11 de enero de 2009

Sundance 2009: Industria Cultural ¿Independiente?

Este es el artículo que me han publicado hoy acerca del Festival de Cine de Sundance en el periódico Los Tiempos: ---------------------- Conocido como el acontecimiento cinematográfico independiente más importante de Estados Unidos y del mundo, el Festival de Sundance, que comienza este 15 de enero en Utah, se ha ganado un sitio importantísimo entre los grandes festivales mundiales de cine de culto, que hasta hace unos años era coto cerrado de reuniones europeas como Cannes, Venecia o Berlín. Luchando siempre para sacar adelante producciones de bajo presupuesto, de reducidos márgenes de beneficio proyectados y de directores noveles, este festival que es el vástago próspero del Instituto Sundance, organismo fundado por el actor y productor Robert Redford cuyo nombre viene en homenaje al film que dio fama Redford: Butch Cassidy and the Sundance Kid. Aunque el título de cine independiente con que se encasilla al festival es oportuno, se puede plantear una discusión ontológica acerca de dicha categoría. Sundance es un ejemplo de la capacidad de reinventarse que tiene la industria cultural norteamericana, de abrir nichos, y que trata de “independizarse” de la maquinaria de Hollywood, que aparentemente sólo permite su apertura a los cineastas que cumplen con las directrices comerciales de las que se alimenta. No obstante, no escapa, en las últimas ediciones, a movimientos de cifras millonarias en cuanto a lo financiero, ni tampoco a paparazzis, suntuosidades y desfiles de celebridades. Por esto mismo desde 2007 han desarrollado la premisa de “enfocarse en los Films” entre su manifiesto, para no perder calidad artística. Discutible Como apunta el crítico John Rogers en la web del festival, lo de independiente es totalmente discutible ya que las líneas de actuación del festival (plasmadas en el proyecto Storytime), tratan de estimular y potenciar colaboraciones entre directores (grandes y pequeños), músicos, productores, guionistas y capitales. A través del tiempo, se ha catapultado a la fama a artistas hoy renombrados que debutaron aquí como Tarantino, Soderbergh, Van Sant o Jaramush. También pasaron otros ya consagrados como Truffaut o los hermanos Coen. Aquí se han estrenado dispares filmes como Boys dont Cry, Saw, The Blair Witch Project, la brasileña Estación Central o la colombiana María llena eres de Gracia. Incluso en series populares de televisión como Los Simpsons o Southpark se han hecho referencias a la importancia del evento. Este año En esta edición, en que el festival llega a sus bodas de plata, de las casi 9 mil propuestas recibidas, se han seleccionado 188, en los géneros de ficción, documental y animación, de las cuales 118 son largometrajes y el resto cortometrajes, que provienen de 21 países, en las categorías nacional e internacional. Según datos del festival del año pasado se espera que, en esta versión acudan a las salas 50 mil espectadores, en 12 cines en cinco ciudades del estado de Utah, siendo la sede principal Park City, ciudad famosa por sus turísticas pistas de esquí. Precisamente el hecho de escoger la época invernal es para casar el boyante movimiento turístico en la zona con una propuesta cultural alternativa. Entre los largometrajes a competición, América Latina cuenta con los filmes Corazón del Tiempo, del mexicano Alberto Cortés y La Nana del chileno Sebastián Silva. También se hablará español entre el jurado de la sección Cortos, con el director mexicano Gerardo Naranjo así como en el jurado del premio Alfred Sloan al guión destacado en los temas de ciencia y tecnología con el peruano-estadounidense Alex Rivera. Actividades paralelas Completan el festival múltiples espectáculos de música en vivo, fiestas con la comunidad y paneles de discusión entre destacados cineastas y figuras de la industria cinematográfica. Este año destaca la ponencia de Steven Sodebergh que seguramente comentará los pormenores del estreno de su díptico sobre el Che filmado en Bolivia con actores nacionales en 2008. Por eso, entre el 15 y el 25 de enero, los ojos de la gente interesada en el cine independiente y los empresarios visionarios que quieran abarcar este sector de mercado, observarán atentamente las nuevas propuestas del mundo audiovisual; al fin y al cabo, este sector, es un fuerte consumidor de cine y motor económico, aunque, en principio, no se prioricen las alfombras rojas y las superestrellas.

No hay comentarios.: