26 de mayo de 2009

Tripartito: libre circulación de ideas y sensiblidades

Instalación visual de la artista chilena Jo Muñoz en el Martadero Tripartito: libre circulación de ideas y sensiblidades Dividido en tres partes, órdenes o clases, o formado por ellas. Ésta es la definición que da la Real Academia de la Lengua de la palabra Tripartito, que da título a la instalación de la artista chilena Jo Muñoz, con textos de Juan Malebrán y Rodolfo Andaúr, y que podemos disfrutar estos días en el Martadero. Se trata pues de una representación conceptual de las fronteras que unen y separan (paradoja) a Bolivia, Perú y Chile. Esta definición tiene dos vías: las de ida y vuelta. Dividido y formado. Empecemos recordando que las segmentaciones republicanas son muy recientes en la línea evolutiva (tan sólo 2 siglos) comparados con los varios que lleva de progreso el pueblo Aymara, del que formaran parte los habitantes, hoy mestizados, de la zona en cuestión. Con la gotera como eje discursivo, Muñoz pretende extraer de nuestras cabezas conceptos bien sabidos pero frecuentemente evadidos: el de la alteridad y la tolerancia. Las grietas serán elementos disonantes por donde caerán gotas inofensivas en su unidad pero amenazantes en su continuidad, que horadan la tranquilidad y parcimonia de la gente. Estamos en una sociedad de mercado, en la que la libre circulación de información y de capitales se ha disparado de forma exponencial, sobre todo con las nuevas tecnologías. Se vuelve casi una exigencia dispuesta por los grupos de poder; hecho que contrasta con el dique espeso que esta misma sociedad nos ha impuesto: la rienda fija, las amarras a la libre circulación de personas. La gente no puede cruzar las fronteras, su dinero sí. Pero en el punto tripartito fronterizo hay una salvedad, una vez más en nombre del estímulo del comercio y del desarrollo: el domingo. Aquel día no importa si el pasaporte es azul, rojo o verde, si eres boliviano, peruano o chileno, puedes caminar a tus anchas por esos territorios, siempre con la excusa del intercambio material. Charaña es el pueblo boliviano fronterizo, donde alguna vez se diera el encuentro “histórico” entre los dictadores militares Bánzer y Pinochet llamado “El abrazo de Charaña”. Sirvió de poco más que una excusa para banquete y fotografías, ya que 34 años después, las tensiones siguen parecidas, incluso ahora incrementadas entre los tres países en cuestión con mensajes ridículos y nocivos, de ida y vuelta, entre sus mandatarios. Para asustarnos de la intolerancia y la falta de diálogo real no tenemos que recurrir al (mal) ejemplo norteamericano y su muro en la frontera mexicana ni al de las vallas en las favelas cariocas o en los guetos judíos de la Polonia nazi, ni siquiera al Muro de Berlín. Escarbemos simplemente nuestro pasado reciente como cochabambinos con lo ocurrido aquel 11 de enero de 2007. Y es que parece que el arte se vuelve el único nexo integrador posible. O por lo menos el más rápido. El arte demuestra ser la forma más eficaz de cesión e intercambio. Artistas iquiqueños, realizando una residencia en un espacio cultural alternativo cochabambino, preparándose para exponer su obra en Lima. ¡Libre circulación de ideas y sensibilidades!. Jo me invita a pensar cuán naturales son las fronteras si las analizamos en un micro espacio. Me deja entre otras, una pregunta rondando entre mis fronteras mentales. ¿Cuán natural es dividir a etnias y costumbres similares en nombre de la geopolítica y de segmentaciones artificiosas?.

