10 de mayo de 2009

“In-Maculado”: El arte de una propuesta pop posmoderna pagana (trabalenguas)

Me han publicado este artículo en Los Tiempos, aunque me han cambiado el título por uno con errores gramaticales de concordancia. En fin. Esta es la versión verdadera. ----- Alejandra Dorado expone su serie fotográfica “In-Maculado” en Patiño “In-Maculado”: El arte de una propuesta pop posmoderna pagana (trabalenguas) El arte, con propuestas múltiples y formas eclécticas suele traer un curioso paralelismo con las tendencias sociales y políticas, frecuentemente de forma espontánea. A veces nos damos cuenta de ello con un impacto similar al de una pedrada, como en el caso de “In-Maculado”, que de forma agresiva nos enfrenta a una obra artística incisiva. Nos toca vivir un momento y del final de las ideologías políticas vistas de forma maniquea, del arte existencialista impenetrable y de la coronación posmoderna, sin que ello signifique perder el discurso. Así, Alejandra Dorado tiene una propuesta estética, que se mueve dentro del barroco contemporáneo, del arte camp, del kitsch y del pop con una intención en doble vertiente, una personal y otra popular, profundamente cargada de simbolismos. Si en el Siglo XXI (y aún antes), el cristianismo pareciera que deja progresivamente de ser el rector social e intelectual para dar paso al arte y al movimiento cultural como las nuevas manifestaciones espirituales. La pérdida de peso de la iglesia ha sido llamada secularización y es el fenómeno vigente. Si antes eran los párrocos los que tenían la voz moralizante, ahora son las grandes figuras mediáticas asociadas a las industrias culturales. No es extraño que un novelista como Vargas Llosa comente con soltura y alcance masivo sobre temas políticos, deportivos y hasta sociológicos, de la misma forma el cantante Bono de U2 cuando funge como mediador político. Ya no se construyen grandes catedrales sino enormes teatros, como la ópera de Sydney o museos-escultura como el Guggenheim. Pero la pérdida de peso de la religión no significa negar una cultura asociada a ella, de la que somos, nos guste o no, hereditarios los pueblos influidos por la cultura occidental. No podemos negar la fusión de la cultura andina con la grecorromana. Esta parecería ser una lectura inconsciente (o no) que hace Dorado. La globalización, y Alejandra, nos traen la simbiosis de lo universal a partir de notas configuradoras de lo local. “In-Maculado” nos salpica de elementos autóctonos paganos, plasmados en diminutos trajes costumbristas religiosos y alegorías populares que enmarcan una serie fotográfica de “neo-santos urbanos”, con colores bien tratados, que cargan con elementos cotidianos cristológicos, que nos imbuyen en viacrucis personales, espinas clavadas, figuras luctuosas o dogmas propios, todo en una estética muy urbana que reflejarán ya no el ansia de un adoctrinamiento clerical, sino de la escuela moderna: la del mercado y el consumo. El surrealismo es uno de los recursos que ella utiliza casi impulsivamente, algo así como una evolución daliniana, pero más cerca del estilo del fotógrafo contemporáneo neoyorquino David Lachapelle. La autora se nutre de figuras agresivas, algunas caras conocidas (como la del músico pop Bouloq), otras con un toque más andrógino y alguna con componentes cotidianos, que ensalzan y notan la línea pop inseparable de la obra de la artista, todo dentro de su especialidad, el collage digital. Cada “santo” está acompañado de un montón de estampitas con una alcancía para la ofrenda. Dichas estampitas cuentan con textos de Pedro Albornoz, que ya acompañara otras veces a Dorado, combinando elementos igualmente tradicionales como plegarias al Ekeko, vocablos importados del quechua o del inglés y juegos infantiles tradicionales como el Tawasara u otras rondas populares. No será sencillo conjugar las percepciones del público más conservador que acuda de forma pacífica y pasiva, corriendo el riesgo de verse agredido por estas dramatizaciones intensas que mezclan las raíces de la cultura nacional, porque “In-Maculado” busca resonar.

No hay comentarios.: