre marcas comerciales, políticas de Estado, clubes deportivos, ingresos por afluencia a los estadios, prensa, propaganda política y difusión masiva vemos a algunos de los grupos de interés que influyen en las decisiones macro y hacen que combatir el dopaje se antoje tarea complicada. Entonces, surgen las seducciones de galenos y cuerpo médico (también dirigencia, mánagers, federaciones, directivos y algún político urgido de medallas y fotos populistas) que ven al atleta como una mercancía, y que luego de pasar muchas veces por lesiones, fases de estancamiento en cuanto a marcas o problemas con entrenadores, el deportista se encuentra en arenas movedizas que suelen ser el caldo de cultivo para que la tentación deje de ser tentación para ser acción. Estos hechos han sido confesados por numerosos deportistas q como Chambers, Kohl o Marion Jones, que pasaron muchos controles sin ser detectados. Resulta paradójico que Jones, al haber contado lo ocurrido haya sido desposeída de sus medallas en Sydney 2000, pasando la medalla de oro de los 100 metros a la griega Thanou sancionada también. Lo que no queda claro es si existe la voluntad real de combatir el dopaje en las altas esferas de la dirigencia mundial, aunque los sucesivos escándalos de dopaje también hacen huir a algunos patrocinadores que ven manchada su imagen. Parecería que dentro de esa misma lógica de mercado, como dijo algún economista, el capitalismo termina por ser autodestructivo, y lo que llevó al deporte a ser eje importante en la configuración de las sociedades, será lo que le aniquile: el escepticismo y la duda constante de espectadores otrora crédulos de la limpieza del deporte. Por suerte, todavía podemos disfrutar del beneficio de la duda, esperando que llegue el reciclaje y el cambio de actitudes. Foto: http://romanempress.files.wordpress.com/

6 de septiembre de 2009

Repensando nuestros destinos turísticos y nuestro voto

A propósito del Desarrollo Local como herramienta de crecimiento. Publicado en Los Tiempos de hoy. Repensando nuestros destinos turísticos y nuestro voto A pocos días del fin de semana largo del 14 de Septiembre, nos enfrascamos con los amigos en una dura pelea acerca del lugar de destino turístico que emprenderemos. Uno de ellos comenzó delimitando las posibilidades físicas: debía ser dentro del Departamento de Cochabamba ya que si invertíamos más de 3 o 4 horas por tramo, y descontando las 16 horas de sueño de ambas noches (para descansar, digamos), nos comíamos ya un tercio del tiempo total. El primero de los amigos se descolgó del viaje argumentando que no existen infraestructuras ni hoteleras, ni de información más allá de Toro Toro (se tardan como cinco horas) y Villa Tunari (muy visto por él). Otros dos, más capitalizados, se largaron, en avión, uno a Santa Cruz para visitar las Misiones Jesuíticas y otro a Rurrenabaque. Afortunados ellos, pensé. De los restantes, uno sugirió visitar Incallajta, lugar que descarté puesto que yo ya lo había visitado durante el anterior fin de semana largo. Éste argumentaba, que gracias a aportes de la investigadora Ángeles Muñoz, entre otros acerca del sitio, era posible acceder a información y algunas infraestructuras básicas que se lograron a causa de la integración de los pobladores, municipio y entidades vinculadas a la investigación arqueológica. Una amiga sugirió Totora, recordando un bello año nuevo que pasó con su grupo de amigas. En seguida fue increpada por alguien que decía que estuvo allá el fin de semana del 6 de Agosto y que en toda su estadía no vio ni un restaurante “decente” ni un solo centro de información turística. Alguno sugirió Parotani y La Cabaña de La Torre, pero al llamar, le dijeron que todo estaba ocupado. Como la discusión parecía estar empantanada decidí irme yo solo. Tenía todavía frescos los recuerdos de mis viajes a Copacabana, Samaipata, Tiwanaku o Uyuni. En éstos existe mucha infraestructura hotelera, de restauración y de agencias de viaje que proponen posibilidades de turismo de aventura y senderismo, espoleadas principalmente por el continuo flujo de extranjeros. Allí, los emprendimientos, además de los autóctonos, vienen en un número no insignificante de microempresarios de fuera de la zona, muchos de ellos extranjeros. En el caso de Samaipata y Tiwanaku, la sola designación de Patrimonio Mundial de la UNESCO favorecía su publicidad. En cuanto a Uyuni y Copacabana, sus características geográficas como enclave entre el circuito Cuzco-La Paz-Potosí-Salta, además de los incomparables atributos naturales, allanaba la existencia de una trayecto imprescindible. Uyuni, con las rutas del Salar, los volcanes y las Lagunas (Verde, Colorada, Hedionda) me mostró una ventaja que en el caso del departamento de Cochabamba parece ser deficiencia o falta de publicidad: el desarrollo desde el ámbito local. En el departamento de Potosí parecen estar integradas las redes entre los pueblos para dar cobijo hostelero a los visitantes. Alguno muy precario y otro más desarrollado, pero lo cierto es que ha existido una labor de integración de los Municipios, los pobladores, los microempresarios locales, los nacionales y los extranjeros, que han comenzado a notar que la inversión y su retorno tienen un efecto multiplicador. Que la calidad en el servicio aunque las dotaciones de capital sean limitadas (se trate de grandes hoteles o de albergues) atraen más turismo, que puede llegar a expandirse como la espuma y todo de una forma mancomunada de ganar-ganar y beneficio mutuo. Después de elucubrar sin remedio, decidí armar la mochila con una carpa, pensando que las autoridades nacionales no tienen ganas de introducir el Desarrollo Cultural Local, y sus enormes efectos potenciales en el desarrollo económico y social en sus programas preelectorales. No sé si se habrán olvidado que en tres meses vamos a las urnas.