23 de mayo de 2009

El Escultismo y su formación humanista

El humanismo es una corriente de pensamiento y de acción que enaltece la figura humana y su trascendencia. En esta vertiente se prioriza el florecimiento de la cultura, del deporte y del arte. Fue más notorio en la Antigua Grecia y en el Idealismo Alemán, pero sobre todo durante el Renacimiento Europeo. Esta escuela filosófica y de formación hace referencia a una instrucción completa del ámbito espiritual de las personas. En esta línea precisamente (inspirado directamente o no) a principios del Siglo XX se forma en Inglaterra de la mano de Lord Baden Powell el Movimiento Scout. Ante la delincuencia y la falta de opciones integradoras de la juventud en aquella época surge la idea de un asociacionismo que buscaba un desarrollo espiritual, físico e intelectual de los jóvenes, para que puedan constituirse en ciudadanos trascendentes. Con énfasis en las actividades lúdicas con objetivos educativos, actividades al aire libre y en el servicio comunitario, y con métodos inspirados en la organización militar pero siendo eminentemente pacifistas (hay que contextualizar la época), se logra un movimiento sólido que cien años más tarde cuenta con 28 millones de miembros en 160 países. En Bolivia aparecen en la segunda década del Siglo XX fundados en Tarija. A fines de los años 70, un grupo de jóvenes creativos y con dotes de liderazgo plasman en Cochabamba la creación del Grupo Loyola. Entre estos muchachos estaban personajes ligados al mundo cultural como Hugo Daza y Ernesto Ferrante (miembros de Chaplín Show), Daniel Travesí (Tralalá), Felipe Cabot o Jorge Asbún. Pero el primer jefe o coordinador del grupo fue Péter Travesí. Figura notable del teatro y del café concert cochabambino, hijo de Julio, otro personaje ampliamente involucrado también al teatro. Péter impuso esa fuerza y empuje necesarios para sacar el proyecto adelante. Le secundaría de forma decisiva el prominente médico Carlos Abecia. A lo largo de estas tres décadas han pasado personajes importantes ligados a la música como Ignacio Navarro, hoy doctor en economía y docente en California; Vania Candia, quien llegaría a trabajar en la agencia espacial norteamericana NASA; líderes creativos como Roberto Mier o Enrique Arce o más recientemente los alumnos Cum Laude Martín Gómez o Erick González, ambos becados a Japón. El grupo también ha dado dirigentes extraordinarios que alcanzarían la Jefatura Nacional, como Rolando Rocha o el igualmente prolífico dirigente distrital Mario Lino. En funciones con la rama infantil (lobatos) sigue vigente, con 29 años en el grupo, Jeannette Arnez, actual administradora del Proyecto Cultural Martadero. También han pasado deportistas por su estructura, incluso algún atleta olímpico. En la organización del encuentro panamericano de 1994, el “Jamboree Panamericano” fueron los encargados de organizar los torneos y competiciones con sobrado éxito. En este grupo se destaca el cambio generacional (de la mano de su joven coordinadora, Raquel Cabrera) y la constante renovación y reciclaje de ideas, ya que se tiene una visión amplia de agregación y no discriminación, siendo un destacado motor de cambio social y de integración comunitaria. No en vano es uno de los grupos que realizan aportes solidarios mayores de acuerdo a una iniciativa nacional de integrar a las clases menos favorecidas en el Movimiento. Las actividades del Grupo Scout en general y del Loyola en particular retoman el concepto griego de filantropía, es decir de asociacionismo, integración y trabajo sin fines de lucro. Se trata de un grupo autogestionado y de voluntariado. Más unidades como ésta son necesarias en la sociedad, que integren a las nuevas generaciones en ámbitos de educación no reglada. Desde estas iniciativas es desde donde se gestiona el verdadero cambio social que necesita nuestro país. ¡Feliz Cumpleaños Quijotes!.

10 de mayo de 2009

“In-Maculado”: El arte de una propuesta pop posmoderna pagana (trabalenguas)

