3 de septiembre de 2009

¿El deporte es salud?: España y el dopaje contemporáneo (Parte 2)

España y el dopaje contemporáneo Más allá de desgraciadas coincidencias o de las probabilidades, en España en mayo de 2006, sin una ley antidopaje entonces vigente, la Guardia Civil descubre la “Operación Puerto” (OP), el mayor entramado de dopaje que ha sido descubierto en la historia del deporte. A partir de ese momento el mundo deportivo pasa a ver a ese país como un núcleo de la medicina especializada de dudosa rectitud. 8 años después de un caso similar en Francia: el Caso Festina. Eufemiano Fuentes, el principal médico involucrado, y sus colaboradores no han pagado castigo penal ya que fueron procesados por delito contra la salud pública y, al demostrar asepsia salieron indemnes, y tres años después, el caso sigue en el aire y los sancionados son muy pocos. De los más de 200 deportistas implicados, muchos de ellos ciclistas, los extranjeros, sufrieron una persecución mediática y judicial enérgica (Scarponi, Basso, Üllrich, Zabel, sancionados en sus países), mientras que otros parecerían haber sido protegidos como Alejandro Valverde, mejor ciclista Pro-Tour 2006. Tuvo que ser el Comité Olímpico Italiano quien se encargara de sancionarle, ya que en España no se ha hecho nada, o muy poco, por cotejar la presunta bolsa de sangre que le pertenece según pruebas de este organismo. También hay voces que apuntan a que Alberto Contador, el más importante ciclista mundial de la actualidad, que formaba parte del club al que apoyaba Fuentes: el Liberty Seguros. De boca del mismo Eufemiano y sus archivos (establecimientos que hacían las veces de repositorio, nombres clave, planes de dopaje sistemático, al más puro estilo mafia), se sabe que entre los clientes de su clínica clandestina figuraban importantes tenistas de nivel mundial, atletas (hay registros con fechas del campeonato europeo 2006) y futbolistas que son los que probablemente, a tenor de los intereses económicos hayan detenido las pesquisas (o más bien sus dirigentes). Saquen sus conclusiones. Desde ese día el mundo duda del alcance de los controles antidopaje, ya que de estos 200 deportistas que usaban métodos prohibidos, sólo dos o tres fueron cazados en controles, es decir el 1%. En la clínica de Fuentes se encontraban cientos de bolsas de sangre (la autotransfusión sin sustancias dopantes puede ser considerada prohibida), hormonas animales, drogas chinas y rusas, nombres clave, una jerga específica y un calendario que indicaba los momentos y las sustancias prohibidas a ingerir sistemáticamente (material publicado en el diario El País y en la revista Interviú). Parte de estos datos pueden estar contenidos en un cuento de Edgar Alan Poe. Estos hechos invitan a dudar del salto cualitativo español a partir de los 90. De 4 medallas en los JJOO de Seúl 88, se lograron 22 en Barcelona 92. Por otro lado, si nos remitimos a sus éxitos en 2008, el denominado por la prensa ibérica “año de oro”, vemos que provienen casi íntegramente de estos cuatro deportes (fútbol, ciclismo, atletismo y tenis), con las notorias salvedades de Alonso (Fórmula 1) y Gasol (Básquet, caso aparte). Importantes deportistas como el mejor ciclista de todos los tiempos, Lance Amstrong, o el campeón olímpico de los 1500 metros (suspendido por dopaje hace pocas semanas) Rachid Ramzi, escogían Girona o Madrid por su buen “clima”. En los años 80 se conocía a Liepzig o en los 90 a la Universidad de Friburgo. Y así los destinos de lugares “especializados” van cambiando, de Manaus a Lanzarote, de Sudáfrica a Marruecos o de Hawai al Algarve. Incluso hay indicios de la existencia de redes europeas de dopaje. Los efectos globalizantes también se ven: hoy se puede acudir a un gimnasio de fitness o a una farmacia en Andorra por Internet para comprar mercadería vía tarjeta de crédito y contar en pocos días con un cóctel de drogas estimulantes. Pero el control antidopaje, como ya mencionamos, siempre avanza a un ritmo mucho más lento que el descubrimiento de nuevas sustancias indetectables. Las que comentamos ahora son las que se usaban hace cinco o diez años (parches de testosterona, DHEA, Actovegin o EPO-CERA). Ahora se habla incluso de dopaje genético, ese que logrará que el propio cuerpo produzca ese excedente hormonal que incremente la fuerza y la resistencia. En el brillante libro de investigación “El Derecho a la fatiga”, el periodista valenciano Juan Botella nota que si en los años 80 existió un boom de records en pruebas de fuerza y explosividad (velocidad, saltos y lanzamientos), hoy se encuentran muy difícilmente alcanzables cuarto de siglo más tarde, no porque el ser humano no haya progresado sino porque las técnicas de control son más eficaces contra los esteroides anabolizantes (antes no habían controles sorpresa o pasaportes biológicos). En la otra cara, en pruebas largas o de fondo (aeróbicas) no existen records previos a 1995, años en los que, coincidentemente, se estandarizó el uso de la hormona (prohibida, claro) Eritropoietina (EPO), encargada de la oxigenación de la sangre que produce sorprendentes efectos en la resistencia, así el récord mundial de maratón masculino mejoró 4 minutos en veinte años y el femenino 10. El debate en algunas esferas va en torno a si borrar o no los récords realizados hasta hoy (muy precario o acaso inútil ya que no corrige esta dinámica) o el más profundo pero delicado de si merece la pena liberalizar el uso de drogas en la actividad física. En cuanto a este último, sus defensores sostienen que, entre los efectos positivos de la liberalización estaría el de la claridad y transparencia de los procesos, y sobre todo los estudios científicos y su divulgación, hoy bastante sesgados debido a la oscuridad de los medios en el alto rendimiento. Recordemos que la mayoría de los estudios no cuentan los secretos de guerra y alquimia de sus sumos sacerdotes (investigadores). Con la liberalización, los métodos saldrían de la clandestinidad y pasarían a ser más seguros, y controlados ya que podrían realizarse en hospitales especializados. Ya no se tendrían que aplicar dosis “límite” excesivas digamos, en épocas de no competición que a la postre sean indetectables en periodos competitivos, es decir, se buscaría que no ocurran “empachos medicinales”. A la contra están los riesgos, casi infinitos, que podrían asumir deportistas cegados por la codicia o que actúan soterrados o fuertemente influidos por dirigentes o entrenadores persuasores que ejercen intervenciones en base a su autoridad “moral” o intelectual. Ahora, resulta difícil determinar el punto exacto de la barrera ética. ¿Se puede reducir la trampa al consumo de las sustancias de la lista prohibida?. Además, hay que comentar también que las ayudas farmacológicas sirven principalmente para soportar entrenamientos más fuertes, no para prescindir de éstos. Las drogas nunca sustituyen el esfuerzo. El mismo Fuentes decía “no se puede sacar un purasangre de un burro” aunque matizando este comentario ya que los propios registros del médico mostraban que existían jerarquías y un sistema de “dopaje por objetivos”. Está extendido el pensamiento-escudo de que si no se da positivo en un control antidoping no es trampa. Argumento débil más aún sabiendo que los atletas del médico español, a pesar de doparse no daban positivo; es así que la Asociación Mundial Antidopaje comprende que la intención del dopaje ya es falta, también la confesión. ---- Foto: usatoday.net

