26 de enero de 2009

Deporte Nocivo

Cada vez se repiten los casos de muertes súbitas en el atletismo. ¿Será que el deporte de Alto Rendimiento es nocivo?, ¿será que es realmente peligroso y existe una correlación directa con la muerte?. ¿O simplemente serán coincidencias?. Anoche me conmovió una noticia triste. El mediofondista alemán René Herms (el primero de la foto, yo el último), campeón en su país de los 800 metros, con el que compartí la primera serie en los Juegos Olímpicos de Atenas ha muerto. No se sabe exactamente el móvil de la defunción, pero podrían ser varias razones. La prensa, extraoficialmente apunta a un ataque al corazón. Herms aparentemente ese día había entrenado con normalidad. Estos duros momentos para su familia y su entorno, no son los más adecuados para especular sobre las posibilidades de la correlación de sus males con la práctica de deporte de alto rendimiento, sin embargo es imposible dejar de hacerse varias preguntas sobre estos paralelismos. Ya son muchos los casos de atletas muertos como Florence Griffith, Marco Pantani o el Chava Jiménez, aunque estos dos últimos por causas distintas. Ya el año pasado el deporte español se estremeció con la muerte del futbolista Mariano Puerta, con tan sólo 22 años, al desplomarse en un partido oficial. No se le hizo autopsia a pedido de la familia, según foros de internet. Este año el joven jugador del Real Madrid, Rubén De la Red, se desplomó de una forma parecida, en el primer cuarto de hora del partido. El presidente del Madrid, esos días dijo que se trataba de un cuadro de fatiga severa. Cuando menos es sospechoso que un jugador que este año no era titular, en el primer mes de actividad y siendo habitualmente suplente, sufra un cuadro de fatiga severa en 15 minutos jugados. Uno de los problemas de la investigación en el deporte de alto rendimiento es el de la inconclusión de las exploraciones científicas relacionadas. Nunca se sabrá a ciencia cierta si los entrenamientos de Sir Sebastián Coe, por ejemplo, los leemos completos en los manuales de entrenamiento deportivo. No sabremos ciertamente si su entrenamiento del martes 3 de febrero de 1984 (por poner una fecha aleatoria) de cara a los Juegos Olímpicos consistió solamente en 15x200 metros con un minuto de pausa. Nunca sabremos qué más sustancias hicieron posible ese entrenamiento, aunque sean legales o no. Toda esta desinformación y oscuridad en cuanto a las investigaciones deportivas distorsionan toda la información y la fiabilidad, creciendo una nube de desconfianza alrededor del atleta y su entorno. El deporte a nivel mundial, está atravesando por momentos borrascosos. La ultraprofesionalización y el movimiento de capitales desmedido ha llevado a que la codicia del hombre haga olvidarse de las normas éticas y de la salud de las personas. Y ojo que en este post no acuso a las víctimas (sólo), sino al sistema que dificulta la investigación transparente a todo nivel. Mi insistencia en hablar del asunto va por un asqueo y una frustración de no poder hacer nada más que dar un paso a un costado y repudiar ese “deporte profesional”, en el que cada vez quedan menos deportistas que hagan las cosas a conciencia (pero sí que quedan). Afortunadamente en Bolivia todavía esta sombra no parece amedrentarnos. Y es una suerte, mírese como buena salud o mediocridad en los resultados.

25 de enero de 2009

Claroscuro(s): Fotografía en el Gíldaro Antezana

Con curiosidad me fui al salón de exposiciones de la Alcaldía, el Gíldaro Antezana para ver la muestra de fotografía del colectivo Claroscuro. Fui con un buen amigo, un fotógrafo que dará qué hablar en el futuro: Sergio Ribero. Esto es algo de lo que vi, algo de lo que pude sentir como espectador. Salió publicado en Los Tiempos de hoy. ------- Con alguna propuesta innovadora y bastante público se inauguró la exposición del Colectivo Claroscuro, en el Gíldaro Antezana. Es una buena señal que aparezcan grupos como éste, últimamente escasos. Resaltó la propuesta de Rodolfo Goitia, quien a pesar de tener un trabajo más clásico, nos muestra nuevamente la calidad técnica que expresó otras veces, esta ocasión insertando colores vivos en piezas más retóricas, en un trabajo con tintes antropológicos. Dennis Salazar es quizás el más propositivo junto con Justo Salinas, nombre al que accedí preguntando al público ya que sus trabajos no tenían etiqueta: una serie de ruinas y piezas arqueológicas urbanas en las que resalta el contraste de la línea de horizonte y el cielo mediante el buen uso de los colores, presumiblemente valiéndose de programas informáticos. Salazar combinó trabajos de buen acabado visual, combinación interesante de tonos vivos en estampas locales y alguna pieza no figurativa. Un trabajo muy completo. En algunas propuestas me costó más interiorizarme como en la pieza del cómic, en las composiciones de Osoegawa y su fino lente, o en los desnudos de Navia y Gómez aunque se ve un trabajo interesante de contrastes de texturas en el objeto fotografiado. La serie “Abstractos” de Núñez con sus danzas folklóricas, me inspiran más concreción y menos abstracción, aunque insinuando movimiento. Interesante propuesta también la de Alberto Goitia, con su serie sobre los fotógrafos tradicionales de la Plaza 14, rescatando una bonita costumbre local. Su fortaleza y su dificultad fue quizás la misma, la impersonalidad, exceptuando una pieza en la que el fotógrafo sí logra conectar simultáneamente con su equipo (retratado) y con la persona que observa la muestra, el espectador. En conjunto se trata de una exposición variopinta en la que se pueden cuidar varios detalles para próximas muestras. No es recomendable hacer esperar media hora al público invitado a la inauguración a que se cuelguen las piezas. Quizás lo mismo se puede decir del montaje. Y no me refiero a una unidad estética en la muestra, que hubiese sido recomendable, sino más bien a la unidad de criterios a la hora de presentar las obras a exposición. No se aprecia un criterio homogéneo para marcos, tamaños, etiquetas, firmas y cristales, lo que daba una apariencia algo desprolija a la exposición. A todos nos gustaría tener más información acerca del grupo, si tienen un manifiesto o no, o si siguen algunas directrices comunes o no. Algo de historia, algo de ese acervo cultural que algunos de estos fotógrafos tan bien han sabido retratar en sus piezas.

