22 de abril de 2010

¡Regálenme un libro!

Por el Día del Libro. Publicado en Los Tiempos y en Ecdótica, a propósito. ----- El 23 de abril se rinde homenaje a Shakespeare, a Cervantes y al Inca Garcilaso por la supuesta coincidencia en la fecha de sus muertes. A propósito, en 1996 la UNESCO aprobó tal data como "Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor". Este día está cargado de simbolismo también por la celebración de San Jorge, patrono cristiano de varios países, de algunas regiones catalanas en España o del Movimiento Scout Mundial. Cada 23 de abril, en Barcelona, digamos que capital editorial de Iberoamérica, existe la tradición de que los hombres regalen un libro a sus parejas y éstas una flor a cambio. Aunque el género y los regalos ahora ya casi se intercambien indistintamente. Sea como un signo de reivindicación de la catalanidad o por una tradición ancestral, el resultado de la fiesta de “Sant Jordi” en Barcelona conlleva un movimiento editorial sin parangón, muy destacable y que, en cuanto a la difusión del libro, podríamos desarrollar también por aquí. No se trata de copiar festividades ajenas ni de dejarnos imponer tradiciones por las librerías (como lo han hecho las tarjeterías el 23 de julio). El sentido es otro. Se trata de hacer un homenaje al gran invento de Gutenberg: la imprenta. Gracias a éste, se ha podido desarrollar el conocimiento del ser humano. Gracias a la aparición del libro en serie, se han podido democratizar y compartir los saberes. En la antigüedad la sabiduría estaba localizada en ciertas bibliotecas o universidades. Ahora se ha generalizado mucho más su difusión y desconcentración, y gracias al legado del conocimiento mismo. Además, el libro es uno de los regalos más nobles, ya que aunque conduzca a una adicción (la lectura), consta de un reconocimiento de fraternidad, que lleva incorporado capital intelectual y que además es una herramienta educativa. También puede tratarse de un elemento lúdico y de ocio. Regalar un libro es dar un pedacito de patrimonio humano y de sabiduría, a veces más grande y otras más chico. Actualmente el ámbito de los viejos libreros, esos espacios cargados de sorpresas y curiosidades editoriales, está desapareciendo para sobrevivir en sitios puntuales a modo de yacimientos de arqueología intelectual. Las grandes superficies (hipermercados), el comercio electrónico (con sus innegables efectos positivos) y sobre todo la piratería, hacen que la labor del librero se convierta en una tarea casi heroica pero profundamente sensible. Para mayor ejercicio nemotécnico, en Cochabamba es fácil evocar a Werner Guttentag. Consejo: si hacia el final del día, querido lector, nadie le ha obsequiado todavía un libro, dese prisa antes de que cierren las librerías y dé un homenaje a Shakespeare, a Cervantes, al Inca Garcilaso, a Gutenberg y sobre todo a usted: regálese un libro. O regálemelo a mí. --- Foto: propia.

17 de abril de 2010

Teatro Achá: ¿Espacio Orgánico?