Me han publicado este artículo en Los Tiempos, aunque me han cambiado el título por uno con errores gramaticales de concordancia. En fin. Esta es la versión verdadera. ----- Alejandra Dorado expone su serie fotográfica “In-Maculado” en Patiño “In-Maculado”: El arte de una propuesta pop posmoderna pagana (trabalenguas) El arte, con propuestas múltiples y formas eclécticas suele traer un curioso paralelismo con las tendencias sociales y políticas, frecuentemente de forma espontánea. A veces nos damos cuenta de ello con un impacto similar al de una pedrada, como en el caso de “In-Maculado”, que de forma agresiva nos enfrenta a una obra artística incisiva. Nos toca vivir un momento y del final de las ideologías políticas vistas de forma maniquea, del arte existencialista impenetrable y de la coronación posmoderna, sin que ello signifique perder el discurso. Así, Alejandra Dorado tiene una propuesta estética, que se mueve dentro del barroco contemporáneo, del arte camp, del kitsch y del pop con una intención en doble vertiente, una personal y otra popular, profundamente cargada de simbolismos. Si en el Siglo XXI (y aún antes), el cristianismo pareciera que deja progresivamente de ser el rector social e intelectual para dar paso al arte y al movimiento cultural como las nuevas manifestaciones espirituales. La pérdida de peso de la iglesia ha sido llamada secularización y es el fenómeno vigente. Si antes eran los párrocos los que tenían la voz moralizante, ahora son las grandes figuras mediáticas asociadas a las industrias culturales. No es extraño que un novelista como Vargas Llosa comente con soltura y alcance masivo sobre temas políticos, deportivos y hasta sociológicos, de la misma forma el cantante Bono de U2 cuando funge como mediador político. Ya no se construyen grandes catedrales sino enormes teatros, como la ópera de Sydney o museos-escultura como el Guggenheim. Pero la pérdida de peso de la religión no significa negar una cultura asociada a ella, de la que somos, nos guste o no, hereditarios los pueblos influidos por la cultura occidental. No podemos negar la fusión de la cultura andina con la grecorromana. Esta parecería ser una lectura inconsciente (o no) que hace Dorado. La globalización, y Alejandra, nos traen la simbiosis de lo universal a partir de notas configuradoras de lo local. “In-Maculado” nos salpica de elementos autóctonos paganos, plasmados en diminutos trajes costumbristas religiosos y alegorías populares que enmarcan una serie fotográfica de “neo-santos urbanos”, con colores bien tratados, que cargan con elementos cotidianos cristológicos, que nos imbuyen en viacrucis personales, espinas clavadas, figuras luctuosas o dogmas propios, todo en una estética muy urbana que reflejarán ya no el ansia de un adoctrinamiento clerical, sino de la escuela moderna: la del mercado y el consumo. El surrealismo es uno de los recursos que ella utiliza casi impulsivamente, algo así como una evolución daliniana, pero más cerca del estilo del fotógrafo contemporáneo neoyorquino David Lachapelle. La autora se nutre de figuras agresivas, algunas caras conocidas (como la del músico pop Bouloq), otras con un toque más andrógino y alguna con componentes cotidianos, que ensalzan y notan la línea pop inseparable de la obra de la artista, todo dentro de su especialidad, el collage digital. Cada “santo” está acompañado de un montón de estampitas con una alcancía para la ofrenda. Dichas estampitas cuentan con textos de Pedro Albornoz, que ya acompañara otras veces a Dorado, combinando elementos igualmente tradicionales como plegarias al Ekeko, vocablos importados del quechua o del inglés y juegos infantiles tradicionales como el Tawasara u otras rondas populares. No será sencillo conjugar las percepciones del público más conservador que acuda de forma pacífica y pasiva, corriendo el riesgo de verse agredido por estas dramatizaciones intensas que mezclan las raíces de la cultura nacional, porque “In-Maculado” busca resonar.