3 de septiembre de 2009

¿El deporte es salud?: España y el dopaje contemporáneo (Parte 2)

España y el dopaje contemporáneo Más allá de desgraciadas coincidencias o de las probabilidades, en España en mayo de 2006, sin una ley antidopaje entonces vigente, la Guardia Civil descubre la “Operación Puerto” (OP), el mayor entramado de dopaje que ha sido descubierto en la historia del deporte. A partir de ese momento el mundo deportivo pasa a ver a ese país como un núcleo de la medicina especializada de dudosa rectitud. 8 años después de un caso similar en Francia: el Caso Festina. Eufemiano Fuentes, el principal médico involucrado, y sus colaboradores no han pagado castigo penal ya que fueron procesados por delito contra la salud pública y, al demostrar asepsia salieron indemnes, y tres años después, el caso sigue en el aire y los sancionados son muy pocos. De los más de 200 deportistas implicados, muchos de ellos ciclistas, los extranjeros, sufrieron una persecución mediática y judicial enérgica (Scarponi, Basso, Üllrich, Zabel, sancionados en sus países), mientras que otros parecerían haber sido protegidos como Alejandro Valverde, mejor ciclista Pro-Tour 2006. Tuvo que ser el Comité Olímpico Italiano quien se encargara de sancionarle, ya que en España no se ha hecho nada, o muy poco, por cotejar la presunta bolsa de sangre que le pertenece según pruebas de este organismo. También hay voces que apuntan a que Alberto Contador, el más importante ciclista mundial de la actualidad, que formaba parte del club al que apoyaba Fuentes: el Liberty Seguros. De boca del mismo Eufemiano y sus archivos (establecimientos que hacían las veces de repositorio, nombres clave, planes de dopaje sistemático, al más puro estilo mafia), se sabe que entre los clientes de su clínica clandestina figuraban importantes tenistas de nivel mundial, atletas (hay registros con fechas del campeonato europeo 2006) y futbolistas que son los que probablemente, a tenor de los intereses económicos hayan detenido las pesquisas (o más bien sus dirigentes). Saquen sus conclusiones. Desde ese día el mundo duda del alcance de los controles antidopaje, ya que de estos 200 deportistas que usaban métodos prohibidos, sólo dos o tres fueron cazados en controles, es decir el 1%. En la clínica de Fuentes se encontraban cientos de bolsas de sangre (la autotransfusión sin sustancias dopantes puede ser considerada prohibida), hormonas animales, drogas chinas y rusas, nombres clave, una jerga específica y un calendario que indicaba los momentos y las sustancias prohibidas a ingerir sistemáticamente (material publicado en el diario El País y en la revista Interviú). Parte de estos datos pueden estar contenidos en un cuento de Edgar Alan Poe. Estos hechos invitan a dudar del salto cualitativo español a partir de los 90. De 4 medallas en los JJOO de Seúl 88, se lograron 22 en Barcelona 92. Por otro lado, si nos remitimos a sus éxitos en 2008, el denominado por la prensa ibérica “año de oro”, vemos que provienen casi íntegramente de estos cuatro deportes (fútbol, ciclismo, atletismo y tenis), con las notorias salvedades de Alonso (Fórmula 1) y Gasol (Básquet, caso aparte). Importantes deportistas como el mejor ciclista de todos los tiempos, Lance Amstrong, o el campeón olímpico de los 1500 metros (suspendido por dopaje hace pocas semanas) Rachid Ramzi, escogían Girona o Madrid por su buen “clima”. En los años 80 se conocía a Liepzig o en los 90 a la Universidad de Friburgo. Y así los destinos de lugares “especializados” van cambiando, de Manaus a Lanzarote, de Sudáfrica a Marruecos o de Hawai al Algarve. Incluso hay indicios de la existencia de redes europeas de dopaje. Los efectos globalizantes también se ven: hoy se puede acudir a