Ya lo dije hace un tiempo en este blog. Lo ratifico. A propósito de la gestión del teatro municipal de Cochabamba. ------ Sendos artículos de Óscar Jordán comentan acertadamente esta semana sobre el estado de las cosas en el Teatro Achá. Se centran sobre todo en el descuido de infraestructuras, además de las condiciones poco beneficiosas para los artistas que allí se presentan. “Quiero escribir pero me sale espuma”, dice el poeta Shimose. A muchos nos representará el título de su verso. Se pueden decir muchísimas cosas de la deficiente gestión de ese espacio. Alguna buena también, aunque eso lo tengo menos claro. La primera crítica obvia que aporto es la referida al presupuesto. En el mencionado artículo los administradores insinúan como “excusa”, la insuficiencia. Eso ya demuestra la incompetencia a la hora de gestionar las arcas. No se puede entender a estas alturas que el espacio cultural de referencia no pueda generar recursos. No digo ya autosostenerse (como el Martadero u otros espacios), pero por lo menos lograr alguna sinergia con la empresa privada o con otras Administraciones Públicas. No vendría nada mal. Basta con ver hacia afuera y notar que uno de los estadios de fútbol más importantes de Londres se llama ahora “Fly Emirates” o que el otrora teatro Calderón de la Barca de Madrid, ahora es el “Calderón Häagen-Dazs” (marca de helados). Para los puristas, contarles que no insinúo que el Achá se llame “Globos Achá” y se pinte de colorines y revista con helado de pistacho, pero existen otras muchas maneras de captar recursos beneficiando a varios frentes. Además ahora, en pleno fervor descentralizador, habrá que aprovechar los distintos niveles de la Administración Pública para lanzar proyectos, y si no se logran ejecutar por la instancia pública, por lo menos se sacan a la luz, ya que cuando un proyecto está bien escrito, siempre saldrá alguna ONG, Embajada, Organismo Internacional, mecenas, político o empresario dispuesto a levantarlo. Es cuestión de movimiento e iniciativa. ¿Cuál es el concepto transversal de gestión cultural?: no se trata de alquilar la sala de un espacio, ni de un depósito de representaciones artísticas, sino de convertirlo en un motor vivo. Se trata de lograr que interactúe con el entorno y en coordinación con otros órganos. Además, mencionar que actualmente el Achá no tiene página web (mucho menos Facebook, Twitter, canal en YouTube o blog). No tiene visitas guiadas (es un sitio con importancia patrimonial y en el que hay muchas historias). No hay políticas de formación de talentos artísticos. No hay coordinación con los elencos estatales. No hay políticas educativas didácticas para formar públicos. No hay producciones propias. Se ve escasa coherencia en la programación. No hay intercambios y coproducciones con otros teatros nacionales. No hay experimentación. No hay foros de debate. No hay merchandising ni ingresos alternativos. No hay teatro de vanguardia, tampoco teatro clásico. No tiene una revista de investigación o de divulgación asociada. No hay jerarquización ni uso subsidiario con el otro espacio que administra, la sala de la Casa de la Cultura. ¿Quién da más?. Lo único que tiene es la suerte de ser el espacio más acorde y centro de la producción cultural de la ciudad. Y no es poco. Lo que sostiene a ese espacio son los fantasmas y espíritus de obras que se fueron y no volverán más, o las que vuelven y lo hacen por melancolía o por falta de alternativas. Cierto es que el presupuesto es ínfimo para los gastos que se erogan, y que son pocas personas a cargo, pero la gestión cultural debe usar la creatividad para luchar contra eso. Y mucha gente lo ha logrado en otras ciudades del país y en Cochabamba concretamente. Lo que falta es voluntad. Foto tomada de photobucket

11 de abril de 2010

La Escuela de Loukass

Publicado en Los Tiempos de Hoy. A propósito de los nuevos discos de Llegas y Krauss ---- Los movimientos culturales de ruptura suelen generar secuelas, Escuelas y acciones colaterales importantes. La banda de rock paceña LouKass trajo una nueva corriente de frescura por los escenarios paceños, y hoy, sus padres, casi dos décadas después siguen dando pelea. Aunque el legado de LouKass no sea un movimiento cultural en sí, ya que no trajo asociados manifiestos ni artistas con propuestas estéticas complementarias, o en la misma línea en otras ramas artísticas, sí trajo un cambio de paradigma por lo contestatario de su discurso. No eran herederos directos de Wara o BJ4, mucho menos de las peñas folklóricas de la Jaén y la Goitia, perro arrastraron a muchos jóvenes de clase media que buscaban una seña identitaria. La banda tuvo una vida corta pero no efímera. Después de la ruptura en el 95, sus integrantes dedicaron sus intereses a causas diversas: el baterista Ortiz a la poesía y a la gestión cultural; el bajista Joffré a la música místico-religiosa con Tejilah; Grillo Villegas, el más prolífico, sacó 8 discos con su banda Llegas y Christian Krauss, que como todos saben emigró a Alemania siguiendo de reojo la música de éste último y participando cenon otras colaboraciones con Go Go Blues y Lick Samba. Lo más destacable, varios años después de LouKass y sus sucesivos reencuentros, es que han logrado un polo de desarrollo y Escuela, en el término más genérico, del rock nacional. Este 2010, vuelven Krauss y Llegas pero esta vez separados. El primero, con una banda a su medida, conformada por el líder de Ra-Beat y ex Llegas, Conejo Arce y por Alex Zapata, invitando a grabar el disco a Sergio Eguino y Mauricio Moscoso, integrante de Mammut y uno de los más talentosos bateristas del país. Aunque la banda no ha lanzado oficialmente su disco, sí que ha promocionado el primer corte, “Quimeras”, con un toque pop muy melodioso. Por internet ha circulado velozmente y mucha gente ya está esperando la puesta en escena de una de las voces más auténticas y solventes del país. En la otra orilla está Llegas que vuelve con nuevo disco después de 4 años. Lo hace con “Bipolar”. El primer single, estrenado esta semana en varias radios es “Mentiras”. No tan enrevesado como otras canciones suyas, pero muy pegajoso, con ese toque de autor y guiños al jazz que acostumbra lucir. Además, traerá colaboraciones del blusero Gonzalo Gómez y Nicolás Suárez. Lo más importante de todo este movimiento post LouKass es que no se trata del “coñichi” o refrito musical del fantasma que en vida fue. Tanto Llegas como Krauss tienen un toque propio y es de celebrar. No ha sido fácil para Llegas ganarse su propio sitio en la historia del rock nacional, además de formarse un público no simplemente seguidor de la banda precedente. Llegas y Krauss, nos muestran que ya lejos de los 90 se pueden dar propuestas directas, sencillas e interesantes, lejos de la extravagancia que se espera de estos artistas. Por lo visto todavía nos quedan canciones para rato, esas que se gestaron en aquella escuela del Socavón, y que engendran retoños con identidad y nombre propio. Al fin de cuentas, la siguiente camada, aún en ciernes, habrá mamado de aquella, la post Loukass, y de ella se nutrirán otros, ojalá, “per secula seculorum” --- Foto: prestada de facebook

