7 de octubre de 2010

A Mario le tocó el Nobel

Y llegó el día. Vargas Llosa Recibió el Nobel por fin. Muchos, entre los que me cuento, lo esperábamos desde hace varios años. Ha sido un escritor que primero desde sus narraciones ambientadas en Los Andes, luego desde sus experiencias en las ciudades mestizas de América Latina y más tarde como activo actor intelectual, han influido potentemente a algunas generaciones. Ahora, su literatura por fin ha recibido ese único galardón que le faltaba. Tenía el Príncipe de Asturias, el Cervantes y sus novelas ganaron los más prestigiosos (Crítica, Gallegos, etc.). Ahora ya puede volver al Perú con la medalla sueca. Fue el primer autor que pude leer con atención en mi adolescencia. Mis padres eran admiradores de su literatura. Lo pude ver varias veces, pero la primera de ellas fue la más interesante porque lo identifiqué como un autor local. Hace doce años, en Cochabamba, Palacio de Portales concretamente. Fui una hora y media antes de su exposición y ¡resultó poca antelación! El lugar ya estaba abarrotado. Hice intentos desesperados por poder entrar. Al final lo logré. Gonzalo Lema llevó el hilo conductor de la tertulia. Al final me volví con un libro firmado. “Ojos bonitos, cuadros feos”. Llegué a casa y mi madre me preguntó por qué no llevé el libro de la Tía Julia y le conté que Vargas Llosa se molestó porque el primer ejemplar que le di para que firmara era pirata. Al ver la cara roma de mi madre (parecida a la del autor), ya ni le conté que me había colado en la fila delante de mi amigo Roco, que ni siquiera pudo entrar en el salón de firmas porque no alcanzó a llegar a su sitio en la cola. Hoy, varios años después le ha tocado la puntilla final de reconocimiento global, sobre todo para los que todavía no lo han leído, ya que para los que sí, el reconocimiento era innegable, más allá de la tendencia política del lector. El Nobel le llegó hoy. A su colega de generación García Márquez se lo dieron hace casi 30 años. A Fuentes parece ser que ya no le llega la vida. Donoso y Cortazar murieron muy jóvenes. Se cierra un ciclo de grandes escritores. Ahora quedan los nuevos, sus sucesores aunque es muy aventurado soltar nombres. Como este no es un blog de futurólogo ni mucho menos, simplemente, de lo nuevo que hay en el panorama, quiero destacar a dos jóvenes imprescindibles de la región andina que apuntan alto. Daniel Alarcón, que figura en la lista de los 20 autores publicados en EEUU de menos de 40 años de la prestigiosa revista New Yorker y nuestro colega cochabambino Rodrigo Hasbún, que la semana pasada ha sido seleccionado entre los 22 mejores escritores de menos de 35 años por la revista británica Granta. Es una pena que la prensa boliviana no se haya hecho eco de ello. Sí lo han hecho otro periódicos como el New York Times, El País o The Guardian. Nadie es profeta en su tierra. Y aunque queda todavía mucho para pensar en otros premios y distinciones, sí se puede hacer lo más importante en este caso: leer su literatura.

6 comentarios:

Roco dijo...

Cómo te colastesssss, me acuerdo. Memorable día. El Paúl Andia sí se hizo firmar una copia pirata pues estaba haciendo el registro en video y pudo hablar más con él...

Roco dijo...

Cómo te colastessss, me acuerdo de ese memorable día. El Paúl sí pudo hacerse firmar un pirata pues como él hacía el registro en video, habló con él y compartieron recuerdos de sus respectivos servicios militares, creo al calor de los cuerpos a tierra y los plantones el sobrino de doña Julia no se dio cuenta y le estampó la firma.
Qué bueno saber lo del Tico. Creo, igual que tú, que llegará más lejos todavía.

Fadrique Iglesias Mendizábal dijo...

jjajajajaj, me colé con toda la mala cara jeje. Tengo el libro no pirata en casa, te lo presto cuando quieras jejej. Y veremos la evolución de nuestro amigo, que estando en el "centro de alto rendimiento" de Cornell, va a tener muchas posibilidades...
un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Fadrique. Soy Juan Carlos Bolopo.
Hace muchos años leí un libro de Vargas LLosa: Pantaleón y las visitadoras. Aún no había cumplido 20 años y no tenía el criterio para juzgar que tengo ahora, pero el señor Mario Vargas LLosa me hizo feliz.
También Cela lo hizo con el primer libro suyo que leí:Del Miño al Bidasoa.
Ambos son premios Nobel.
La verdad es que mucho más tarde me cabreé con el tal Mario por algunas de sus opiniones políticas. Pero siempre he decidido pensar que hay que separar lo que hace una persona en el plano profesional de lo que hace en el plano personal.
Y Mario Vargas LLosa ha sido tan enorme escritor que, cuando me he enterado que era premio Nobel, he estado no menos de 10 minutos sonriendo.
¡Enhorabuena, Mario! ¡ ¡Enhorabuena, literatura en español!
Un abrazo desde España.

Fadrique Iglesias Mendizábal dijo...

Qué pasa Bolopo! cuánto gusto saber de ti!!! sigues corriendo/entrenando en el Campos???
tienes razón, eso es lo grande de MVL, las historias de un pueblo de los Andes, de su Arequipa (parecida a Cochabamba) o sus viajes por República Dominicana o Taití, nos son súmamente cercanas, además de ser un gran defensor de las libertades individuales. Además se trata del nóbel de literatura...
Se dieron cuenta a tiempo los de la Academia, no como con el vallisoletano Miguel...
un abrazo fuerte

Erick dijo...

No he leído nada de Vargas Llosa (en qué mundo vivo) pero escuché mucho de él y sus méritos, bien lo merece. Para descargo mío, hace unos años que empecé a leer la literatura boliviana (toda la que nos obligan a leer en el colegio y nosotros no queremos), es realmente una maravilla encontrar buena lectura, ahora empiezo con Historia.
leo tu blog y es un descanso a la vista, te felicito.
Un Saludo.