16 de noviembre de 2009

Amargura Dulce

En todos los países, pueblos y culturas, siempre han existido cronistas populares, que cuentan las historias de las calles. Algunos, muy hábiles las tejen y enredan (concepto prestado de mi amigo Ramón Rocha) ardides y trucos, otros apelan al humor, mientras hay los que toman simbología. No son exactamente poetas, ni cuentistas, aunque si narradores del pueblo. De este nutrido grupo, se desgrana otro que narra con música. Antiguamente se les llamaban juglares, rapsodas o el adjetivo desempolvado en Cuba, trovadores. Hoy les llaman cantautores aunque no es necesariamente un género. Porque hay cantautores rock, después de todo Joaquín Sabina anota que el rock y la rabia comparten ADN. En Estados Unidos, un descendiente judío los reinventó: Robert Zimmerman, más conocido como Bob Dylan. Unió acertadamente letras muy bien pulidas (algunos le sugieren cono nobelizable) con mensaje político y popular. Es muy fácil encontrar versiones de estos especimenes en varios países, contextos y hasta subgéneros, unos más eléctricos y otros más melódicos. Es una bolsa difusa en la que podemos meter autores dispares como Jara en Chile, Charly o Gieco en Argentina, Gainsbourg en Francia, Veloso en Brasil, Silvio y Pablo en Cuba, Cohen en Canadá o el mismo Grillo Villegas en Bolivia. En España, junto con su amigo Serrat, Sabina es uno de los más influyentes del último cuarto de siglo. Ambos precisamente volaron por América y Europa el año pasado con su gira “Dos pájaros de un tiro” que para hacer pleno en Sudamérica sólo le faltó Bolivia. En todas las presentaciones volcó taquilla. Ahora, tras cuatro años lejos de los estudios, Sabina ha editado su nuevo álbum: Vinagre y Rosas. Vuelve el relator musical popular español por antonomasia para contarnos los sabores que le vienen a la boca con más de sesenta años. Quizás se percibe avinagrado, ácido como el limón, pero que en la boca resulta un postre posible de disfrutar. Es un autor que recurre a la sátira, muchas veces plasmada en sonetos cantados, amigo de la noche y de las prostitutas, bohemio pirata y enamorado de América Latina, aunque sólo sea por su actual pareja, la peruana Jimena Coronado. Recordemos que “el genio de Úbeda”, como le llaman, ha colaborado con dispares artistas como Chavela Vargas, Charly García, Jorge Drexler, Manu Chao, Fito Páez, Pablo Milanés, Víctor Manuel o Ana Belén, por citar sólo algunos. Sabina vuelve a sacar de su sombrero de bombín, colaboradores para este disco. Entre ellos destacan dos, por un lado el grupo de pop más en forma en España, Pereza y por otro, se deja querer su amigo y poeta Luís García Montero. Además de usar textos de Violeta Parra, en algún coro interviene el futbolista del Real Madrid, Guti ¿?. La gira comienza este fin de semana en España y llegará a Argentina y Uruguay a partir de diciembre. Parece que todavía hay Sabina a pesar de sus 60. Lo que más me gusta de él: sus ganas de vivir al límite, su fuerza narrativa y su sorna.

4 comentarios:

Almada dijo...

Che.. vienes a Madrid para el concierto? pfff.. yo me lo pierdo. No toca en Valladolid?

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Se acabaron las entradas en MAdrid... igual que hace cuatro años en Valladolid.. no sé por qué este año no viene... y hace dos en Salamanca!!! se está poniendo senil!!! además... es Fachadolid!!! jjeje, mentira, ese es un mito. Esta ciudad está muy bien...
Por cierto, buenas tus fotos!!!

LIM dijo...

Buena onda!
Nada más discrepo de la idea de que uno de los trovadores-narradores-juglares de Bolivia sea el tal Grillo. Creo que aún no hemos encontrado aqui alguién, por algún lugar perdido andará. En todo caso creo qeu Monrroy Chazarrta se acerca más.

Saludos

Fadriqve Iglesias Mendizábal dijo...

Lo de narrador era en un sentido muy general... quizás lo dije más pensando en la analogía dylaniana-sabiniana pero fue más un impulso de fan. jeje. Saludos