16 de diciembre de 2009

De “embajadores” bolivianos y Mujeres Creando

Publicado en la sección columnistas del periódico Los Tiempos, de hoy -------- El año pasado inflé el pecho cuando la revista Foreign Policy - América Latina, a propósito de su selección de las 50 personas más influyentes de la zona, señalaba a Edmundo Paz Soldán por sus aportes intelectuales, creativos y analíticos. Aquellos días felicité a Edmundo por dicha inclusión, a lo que me respondió con modestia que se debía al salto internacional de Evo Morales y la coyuntura de Bolivia en el exterior. Esta semana, el periódico de más tiraje en España, El País, ha sacado un número de su revista semanal dedicado a las 100 personas de Iberoamérica que han marcado el 2009. Este rotativo, que suele o solía identificarse con el lado progresista, ha puesto en portada de esta lista a Lula da Silva y no hay menciones hacia Evo. Sólo dos bolivianos están en la lista (que también protagonizan personajes diversos como Cristiano Ronaldo, Penélope Cruz, Marta Domínguez o el reciente premio Cervantes, José Emilio Pacheco): El colectivo Mujeres Creando y el líder indígena Marcial Fabricano. Citado en la sección de Líderes regionales, Fabricano, en palabras del ex prefecto cruceño Carlos Hugo Molina, alentó la necesidad de una Constituyente inclusiva desde los años noventa; ocupó funciones públicas nacionales y regionales para respaldarla, entendiendo que la nueva Carta Magna no era el resultado de una propuesta colectiva y se opuso militante a ella cobrando duras represalias. Por su parte, en la sección Creadores, se encuentra el polémico colectivo Mujeres Creando. Ellas se definen como “un grupo anarcofeminista boliviano que actúa desde la premisa de la actitud creativa individual y se oponen firmemente a la injusticia y al machismo dominante”, buscando la creación artística como medio de expresión. Este grupo ha recibido fuerte atención en España. Manuel Borja-Villel, director del museo de arte contemporáneo español más importante, el Reina Sofía, les dedica algunos párrafos elogiosos, destacando su discurso “poético de paz” ¿? “sin fusiles” y lo “performativo” (sic.) de su obras provocadoras. Estas mujeres no se definen directamente como artistas, sino como activistas. Ello, dentro del debate artístico, atrae posiciones muy antagónicas acerca de la finalidad de la creación y expresión poética. Por un lado encontramos a los que defienden el arte como una forma o medio y luego están los que lo defienden como un fin en si mismo. Existen también los que lo conciben como ambas cosas. Mujeres Creando, se sitúa claramente en el primer grupo. Sus grafitis y presentaciones pertenecen claramente a una corriente rebelde, de lucha turbulenta, que logra el escándalo, el cuestionamiento y rompen tabúes de una sociedad que día a día, y a un paso excesivamente lento, deja de ser conservadora y machista. Más allá del debate ideológico, y dentro de la defensa de las libertades, es importante encontrar grupos diversos que se expresen, siempre dentro de un marco respetuoso, y qué mejor hacerlo que impulsando a las minorías, esas que no tienen voz o que la tienen baja. Bolivia da qué hablar con personajes como María Galindo o Evo Morales, ¿será que realmente nos reflejan? ¿Que reflejan una sociedad fragmentada, contradictoria, diversa, conflictiva y antagónica?

11 de diciembre de 2009

Copenhague y la cultura

Estos días los focos del mundo apuntan a Copenhague. Se están reuniendo los líderes políticos, pensadores, activistas, economistas, sociólogos y ecologistas de todo el planeta para diseñar la intervención en los próximos años en materia de lucha contra el cambio climático. Y como el arte tiene cierta correlación con los problemas sociales, se puede notar que aparecen estas temáticas en las preocupaciones creadoras, así como las inquietudes de los autores se transfieren a las preocupaciones de los que disfrutan de sus universos. En las “ciudades globales” se ha hecho eco de esta problemática mundial mediante distintas expresiones artísticas. El cine ha consagrado primero a Al Gore, con su comentadísimo documental Una verdad incómoda, que fue muy mediático no sólo por el contenido sino también por la repercusión política de su autor, ex vicepresidente de Estados Unidos y por su posterior corolario como premio Nóbel. Hay muchas “denuncias artísticas”, como la del fotógrafo francés Yann Arthus Bertrand y su mirada desde el cielo, o la exposición que este mes ha preparado la Royal Academy of Artrs de Londres “Earth”. Publicaciones prestigiosas de diseño también han destacado artículos sobre diseño sostenible, reutilización de materiales reciclados y usos de energías alternativas. Y en la capital danesa, donde se lleva la reunión, se ha preparado la exposición “Rethink”, que aglutina arte contemporáneo y cambio climático. El museo Smithsonian, dentro de sus dimensiones y diversidad temática, también cuenta con apartados dedicados a este fenómeno como “El Ártico: un amigo actuando de forma extraña”, “Cambio climático: su efecto en aves migratorias” o “El poder de alcance de El Niño” por mencionar algunos. Pero como la globalización no sólo afecta a destruir el planeta, sino también al flujo de información, estas preocupaciones fluyen muy rápido. En Bolivia se ha lanzado este año el libro y documental “El tiempo se está cansando”, investigación, recorrido visual y escrito de experiencias, sobre los efectos del clima en la visión nacional, realizado por Gruberg, Augstburger, López, Meruvia, Bustamante y la Fundación Gaia Pacha. Por su parte, el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, Rimisp, que cuenta con varios proyectos en Bolivia, aporta interesantes estudios sobre el Desarrollo Rural con identidad cultural y emprendimientos innovadores sostenibles. Luego, el arqueólogo Roy Querejazu, con amplia experiencia en la investigación, esta semana ha presentado el libro que combina naturaleza y fotografía "Bolivia: Imágenes de la Biodiversidad" También, entre otros microproyectos, el Martadero de Cochabamba lleva adelante estos días el taller de Libre expresión y educación medioambiental patrocinado por el Centro Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo. Además, van apareciendo iniciativas de gestión del patrimonio natural sin espolear sus riquezas naturales. Un punto importante de la gestión territorial es no sólo el aprovechamiento de la naturaleza para el desarrollo, sino también su protección y conservación. Una veta puede ser la creación de Centros de Interpretación, o el desarrollo de los mismos si ya existen, que no son otra cosa que “museos de la naturaleza”. Como individuos debemos repensar lo que estamos haciendo con nuestro patrimonio natural, y sobre todo lo que legaremos a nuestros “retoños”. --- Foto: Yann Arthus Bertrand

