24 de septiembre de 2010

Bolivia ejemplo mundial en deportes

Publicado en Los Tiempos esta semana. ---- Esta semana se lleva adelante la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre los objetivos de desarrollo del Milenio en Nueva York. El presidente Evo Morales, en su discurso instó a otros países a copiar el modelo boliviano. Entre las directrices que arengó tomar, señaló al deporte como uno de los ejes a apuntalar no sólo como una idea feliz de futuro, sino como un ejemplo real. Cuando se refirió a la forma de invertir dinero en salud y educación para reducir la pobreza, el Presidente dijo textualmente: “…quiero contar una experiencia vivida en mi país… de cómo invertir en el deporte no sólo como integrador de los pueblos del mundo… sino también invirtiendo en el deporte , niñez, juventud, para alejarlos de la perversión”. También instó al resto de presidentes a incrementar la inversión en deporte, en armonía con los derechos de la madre tierra. La gente que haya visto/escuchado el breve discurso presidencial, ¿se habrá creído que Bolivia es un paradigma de políticas públicas orientadas al desarrollo del deporte? ¿De verdad Bolivia es un ejemplo en desarrollo del deporte a nivel mundial? Es cierto que el desarrollo deportivo no se mide en medallas simplemente, porque el deporte no tiene un único límite alrededor de la alta competición. Como se sabe, el deporte puede tener varias etapas como el deporte lúdico, el deporte educativo y el deporte de alto rendimiento mencionado, aunque muchas veces estos planos se entrelacen y complementen. Más bien, para tratar de acercarse a la medición del desarrollo social y deportivo, se deberá medir la capacidad y diseño de programas educativos, de integración social, de alcance y cobertura de la población, y sobre todo de desarrollo humano como meta última. Al escuchar estas palabras, no serán pocos los que duden del ejemplificador y paradigmático modelo del deporte boliviano. El instinto puede sugerir tratar de comprobarlo accediendo a indicadores cuantificables, por ejemplo se puede visitar la página web del Viceministerio de Deportes, que está albergada a su vez en la del Ministerio de Salud. Lamentablemente, en ella no aparecen más datos que los equipos en los que militó el viceministro Miguel Rimba en su etapa de futbolista profesional y cuántos partidos jugó con la selección nacional, además de diez puntos que comprenden sus tareas como funcionario público. Ese fue el único dato cuantitativo: los 74 partidos que Rimba jugó con la Verde. Ninguna mención a los proyectos que lleva a cabo el Viceministerio de Deportes. Ninguna cifra de resultados esperados y de impacto. Ninguna cifra de actividades específicas orientadas a conseguir los resultados esperados. Ningún dato acerca de los recursos necesarios para desarrollar las actividades. Ningún dato acerca del alcance o límites de los proyectos. Ningún indicador medible y cuantificable acerca de los resultados de los proyectos. Nada de informes de evaluaciones de los proyectos ya emprendidos. Ni siquiera se observan unos objetivos claros o una misión/visión certera. Estos son los datos que debería publicar el ente público. Las sensaciones subjetivas acerca del deporte tampoco parecen contradecir la paupérrima información oficial de su sitio en internet. En este marco, ¿realmente Bolivia está lista para ser un ejemplo mundial en materia de políticas y acciones deportivas, digno de demostrar y lucir en la cumbre mundial de jefes de Estado de las Naciones Unidas? El deporte va más allá de la foto con los niños de la selección boliviana de fútbol que en Singapur ganaron a Haití, Vanuatu y Montenegro. El deporte necesita proyectos, políticas reales y resultados.

4 comentarios:

Guccio dijo...

Que buen articulo, esto me recuerda a lo que decia su excelencia hace unos meses. Bolivia es un ejemplo mundial de proteccion al medio ambiente. Basta con ir hoy a cualquier ciudad de Bolivia y con suerte la humareda nos deja ver mas alla de 100 metros.

Fadrique Iglesias Mendizábal dijo...

Gracias Guccio. A veces pienso que estas cosas pasan por pensar demasiado en la imagen/formas y poco en los hechos/fondo.
No sé quién asesora al Presidente en políticas deportivas. El caso medioambiental no lo conozco, pero si es igual que el deportivo, mal vamos.
Saludos

Erick dijo...

Un amigo entrenador me hizo cierta reflexión a su paso por Tarija, "tanto material humano, y del bueno, esta siendo desperdiciado por no tener una estructura bien organizada..."
Y como dijera Heriberto Faundes (marchista chileno) "Por ahí va la cosa"

Fadrique Iglesias Mendizábal dijo...

Eso es una cosa que se suele mezclar cuando se habla de niños, de futuro... digo yo que algún día ese futuro se debe materializar en cuanto a logro. Tarija es una mina de oro, como bien dices Erick. Falta la "definición"... no sólo es jogo bonito... hay que meter goles. Eso pasa por tener pistas sintéticas, pero principalmente por tener entrenadores... veremos qué hace la nueva Federación y el nuevo Comité Olímpico boliviano. Les toca mover ficha.
Un saludo afectuoso.