un gimnasio de fitness o a una farmacia en Andorra por Internet para comprar mercadería vía tarjeta de crédito y contar en pocos días con un cóctel de drogas estimulantes. Pero el control antidopaje, como ya mencionamos, siempre avanza a un ritmo mucho más lento que el descubrimiento de nuevas sustancias indetectables. Las que comentamos ahora son las que se usaban hace cinco o diez años (parches de testosterona, DHEA, Actovegin o EPO-CERA). Ahora se habla incluso de dopaje genético, ese que logrará que el propio cuerpo produzca ese excedente hormonal que incremente la fuerza y la resistencia. En el brillante libro de investigación “El Derecho a la fatiga”, el periodista valenciano Juan Botella nota que si en los años 80 existió un boom de records en pruebas de fuerza y explosividad (velocidad, saltos y lanzamientos), hoy se encuentran muy difícilmente alcanzables cuarto de siglo más tarde, no porque el ser humano no haya progresado sino porque las técnicas de control son más eficaces contra los esteroides anabolizantes (antes no habían controles sorpresa o pasaportes biológicos). En la otra cara, en pruebas largas o de fondo (aeróbicas) no existen records previos a 1995, años en los que, coincidentemente, se estandarizó el uso de la hormona (prohibida, claro) Eritropoietina (EPO), encargada de la oxigenación de la sangre que produce sorprendentes efectos en la resistencia, así el récord mundial de maratón masculino mejoró 4 minutos en veinte años y el femenino 10. El debate en algunas esferas va en torno a si borrar o no los récords realizados hasta hoy (muy precario o acaso inútil ya que no corrige esta dinámica) o el más profundo pero delicado de si merece la pena liberalizar el uso de drogas en la actividad física. En cuanto a este último, sus defensores sostienen que, entre los efectos positivos de la liberalización estaría el de la claridad y transparencia de los procesos, y sobre todo los estudios científicos y su divulgación, hoy bastante sesgados debido a la oscuridad de los medios en el alto rendimiento. Recordemos que la mayoría de los estudios no cuentan los secretos de guerra y alquimia de sus sumos sacerdotes (investigadores). Con la liberalización, los métodos saldrían de la clandestinidad y pasarían a ser más seguros, y controlados ya que podrían realizarse en hospitales especializados. Ya no se tendrían que aplicar dosis “límite” excesivas digamos, en épocas de no competición que a la postre sean indetectables en periodos competitivos, es decir, se buscaría que no ocurran “empachos medicinales”. A la contra están los riesgos, casi infinitos, que podrían asumir deportistas cegados por la codicia o que actúan soterrados o fuertemente influidos por dirigentes o entrenadores persuasores que ejercen intervenciones en base a su autoridad “moral” o intelectual. Ahora, resulta difícil determinar el punto exacto de la barrera ética. ¿Se puede reducir la trampa al consumo de las sustancias de la lista prohibida?. Además, hay que comentar también que las ayudas farmacológicas sirven principalmente para soportar entrenamientos más fuertes, no para prescindir de éstos. Las drogas nunca sustituyen el esfuerzo. El mismo Fuentes decía “no se puede sacar un purasangre de un burro” aunque matizando este comentario ya que los propios registros del médico mostraban que existían jerarquías y un sistema de “dopaje por objetivos”. Está extendido el pensamiento-escudo de que si no se da positivo en un control antidoping no es trampa. Argumento débil más aún sabiendo que los atletas del médico español, a pesar de doparse no daban positivo; es así que la Asociación Mundial Antidopaje comprende que la intención del dopaje ya es falta, también la confesión. ---- Foto: usatoday.net

