1 de julio de 2009

Soderbergh a la boliviana

La “Guerrilla” del aclamado director Soderberg, tan comercial (Ocean´s 11,12y 13) como incisivo (Sexo, mentiras y cintas de video; Erin Brockovich) hace una aproximación al hombre mito del Che Guevara. Resulta aventurada, no por el guión, sino por tratar un tema muy ideologizado, manoseado y representado. Sin ir muy lejos en el tiempo, solamente cinco años después de que el brasileño Walter Salles (Estación Central) se aproximara a la vida de este personaje de forma tangencial en cuanto a lo político con los Diarios de Motocicleta, Soderbergh con su propuesta muestra no una visión periférica de la vida del argentino sino la praxis de su lucha armada. Lo que le sobra a los Diarios de Motocicleta le falta a Guerrilla en demasía: ritmo. El film se hace excesivamente lento, con dos partes de más de cuatro oras en conjunto y que se han exhibido diferidas la una de la otra, contrastan con la vivacidad que le imprimiera Salles en un guión agilísimo en el que, dentro de lo que se puede, logró puntos cómicos. La música de Alberto Iglesias (mano derecha de Almodóvar) aporta puntos interesantísimos además. La versión de Soderbergh se limita a describir desde el campo de batalla (en la segunda mitad) mostrando a un Guevara más frío y avocado al fracaso. Como comenta el crítico Pedro Susz, se modela un contraste quizás ya conocido de lo antiépico de ésta con lo épico de la primera (El Argentino). El gran éxito de la película es el de la interpretación de Benicio del Toro (Traffic). Todo el peso del film se apoya en la capacidad representativa del actor puertorriqueño salvando un posible descalabro, tanto que deja una obra aceptable y descriptiva. El elenco es de relumbrón y aunque a costa de distraer, el espectador podrá dedicarse a jugar al “caza-actores” descubriendo caras conocidas sobre todo hispanas. Franka Potente (Corre Lola Corre), Diamond Phillips (La Bamba), Catalina Sandino (María llena eres de gracia), Óscar Jaenada (Noviembre), Gastón Paulus (Nueve Reinas) o Eduard Fernández (El Método) son algunos de los flashes actorales. La lista de conocidos aumenta para los bolivianos ya que nos encontramos con un puñado de los mejores actores de teatro nacionales, algunos con una brillante actuación y otros casi pareciendo cameos por su brevedad. Confirmamos la pericia de Cristian Mercado o Daniel Aguirre, ambos fruto de la “escuela” de César Bríe y su Teatro de los Andes. Brillante también la corta intervención del solvente Luis Bredow. Más actores de teatro contemporáneo con Larrazábal o Peredo, curiosamente sobrino del mítico guerrillero en la vida real. Esta película logra mayor atención en nuestro país, amén de la maquinaria propagandística, por la coparticipación (además de los actores, en producción Bellot hace el casting), por tratarse de un fragmento de la historia nacional y mundial además de la Palma de Oro como actor que se llevó Del Toro en Cannes que por lo novedoso de lo contado. En Guerrilla vemos el acercamiento de una mirada foránea como la de Soderbergh a la experiencia del Che en Bolivia dejando muchas posibilidades en el aire, tal como lo hizo el propio Ernesto Guevara cuando vino hace cuarenta años, poseyendo un cuadro de información incompleto, pero rico en cuanto a ganas, motivación y convicción.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Con esta critica Fadri, no ganará espectadores.
Chus.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

No se si eres la Chus Cambeiro o es una despedida... pero es la impresión que tengo del film. De todos modos vale la pena verlo.
Saludos

Erick dijo...

Hola, de mucho tiempo entro a tu blog, siempre es bueno tener la visión desde varias perspectivas, espero consiguir la película por algun medio, ya que por esta tierra andaluza boliviana, no hay proyecciones de cine, por que ya no hay cines.
Espero leer más sobre lo que haces y las críticas a lo que hacen los demás. Reitero, es siempre bueno concer todas las perspetivas.
Saludos

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Gracias Erick, me imagino que en tu caso, sin cines en Tarija, no queda otra opción que la señora pirata.
Un saludo

Erick dijo...

no quería exponerlo de esa manera, pero al pan "pan" y al "pirata", vino.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

el pirata vino hasta aquí. A beber vino. Tarijeño.
Saludos