4 de diciembre de 2009

¿Las propuestas electorales [culturales] deciden?

Publicado en la sección Columnistas de Los Tiempos a propósito de las ofertas culturales de los candidatos para las elecciones presidenciales del domingo. Foto de Sergio Ribero. -------------- A estas alturas de la carrera electoral la gente estará saturada en cuanto a ofertas se refiere, más por el bombardeo mediático superficial y baladí que por una profundización y asimilación de las propuestas de gobierno. Pero, ¿se ha hablado sobre el papel de la cultura en el desarrollo integral de Bolivia? La ausencia propositiva en general, caricaturizada con la falta de debates electorales televisados, parece no importar a frentes como al MAS, pero no apunta a ser un factor decisivo en el resultado. Ante este vacío, decidí acudir a Internet. Busqué las páginas web de los tres candidatos punteros en carrera. No encontré la de PPB por lo que decidí buscar sus propuestas en redes sociales como Facebook donde sí tenían espacios, pero sólo de grupos de apoyo. Sí encontré las del MAS y UN. Para tener equidad de formas, decidí visitar el sitio de la CNE, con muchas dificultades La accesibilidad a esta página es intermitente y limitada, pero entrando a distintas horas del día, finalmente di con los contenidos. Las introducciones suelen ser parecidas en las tres propuestas. Pero en el ámbito cultural la cosa cambia. Por parte del PPB, mutis por el foro. Silencio sepulcral. Parece ser que la cultura no le importa a un frente que basa su plan de trabajo en la Seguridad, desestimando quizás que la mejor seguridad es la preventiva (y qué mejor que educar y dar opciones de ocio). Algo de refilón al turismo y a mirar a otro lado. En cuanto a UN, aunque comienzan con una tautología del concepto de cultura, se diluyen en el sentido antropológico, teórico y de inclusión social solamente. En cuanto a producción artística, gestión cultural y desarrollo de la expresión creativa nada concreto. También tienen apuntes en torno al turismo sostenible, de forma más sólida que PPB, pero siempre en una lógica de desarrollo económico (absolutamente necesaria) pero incompleta, ya que el Patrimonio (y su explotación) es sólo una parte de la Cultura. La propuesta más completa, con diferencia venía del MAS. Referencias complementarias como la Ley de Propiedad Intelectual, y otras propuestas directas en un grupo compuesto por 10 puntos, entre los que destacan, además de los muy manoseados conceptos de “descolonización”, otros relativos a catalogación internacional, a potenciación de industrias culturales, formación artística o una ley de protección y promoción del Patrimonio. Donde la propuesta hace aguas es en cuanto a la internacionalización y creación de redes de interacción artística. Hoy en día instituciones privadas como la Galería Kiosco o el Martadero cuentan con programas de intercambio y residencias. Lo vemos también con las productoras La Fábrica o Londra Films, ahora de moda con la película Y también la lluvia, pero con escasas o inexistentes colaboraciones estatales. La cooperación y “contaminación” cultural nos enriquece y es un rasgo decisivo que no se puede ignorar. No se trata de colonización ni de vergüenza a la permeabilidad. Al contrario, la tendencia es al sincretismo cultural dentro de unas raíces entendidas y asimiladas. Tampoco se especifican líneas de cooperación cultural ni directrices específicas en cuanto a desarrollo local. Estas líneas sí vienen especificadas en otros apartados pero no con referencia a lo cultural. Para ejemplos exitosos está el de la labor de la Cooperación Italiana en Uyuni con el turismo rural. Sobre Archivos y Bibliotecas tampoco hay referencias explícitas ni implícitas, entendiéndose éstos no como depósitos de papel, sino como instituciones vertebradotas de la memoria y de la Cultura. Está claro que las propuestas en esta materia no son decisivas. Y está por demostrarse si las propuestas de fondo lo hacen. Está también por demostrarse si las propuestas se cumplen. De todos modos podemos soñar... como me recordó mi amigo Nacho aquel grafiti: "Políticos, baste de realidades, queremos más promesas".