31 de agosto de 2009

¿El deporte es salud?: Vuelve con el escudo o encima de él (Parte 1)

Artículo publicado en el número 46 de la revista Nueva Crónica (segunda quincena de agosto) coeditada por el Instituto Prisma y por Plural Editores. En ese número hay artículos del ex vicepresidente Victor Hugo Cárdenas, de A. Soliz Rada o de Joan Prats. Acá pongo la primera parte. Como la escribí hace unas semanas no está incluído ningún comentario a la muerte del jugador de 26 años del Espanyol Fútbol Club, Daniel Jarque. ------- Vuelve con el escudo o encima de él Ésta es una frase que las madres espartanas decían a sus hijos cuando los entregaban a las labores bélicas. El Eetam eepitá, con él o sobre él, aludía a que el vástago debía volver con el escudo en la mano o con el cadáver encima. Matar o morir. A lo largo de la historia el ser humano ha ido desarrollando sus destrezas físicas al límite como herramienta de trabajo, incluso a veces hasta la muerte. Resulta que el pueblo espartano, hace 2800 años ya practicaba la selección científica de luchadores, llamada agogé, y su preparación específica, alejándolos del resto de la sociedad como equipos especiales, además de hacer una selección de rasgos hereditarios en niños (eugenesia). A muchos, la comparación de los atletas actuales con los de la época antigua les parecerá exagerada. Existirán los que aludan a las bases estadísticas inquiriendo que de tantos millones de atletas en las sociedades modernas, solamente unos pocos que sufren enfermedades asociadas al tratamiento deportivo no son representativos mientras que en la antigüedad muchos perecían en camino hacia la supremacía física. Pero lo cierto es que hoy también hay deportistas que mueren. Florence Griffit Joyner (campeona olímpica, mujer más veloz de la historia) o Marco Pantani (uno de los grandes ciclistas de los 90, ganador del Tour de France y Giro de Italia), ya no pueden contarnos personalmente sus vivencias y gestas porque sencillamente ya no están, ambos con menos de cuarenta años. A día de hoy, existe una reglamentación que regula, evita y controla los excesos en esta materia, no obstante, son demasiados ya los escándalos y trampas (lo que llamamos dopaje) relacionadas con sustancias que incrementan el rendimiento. Podemos contar anécdotas que rozan lo ridículo, como las de cambios de orinas con vejigas artificiales en los controles antidopaje, o el caso de la sopa de tortuga que ingirieron hace doce años un grupo de corredoras chinas, que en una semana histórica batieron varios récords del mundo de atletismo. Todo el pueblo griego recordará la fingida caída de moto de sus héroes nacionales y medallistas olímpicos Kostas Kenteris y Katerine Thanou durante los Juegos de Atenas para escapar a un control. Está también el caso de la lanzadora alemana Heidi Krieger, quien después de años de utilizar anabolizantes y hormonas masculinas, se cambiara de sexo, para hoy responder al nombre de Andrés. Incluso algunos mucho más oscuros como los abortos provocados en la URSS para incrementar el nivel de fortaleza hormonal. En esta vorágine de anomalías de la salud, no se han podido demostrar legalmente que algunos casos la relación directa con el dopaje pero invita a cuestionarse si el deporte es saludable. Además del caso de Griffit (con muchos indicios), este último año han desaparecido por muerte súbita el ciclista belga Frederick Nolf, el portugués Bruno Neves o el atleta alemán René Herms. Pantani murió aparentemente de una sobredosis de cocaína. Mientras que otro mito del ciclismo contemporáneo español, el escalador Chava Jiménez, sucumbió en parecidas circunstancias. También quedan frescos los recuerdos del desaparecido jugador del Sevilla fútbol club, Antonio Puerta, que con 22 años, tras ganar dos años consecutivos la copa UEFA, contaba con un cuerpo técnico que se ufana de alimentar a sus jugadores con “la papilla del Sevilla”. Mientras tanto sigue sin esclarecerse el caso del futbolista del Real Madrid y de la selección española, Rubén De la Red, quién sufriera un desmayo a principios de la temporada recién finalizada; se ha anunciado que la siguiente temporada no jugará. Nuevamente, ¿existe una correlación entre alto rendimiento y el peligro real de la salud?, ¿estamos, como humanos, forzando límites de la naturaleza?. Foto: Florence Griffith, en Sports Ilustrated.