11 de enero de 2009

Sundance 2009: Industria Cultural ¿Independiente?

Este es el artículo que me han publicado hoy acerca del Festival de Cine de Sundance en el periódico Los Tiempos: ---------------------- Conocido como el acontecimiento cinematográfico independiente más importante de Estados Unidos y del mundo, el Festival de Sundance, que comienza este 15 de enero en Utah, se ha ganado un sitio importantísimo entre los grandes festivales mundiales de cine de culto, que hasta hace unos años era coto cerrado de reuniones europeas como Cannes, Venecia o Berlín. Luchando siempre para sacar adelante producciones de bajo presupuesto, de reducidos márgenes de beneficio proyectados y de directores noveles, este festival que es el vástago próspero del Instituto Sundance, organismo fundado por el actor y productor Robert Redford cuyo nombre viene en homenaje al film que dio fama Redford: Butch Cassidy and the Sundance Kid. Aunque el título de cine independiente con que se encasilla al festival es oportuno, se puede plantear una discusión ontológica acerca de dicha categoría. Sundance es un ejemplo de la capacidad de reinventarse que tiene la industria cultural norteamericana, de abrir nichos, y que trata de “independizarse” de la maquinaria de Hollywood, que aparentemente sólo permite su apertura a los cineastas que cumplen con las directrices comerciales de las que se alimenta. No obstante, no escapa, en las últimas ediciones, a movimientos de cifras millonarias en cuanto a lo financiero, ni tampoco a paparazzis, suntuosidades y desfiles de celebridades. Por esto mismo desde 2007 han desarrollado la premisa de “enfocarse en los Films” entre su manifiesto, para no perder calidad artística. Discutible Como apunta el crítico John Rogers en la web del festival, lo de independiente es totalmente discutible ya que las líneas de actuación del festival (plasmadas en el proyecto Storytime), tratan de estimular y potenciar colaboraciones entre directores (grandes y pequeños), músicos, productores, guionistas y capitales. A través del tiempo, se ha catapultado a la fama a artistas hoy renombrados que debutaron aquí como Tarantino, Soderbergh, Van Sant o Jaramush. También pasaron otros ya consagrados como Truffaut o los hermanos Coen. Aquí se han estrenado dispares filmes como Boys dont Cry, Saw, The Blair Witch Project, la brasileña Estación Central o la colombiana María llena eres de Gracia. Incluso en series populares de televisión como Los Simpsons o Southpark se han hecho referencias a la importancia del evento. Este año En esta edición, en que el festival llega a sus bodas de plata, de las casi 9 mil propuestas recibidas, se han seleccionado 188, en los géneros de ficción, documental y animación, de las cuales 118 son largometrajes y el resto cortometrajes, que provienen de 21 países, en las categorías nacional e internacional. Según datos del festival del año pasado se espera que, en esta versión acudan a las salas 50 mil espectadores, en 12 cines en cinco ciudades del estado de Utah, siendo la sede principal Park City, ciudad famosa por sus turísticas pistas de esquí. Precisamente el hecho de escoger la época invernal es para casar el boyante movimiento turístico en la zona con una propuesta cultural alternativa. Entre los largometrajes a competición, América Latina cuenta con los filmes Corazón del Tiempo, del mexicano Alberto Cortés y La Nana del chileno Sebastián Silva. También se hablará español entre el jurado de la sección Cortos, con el director mexicano Gerardo Naranjo así como en el jurado del premio Alfred Sloan al guión destacado en los temas de ciencia y tecnología con el peruano-estadounidense Alex Rivera. Actividades paralelas Completan el festival múltiples espectáculos de música en vivo, fiestas con la comunidad y paneles de discusión entre destacados cineastas y figuras de la industria cinematográfica. Este año destaca la ponencia de Steven Sodebergh que seguramente comentará los pormenores del estreno de su díptico sobre el Che filmado en Bolivia con actores nacionales en 2008. Por eso, entre el 15 y el 25 de enero, los ojos de la gente interesada en el cine independiente y los empresarios visionarios que quieran abarcar este sector de mercado, observarán atentamente las nuevas propuestas del mundo audiovisual; al fin y al cabo, este sector, es un fuerte consumidor de cine y motor económico, aunque, en principio, no se prioricen las alfombras rojas y las superestrellas.