2 de abril de 2010

Ciudades Creativas y Desarrollo Local

Publicado en Los Tiempos de hoy. Como en un hotel de cinco estrellas, un chocolate en la almohada, no significa per se que hayas recibido un servicio correcto pero es un detalle, que sin quererlo, se graba en nuestra mente. Así ilustra, el estratega de Ciudades Creativas Peter Kageyama, los detalles que una ciudad que se precie de “creativa y atractiva” debe ofrecer, además de una importante dotación de infraestructuras, de sistemas productivos locales pujantes o de servicios públicos adecuados. Las ciudades creativas, y por tanto modernas, deberán ser capaces de atraer turistas, inversores, viajeros despistados, familiares, nostálgicos itinerantes, mecenas, altruistas, empresarios, importantes congresistas, cochabambinos que un día emigraron, socios potenciales o “diablos” que vienen a bailar en una entrada folklórica. La idea es sumar. Es evidente que en Helsinki o Gotemburgo es más fácil dedicar recursos a ser creativo, con un sistema de agua perfecto, con saneamiento sostenible, con toda la ciudad dotada de asfalto nuevo y sin necesidades importantes de equipamiento, pero la creatividad no es necesariamente proporcional al dinero. Directamente, Cochabamba no compite con aquellas ciudades, aunque cada vez queda menos claro con quién se compite. Lo que sí parece evidente es que Cochabamba debe ser más atractiva a los ojos de todos. Competimos en turismo, innovación y desarrollo económico con ciudades como La Paz, Santa Cruz o Tarija e incluso me atrevería a decir que Valparaíso, Cuenca, Arequipa o Barquisimeto por citar algunas. Recordemos que el detalle del hotel no sólo se da ahora en establecimientos de lujo. Trasciende a distintos ámbitos y niveles. Se deberá cuidar el detalle también en hostales, pensiones y chicherías. La competitividad ha crecido exponencialmente. La creación cultural, el deporte, el arte y la literatura, los conciertos y teatros, las ferias, la buena prensa, los jardines o los excelentes restaurantes con los que contamos, hacen una suma de pretextos para visitar o para dar una imagen de ciudad, además de serlo para quedarnos y echar raíces (o capital). En esa búsqueda de agentes embelesados, será importante ofrecer una proyección hacia adelante, pero no sólo mientras esté el turista aquí. No hay que ordenar la habitación sólo cuando llegue la tía de Virginia a visitarnos, hay que hacerlo hábito. En esta tarea cada persona tiene su deber, pero quien debe asumir el liderazgo es la Administración Local: la Municipalidad. Estos días hemos escuchado todo tipo de ofertas, y usted emitirá su voto. Les lanzo la pregunta: ¿ ha sido tratado el tema del desarrollo cultural, entendido como una materia transversal e inherente al desarrollo humano, social y productivo?. En caso de haberlo sido, ¿es esperable un proyecto sólido o parece simplemente retórica?. El desarrollo local urbano se apoya en los pilares de la sostenibilidad, gobernabilidad, competitividad e inclusividad. La cultura es un potente catalizador de fuerzas para lograr levantar y desplegar estas líneas, decisivas para el buen rumbo de un sistema urbano. La apuesta por la cultura y su acceso democrático como derecho humano, la apuesta por las industrias creativas, por la salvaguarda de la identidad, por el diálogo, por la cohesión social y por el desarrollo económico debería haber centrado el discurso en esta campaña. Ahora sólo queda reclamárselo al ganador, quienquiera que sea. ----- Foto: tomada de la interesantísima exposición "Ciudades habitables Ciudades de futuro" estos días presente en La Casa Encendida de Madrid.