18 de agosto de 2009

Me colé en la Zona Sur

Me colé al preestreno robando una invitación que llegó al despacho de mi cuñado. Llegamos a la Cinemateca en La Paz y cuando estábamos a punto de entrar, llegó una amenaza de bomba al local. Tuvimos que esperar a que llegasen los antiexplosivos y toda su parafernalia al estilo G.I. Joe. Disfrutamos de la peli, que una vez terminada fue seguida de la presentación de los actores. El detalle simpático fue que estaban todos los protagonistas vestidos de la misma forma que en el film y como se subieron al escenario, parecían salidos de la tele para una obra de teatro. Después de la proyección nos llevaron a un elegante salón decorado con motivos de la producción, además nos regalaron una bolsa de mercado, al estilo Totelemonde con las letras de la peli bordadas, el póster, los patitos amarillos que tiene Patricio en su jacuzzi donde tiene sexo con su chica, un libro fotográfico muy bien producido y algún juguetito más que luego se me fuera confiscado por mi sobrina. Me senté en una parte alejada de la mesa y para sorpresa mía, mis comensales vecinos fueron el ex presidente Carlos Mesa, la productora Ximena Valdivia, la protagonista Carola, interpretada por la simpática tetragenaria Ninón del Castillo, a la que incluso me atreví a sugerirle hacer teatro y con quién, además del director JC Valdivia y del columnista Fernando Mirabal. Engullimos ese ají de fideo, que según el director es manjar de t´aras y k´aras, acompañado de marraquetas y queso collana y de postre un queque de limón, igualitos a los del film. Al irse mi cuñado, le fotografiaron con el director y una de las actrices. Se ofreció a llevarme a casa, pero le dije que no, pensando que habría continuada con el equipo del film. Ya me imaginaba tomando unas tutumas de chicha con Carola. Cuando me disponía a seguir el festejo, me di cuenta que el único que estaba de vacaciones era yo y que además en La Paz no se toma chicha. Me limpié la boca, y salí huyendo con miedo que la amenaza de bomba fuese verdad y al no encontrarla estallase, dejando en evidencia que yo no estaba invitado al preestreno. Si quieren saber mi opinión de Zona Sur, sigan leyendo.