4 de mayo de 2009

El Mundial del Cine en Mayo: Cannes

Publicado parcialmente en Los Tiempos el domingo. ----- Para los cinéfilos el mes de mayo probablemente sea uno de los más importantes de la temporada: se trata del evento trascendental en el año en cuanto a festivales de cine se refiere. Aunque Cannes ha estado asociado al glamour y a grandes nombres, la tendencia de los festivales actuales es hacia el cine independiente y de autor. Sobre todo en el enfoque de la industria cultural, que necesita cubrir espacios económicos potencialmente interesantes a los que Hollywood no puede llegar. Si a un lado, el de la propuesta más comercial, se encuentra la recién inaugurada Festa de Roma, que busca destronar como cima del cine al reputado Festival de Venecia a fuerza de talonario, o del interés de nombres asociados a Hollywood pero que mantienen cierta independencia como Berlín, podemos ver también en el otro extremo el Festival de Sundance, que tiene una forma de progreso mucho más agresiva y orgánica. Este festival ha articulado proyectos de calidad, parcial o totalmente marginados de la industria oficial norteamericana pero que a la vez mueve mucho dinero, tanto en producción, como en creación y distribución. Es así que Cannes, sin descuidar nunca su calidad discursiva y estética quiere apostar por este nicho, el independiente y en el que se priman las propuestas de autor. El presidente del festival ha señalado que su prioridad es la de los “outsiders”. No obstante no abandonan un interés manifiestamente comercial que otros años se retrató con propuestas paupérrimas como “El Código Da Vinci” u otras igualmente comerciales pero que han pasado a ser productos de culto para algunos sectores como las sagas de “Star Wars” o las de “Indiana Jones”. La ceremonia de inauguración este año va en esta línea de difusión masiva, con una producción de animación en tres dimensiones, "Up", producida por Disney-Pixar (creadores de “Buscando a Nemo” o “Mounstros S.A.”). Ya otros años, con premio incluido, estuvo el film de animación Persépolis o la Israelita “Vals con Bashir”. También se estrenó en Cannes la aclamadísima “Shrek”, todo en dibujos animados. En Valladolid hace algunos años se abrió la Semana del Cine con “Asur y asmar”, dejando patente el interés del público y de los festivales por este tipo de género. Por su parte la Palma de Oro honorífica la recibirá Clint Eastwood, quien siempre atrae tormentas de flashes y titulares. Este año la participación latinoamericana se reduce en comparación a otros años. Si bien los últimos dos Osos de Oro del Festival de Berlín han sido ganados por artistas de nuestra región, como la peruana Claudia Llosa con “La teta asustada” y el brasileño José Padilha con “Tropa de élite”, la sección oficial de Cannes no tiene ninguna producción de esta zona. En la sección Una cierta mirada está el colombiano Ciro Guerra con “Los viajes del viento” mientras que en la sección Semana de la Crítica, apartado que tiene por fin encontrar jóvenes directores, estará la colombiana “1989” del director Matiz, la coproducción chileno-alemana-francesa “Huacho” de Alejandro Fernández Almendras, “Mal día para pescar”, de Alvaro Brechner coproducción de Uruguay y España. “Navidad” del chileno Sebastian Lelio y “Daniel y Ana” del mexicano Michel Franco serán los representantes hispanos en la sección Quincena de Realizadores. También estará “Tetro”, de Francis Ford Coppola (Argentina, España, Italia) en un acercamiento del gran maestro norteamericano al mundo latino contando con las españolas Verdú y Maura. El cine español por otro lado llega quizás con tres de sus directores más internacionales actuales. Almodóvar, Amenábar y Coixet. El oscarizado manchego estrenará y estará en la Sección Oficial con “Los abrazos rotos”, tres años después de haberse llevado la palma a mejor director y la de mejor actriz en 2006 con su exitosa “Volver”. Isabel Coixet, por su parte presenta “Mapa de los sonidos de Tokio” también disputando la Palma de Oro. Amenábar, aunque sin competir, estrenará su segundo rodaje en inglés, “Agora”, esta vez tomando el género épico. Pero los platos fuertes están en una Sección Oficial cargada de caras conocidas que ya saben lo que es ganar. Además de los españoles nombrados, la lucha será para gente como Von Trier (“Dogville”, “Bailando en la oscuridad”, con la que ganó la Palma en 2000) con “Anticristo”, Michael Haneke (“Caché”, Palma a mejor director en 2004; “La Pianista”) con “Das weisse band”, Ang Lee (“Brokeback Mountain”; “Sense and Sensibility” Oso de Oro en 1996) con “Taking woodstock”; el social Ken Loach (“El viento que agita la Cebada Palma de Oro en 2006) con “Looking for Eric”; Park Chan-Wook con "Bak-Jwi" (“Old Boy”, Premio del Jurado en 2004) o el muy polémico igual que aclamado, Quintín Tarantino, Palma de Oro en 1994, quién ya avisara hace meses el estreno de su nueva ópera, “Inglorious Bastards”. Todos estos nombres, cifras, alfombras rojas, glamour y densidad intelectual y creativa hacen que contra las voces catastrofistas de un industria que se preocupa por la competencia de las nuevas tecnologías y de la supervivencia del cine en tiempos críticos asomen optimismo. Veamos por quién se decanta el jurado presidido por la actriz francesa Isabelle Huppert el 24 de mayo próximo.