4 comentarios:

Almada dijo...

Por todo esto que comentas Dique, me pregunto si Gallardón y demás gente de Madrid no se dan cuenta de que el COI les ha pasado factura hace unos dias cuando observó el tema de la Ley Antidopaje española.

Es que claro, si siempre se ha mirado a otro lado, y nunca se preocuparon por resolver los escándalos de dopaje de las "estrellas" españolas para no perjudicarlas, entonces me parece de lo mas normal que la candidatura vuelva a perder por no haberse mostrado firmes cuando España tuvo la oportunidad de hacerlo en este tema y hacer rodar cabezas.

josé dijo...

Hola Fadrique, este es un documental interesante hecho por unos Alemanes con una traducción “medio” Española que puedes o ya viste en youtube:
Hasta dónde invade el dopaje el deporte español? (I) y (II)
La pregunta ¿despenalizar y hasta que punto?, no importa la cantidad de controles, estas drogas estarán siempre un paso adelante. El doping genético será, me imagino el quiebre de todos los paradigmas, ya que será el propio cuerpo que estimularía a la hgh, epo, testosterona, nandrolona, corticoides y demás…véase el caso de Ian Thorpe, cuando la Federación Holandesa de Natación hizo una queja formal (desestimada).

Que disgusto lo de Rashid Ramzi, gran parte de la culpa de seguro lo tienen los petrodólares de Bahrein, que uno no logra entender para que?... un país que es formado por unas cuantas islas con un población menor a la de Santa Cruz quiere saltar en el escenario deportivo con una legión de Marroquíes y Kenianos (esperemos que Saad Kamal no de positivo).

TODO sea por más rápido, fuerte y alto. Nosotros a los nuestro y k’oar los pies que es primer viernes.

josé dijo...

Hola Fadrique, este es un documental interesante hecho por unos Alemanes con una traducción “medio” Española que puedes o ya viste en youtube:
Hasta dónde invade el dopaje el deporte español? (I) y (II)
La pregunta ¿despenalizar y hasta que punto?, no importa la cantidad de controles, estas drogas estarán siempre un paso adelante. El doping genético será, me imagino el quiebre de todos los paradigmas, ya que será el propio cuerpo que estimularía a la hgh, epo, testosterona, nandrolona, corticoides y demás…véase el caso de Ian Thorpe, cuando la Federación Holandesa de Natación hizo una queja formal (desestimada).

Que disgusto lo de Rashid Ramzi, gran parte de la culpa de seguro lo tienen los petrodólares de Bahrein, que uno no logra entender para que?... un país que es formado por unas cuantas islas con un población menor a la de Santa Cruz quiere saltar en el escenario deportivo con una legión de Marroquíes y Kenianos (esperemos que Saad Kamal no de positivo).

TODO sea por más rápido, fuerte y alto. Nosotros a los nuestro y k’oar los pies que es primer viernes.

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Justamente sobre eso quería escribir... uno de los puntos débiles de Madrid candidata olímpica es la lucha antidopaje... pero es que parece estar muy consentido... ayyyy. La olimpiada no creo que caiga en España... ojalá me equivoque...
Sería bonito que veamos los primeros JJOO de Sudamérica en la historia.... nos toca. Yo te digo que por lo que he podido ver en los JJ Panamericanos 2007 que fueron en Río, no tenían NADA que envidiar a los JJOO de Atenas... en serio.
Nos vemos el 26 hermano.

José, estás muy puesto al día... y no he visto el docu... lo voy a ver... lo que tienes que mirar si te gusta el ciclismo es www.ciclismo2005.blogspot.com es muy bueno aunque a veces se le vaya la mano al autor...
Ya se me fue el viernesw, el siguiente sí que hago la k´oa
Un abrazo