Bolivian Beauty o el relato del encierro

A propósito del estreno de la nueva obra de J.C. Valdivia, Zona Sur Como casi nunca se ve en el cine nacional, una auténtica marea promocional ha sido desatada por la productora del nuevo film nacional “Zona Sur”, CINE NÓMADA. Las ciudades empapeladas de afiches de una estética pop que realiza una campaña subliminal (en la que el título del film pasa a segundo plano e invita a que el público lo averigüe) el merchandising y un preestreno muy original con ají de fideo, marraquetas, queso collana y torta de limón incluidos, además de una amenaza de bomba en la cinemateca, pusieron tonos anecdóticos a la presentación previa del nuevo material de Juan Carlos Valdivia, que regresa después de cuatro años del estreno de American Visa. A veces estas promociones, si no están acompañadas de calidad, suelen decepcionar a los espectadores. Este no es el caso. El resultado de Zona Sur es muy positivo. Cinematográficamente hablando, resultan muy novedosas las tomas móviles de plano continuo que acompañan al espectador durante todo el film, otorgando un hiperrealismo a las secuencias. Algo que, para los más conservadores en cuanto a lenguajes pudiera ser visto como abrumador, complementa, por otra parte, la forma no lineal del relato. Se trata de una cámara que está en constante movimiento circular, digamos que dando vueltas sobre un eje (complejo en cuanto a la producción), inmiscuyéndose, cual voyeur, en las habitaciones y espacios íntimos de los personajes retratados. Ésa parece ser la intención de Valdivia: observar el diario vivir de una familia de clase alta paceña hasta dentro del baño. Entre las interpretaciones se ven propuestas interesantes como la del niño, la madre (muy buenos Nicolás Fernández y Ninón del Castillo) y con algo de intermitencia los jóvenes que aunque representan bien sus caricaturas, corren el riesgo de bordear lugares comunes y clichés del mundo de la vida “jailona” paceña más allá de Obrajes. No obstante, el film es una crítica y puesta en evidencia de lacras colonialistas y racistas de las que los bolivianos no hemos logrado desprendernos. El papel del mayordomo (Pascual Loayza), bien interpretado, da más peso a la familia que lo ha contratado que a la suya propia. Una casta que parece darle todo, pero que sin embargo no lo admite en igualdad de ser humano. También, aportan mucho las metáforas de encierro (las ventanas, las rejas de la casa) en las que la familia se encuentra envuelta. Una familia matriarcal pero profundamente machista, el mundo onírico de un niño que trata de encontrar un espacio en esa zona artificial en el que aparentemente los hermanos mayores todavía no se encuentran a gusto: el uno, tratando de emigrar a España para ser un filósofo del derecho y la otra, tratando de rehuir esa cultura impuesta siendo disidente del seno materno para abrirse un espacio contestatario como activista junto a su pareja lesbiana. Por último, la escenificación del cambio social en nuestro país, el paso de las nuevas élites y los ocasos de las que están en decadencia económica y de principios, hace una radiografía de los procesos que nos tocan. Lo más destacable, que suele ser la gran crítica del cine boliviano, pasa por el sonido y la imagen, facetas en las que Juan Carlos pasa con nota alta: imagen espectacular dotada por su cámara Red Digital, música impecable (obra del incombustible Cergio Prudencio), así como también la fotografía del asiático-americano Paul de Lumen, único artista invitado foráneo, y, por supuesto, el diseño de artes de Sánchez. El reflejo del espectador en los personajes y en la historia es un logro sobresaliente, que hace posible la entronización del público en la obra. Cada uno logrará penetrar en esa “Zona sur” que todos tenemos en casa.

16 de agosto de 2009

El mARTadero Verde y Vivo

Publicado en Los Tiempos el domingo. ------ La Gestión Cultural, tal y como la entendemos hoy, ha tomado un nuevo rumbo. Las épocas de las infraestructuras de “techos altos”, con vitrinas impenetrables, con poca o ninguna interacción con el público no especializado, y en las que estaba prohibido casi todo parecen haber terminado. Ahora, las bibliotecas, teatros, salas de muestra, o museos se han vuelto espacios vivos donde las actividades se barajan y entremezclan. La estructura física ha pasado a ser un insumo más dentro de un mundo orgánico que hace vivo el disfrute cultural y la creación artística que se exhibe dentro. En esta línea, estos días, el Proyecto Martadero y el Nodo Asociativo para el Desarrollo de las Artes han recibido la aprobación de su proyecto “Talleres de Libre Expresión y Educación Medioambiental para Niños” patrocinado por el Programa de Desarrollo Cultural del Centro Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo. Dicho centro, a la cabeza del artista colombiano Félix Ángel, patrocina anualmente alrededor de cuarenta microproyectos de desarrollo artístico, cultural, social y educativo en toda América Latina. Este año han seleccionado dos proyectos de Bolivia (éste y uno de la Orquesta Sinfónica Nacional) de más de 30 solicitudes en nuestro país y alrededor de 800 en 26 países en todo el continente. La serie de eventos consistirá en cinco talleres y otras cinco actividades para niños de 6 a 12 años de edad y será totalmente gratuito, de lunes a viernes por las tardes. Tratará de concienciar y educar en materia medioambiental, primero dentro del espacio del Martadero, luego en el barrio y después en las casas de los asistentes para así mejorar el contexto vital de los asistentes y la gente que los rodea. Será un proyecto piloto y la idea es replicarlo en muchos barrios más, primero en Cochabamba y luego en otras ciudades si resultara exitoso. Recordemos que el Martadero realiza actividades de carácter interdisciplinario y se ha constituido en el interlocutor cultural de referencia en Cochabamba, siendo un espacio de desarrollo social, de encuentro y de diálogo intercultural abierto. La educación integral y humanista griega precisamente iba en la línea de formación total de la persona y qué mejor forma de hacerlo que desde la niñez, para que nuestras próximas generaciones adopten como propio el legado cultural y medioambiental, a veces maltrecho, que nosotros los adultos les estamos dejando.

30 de julio de 2009

Espacios Culturales Vivos

La gestión cultural actual: Espacios culturales vivos Por Fadrique Iglesias Mendizábal Bolivia ahora mismo pasa por una transición política y económica. Los políticos de turno nos han querido vender que es una revolución cultural pero no se ven todavía cambios sustanciales. Para lograr una verdadera revolución deben implicarse todos los actores sociales (sindicatos, ciudadanía, Estado y también empresariado). Aún no existen leyes para el Mecenazgo ni para las Fundaciones. Veremos cuánto tardan en aparecer. Sin una estructura legal favorable, los barcos de la gestión cultural navegan como pueden, donde el viento los lleva. Además de las instituciones públicas, que suelen ser lentas y poco orgánicas, están las dependientes de capitales internacionales que aportan lo suyo a la cultura como los institutos de idiomas o la Fundación Patiño, con unos objetivos específicos. También están las instituciones educativas universitarias, pero son muy pocos los espacios culturales autogestionados, que surgen de iniciativas privadas de asociacionismo o fundacionales con patrocinios locales. En un artículo publicado en La Prensa, Fernando Cajías habla de históricos de la gestión cultural como Gunnar Mendoza, Carlos Ponce, La familia Mesa-Gisbert o la Familia Cajías, pero se necesitan relevos. Como cambia todo, la gestión cultural también lo hace. Las tecnologías en red, los medios de comunicación y el combate a la uniformidad que trae implícitamente la globalización hacen que las personas exijan nuevas formas de satisfacer sus necesidades expresivas y artísticas. En Bolivia tenemos interesantes ejemplos, como el de los festivales internacionales de Música Barroca y Teatro en Santa Cruz a cargo de APAC y Marcelo Araúz; en La Paz se mueven en una línea interesante también Maritza Wilde y Percy Jiménez por el lado del teatro; En Cochabamba vemos la iniciativa de la Feria del Libro de Marcelo Paz. Pero el ejemplo que más representa los modelos nuevos de gestión, esa de promoción de una cultura viva que a su vez vuelva a generar ideas que se repliquen exponencialmente, es el Proyecto Martadero. No se trata de un espacio de protección del Patrimonio Industrial de Cochabamba simplemente (que lo es) sino también de protección y estímulo a la creación. Se trata de un nodo de formación integral. Asimismo se trata de un espacio de diálogo y de intercambio por el que han pasado artistas consagrados (Teatro de Los Andes, Arístides Vargas, Mondacca, Rocha Monrroy, Gastón Ugalde o Mamani Mamani), artistas jóvenes actualmente en boga (R. Hasbún, A. Dorado, R. Rada, Kiknteatro, Claudia Eid, Oil, Cartel Afónico o M. Boulocq) y los que vendrán en las futuras generaciones. La autogestión del espacio no es insignificante ya que no se puede decir que el Martadero responda a una ideología, a un medio de propaganda política, a la dinámica del mercado o al capricho de un fundador. Se trata de un lugar abierto a las personas y a las ideas pero cerrado a aquellos que lo quieren como instrumento de especulación. Los espacios de difusión cultural, sobre todo los más patrimoniales y los museísticos ya no pueden ser entendidos como salones de exposición únicamente para eruditos. Las piezas de muestra ya no pueden estar separadas por rejas, más bien, su comprensión, su asimilación y disfrute debería volverse lo más accesible posible. Los museos modernos destinan un fuerte presupuesto a la educación, a las actividades que generen espacios de creación y de estudio. Algunos en Cochabamba ya han comenzado a comprenderlo. El Arqueológico de la Universidad es uno de ellos. Esperemos que esta experiencia se vaya replicando y que nuestros hijos conciban los museos como parte de su vida social, como puntos de encuentro y discusión, no como oscuros y aburridos galpones que dan miedo.

13 de julio de 2009

Rodrigo Hasbún: Literatura y Alto Rendimiento

Cuando nos enteramos que un futbolista boliviano ficha por un club ruso saltan las alarmas y la emoción sin límites de la prensa deportiva. Igualmente pasa cuando un atleta se va a España. Nos llenamos la boca al tener un boliviano en un centro de alto rendimiento, aunque éste no le aporte más que estar a la cola del tren o simplemente le enseñe a utilizar drogas estimulantes. Pero qué pasa cuando aparece la noticia de un escritor nacional con proyecciones gana una beca doctoral en la prestigiosa universidad de Cornell. Repercusión mediática muy limitada. Podemos constatarlo, uno de los nuestros que se prepara para emigrar hacia la vida académica norteamericana, el joven escritor nacional en boga: Rodrigo Hasbún. Aunque estos centros que concentran capital intelectual no garantizan por sí solos el éxito, y por más que algunos demuestren que la migración no es condición suficiente ni necesaria (ahí tenemos casos como los del gran Sáenz y sus talleres Krupp, en un oscuro salón del centro paceño), esta infraestructura es un excelente abono para lograr avances importantes en la investigación y divulgación científica. Incluso en la creación artística ya que permite que el escritor, en este caso, se dedique tiempo completo a la literatura, facilitando el acceso a bibliotecas interminables, y que cada cierto tiempo el autor tome años sabáticos en los que las publicaciones son la prioridad. Los casos contemporáneos nacionales más recientes con frutos comprobados son los de Edmundo Paz Soldán y Eduardo Mitre, ambos doctores en las universidades de Cornell y Pittsburg respectivamente, siendo quizás dos de los personajes literarios más importantes en Bolivia. Hay que recordar la cantidad de intelectuales por metro cuadrado que pululan por las aulas de estas instituciones, haciendo que de por sí vivir en estos espacios llegue a ser estimulante, convirtiéndose este hecho en una poderosa influencia social en el resto de cuerpo académico, amén del dinero, facilidades y tiempo para escribir. Por los pasillos de Cornell han pasado cuarenta premios Nóbel, varios de literatura como Pearl S. Back, Toni Morrison, Wole Soyinka o el gran Octavio Paz. También en sus orlas están retratadas figuras como Vladimir Navokov, Jaques Derrida o Christopher Reeve. Precisamente en Edmundo se fijaron como un abanderado de la generación joven de escritores latinoamericanos y relevo del Boom de los 70. Los llamaron la generación del Crack o McOndo. Si así fue en los 90, ahora contamos quizás con la generación de Bogotá 39. Aunque con poéticas muy diversas y con la dificultad de construir una nueva literatura latinoamericana como género, podemos identificar a Rodrigo como uno de los protagonistas literarios de América Latina para la siguiente década. Él fue el único representante nacional en aquella reunión patrocinada por el Hay Festival, festival literario más importante de la actualidad, algo así como la olimpiada de los escritores, con permiso de Frankfurt o Guadalajara (con formatos de feria más que de festival). Probablemente Hasbún es de las personas que menos buscan estar en boga. A él no le interesa estar en el ojo del huracán pero este último tiempo le han llegado reconocimientos y estrenos de sus obras. Este mes ha presentado su novela El lugar del cuerpo con Alfaguara y la participación con Aguilar en una antología de cuentos nacionales editada por Maximiliano Barrientos. Además ha participado en la revista Zoetrope de Francis Ford Coppola. Está terminándose el rodaje de un mediometraje (Rojo) y otro largometraje (Los viejos) ambos dirigidos por Martín Bouloqc en los que es coguionista y que se espera su estreno en cines próximamente. Hace poco ha ganado el premio Unión Latina a la Novísima Narrativa Breve Hispanoamericana. Ya cuenta con el Premio Nacional de Literatura Santa Cruz de la Sierra y fue finalista del Concurso Nacional de Cuento Franz Tamayo en dos ocasiones. Le han estado lloviendo piropos también de escritores como el chileno Zambra o el peruano Iván Thaís. Cuando se le pregunta, si de haber existido la carrera de literatura en Cochabamba la hubiese tomado como opción en lugar de estudiar comunicación social, dice que no. Que a él no le gusta leer por obligación. Ahora, años después la situación es distinta y cree que las investigaciones y tesis doctoral se pueden moldear a su gusto e ir por donde quiera. En esta tónica deportiva no nos queda más que festejar la marcha de nuestro escritor a su “centro de alto rendimiento”, desde donde aportará a una labor científica e investigativa tan descuidada pero que tanto necesitamos en Bolivia.