24 de diciembre de 2010

Empezar la casa por el tejado

Publicado en Los Tiempos.
----
A pocos días del descenso de categoría de Wilstermann, nos enteramos de que están cerca de entregar un complejo deportivo. Llega tarde: se comienza la casa por el tejado. Aunque la infraestructura sea una condición necesaria para el desarrollo de cualquier actividad, específicamente la deportiva, lo verdaderamente fundamental son las estructuras humanas y las instituciones orgánicas. Como en los demás sectores del desarrollo humano y social, el deporte debe basarse en proyectos claros y objetivos. No necesita promesas mastodónticas como la piscina olímpica de Alto Obrajes, construida hace más de 30 años, visible desde cualquier punto alto de La Paz y tristemente célebre por su capacidad ociosa la década pasada. Tarija o Santa Cruz, como equipos departamentales, son dominadores del atletismo en Bolivia en los últimos tiempos. Sorprende que ambos departamentos no cuenten con una pista sintética. Sí cuentan con una Oruro o Chuquisaca, pero sus resultados son magros, aunque cada pista cueste casi un millón de dólares. La pista de Sucre suele estar vacía cuando los futbolistas de Universitario descansan, en contraposición al deporte tarijeño, que, aunque algo discontinuo, contó con un plan de desarrollo. En cuanto al estadio de fútbol proyectado para Cliza, con una capacidad estimada de 35.000 espectadores, todavía no ha sido mencionado si vendrá acompañado de un plan integral de desarrollo regional. Cuesta creer que habrá campos deportivos con entrenadores profesionales o pistas y canchas llena niños corriendo, ya que a día de hoy, chicos del Valle Alto brillan por su ausencia en los campeonatos regionales, y no porque no tengan cualidades ellos, sino sus dirigentes. Se ha proyectado también la construcción de una Villa Olímpica en el Temporal de Cala Cala de medio millón de dólares, como parte de un proyecto hacia la candidatura de los Juegos Sudamericanos 2018, pero primero habrá que pensar quién llenará esas canchas, quién administrará esa villa y con qué objetivos. Un verdadero centro de alto rendimiento no es una masa de hormigón, sino un centro de conocimiento y de investigación aplicada. Pero es más fácil inaugurar elefantes blancos que gestionar material humano e I+D+i. Cuánto gustan al político de turno las ráfagas de flashes en la cara y los discursos de inauguración, pero qué poco les importa que haya un entrenador en el campo de batalla. Lo triste del asunto es que esto no sólo pasa en el deporte, sino en muchos estamentos. En lo cultural, aunque no sobran infraestructuras, faltan gestores.
....
Imagen: Quino

10 de diciembre de 2010

Galgos, atletismo y dopaje


Publicada en Los Tiempos.
----
La noticia más consultada hoy viernes en el periódico El País, el más leído de prensa general de España y la referencia mundial en castellano, trata de atletismo, concretamente de dopaje y no de Wikileaks, a pesar que ese fue uno de los cinco periódicos que tuvieron la primicia de los documentos a nivel mundial. No sé cuándo fue la última vez que el atletismo tuvo tanta repercusión en España. Quizás en la Olimpiada de Pekín hace dos años o directamente en Barcelona 92.

Lamentablemente esta vez no se trata de las gestas de Usain Bolt o de Fermín Cacho. Se trata de una de las redadas contra el dopaje más grandes de la historia de ese deporte, la denominada Operación Galgo y conducida por la Guardia Civil en un amplio operativo simultáneo en varias ciudades, que incluye pinchazos telefónicos, seguimiento de atletas, hallazgo de bolsas de sangre, anabolizantes, hormonas sintéticas y otras sustancias dopantes, en el que están involucrados además entrenadores, managers, farmacéuticos y médicos.
El atletismo y el ciclismo particularmente, llevan unos años sin poder salir de un amplio bache y eludir la lacra que significa el dopaje y la ingesta de drogas para mejorar el rendimiento deportivo. Lo ejemplifica la caída en desgracia del mejor ciclista del mundo Alberto Contador. Cada año se cuentan por centenas los aficionados al deporte de alto rendimiento que se decepcionan de sus ídolos. Ello se ha visto reflejado en países como Alemania, donde se van cambiando las ayudas y patrocinios a favor del deporte lúdico y en detrimento de las magnas competiciones, hecho no tan notorio por el capital que invierten algunas grandes firmas deportivas y comerciales que siguen patrocinando el alto nivel sin importar los medios utilizados por algunos deportistas. El vicepresidente del Gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, hombre fuerte de Zapatero y amigo íntimo del presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) y del Secretario de Estado para el Deporte, ha pedido firmeza en el castigo y que no se culpen a todos los atletas por un grupo que hace trampas.

La campeona del mundo Marta Domínguez, una de las supuestas protagonistas de la intervención, suspendida ya de sus funciones como vicepresidenta de RFEA, mejor atleta de la historia de este país, es una mujer luchadora y ambiciosa, amable y amistosa, tenaz y ordenada, que con todas sus virtudes, ha sido supuestamente hallada con un contingente de drogas y con conexiones con una red de dopaje que ya tuvo problemas en 2006 a la cabeza del médico Eufemiano Fuentes, representa la punta de una madeja que mucha gente intuía desde hace años. Proveniente de Palencia, tierra de personas directas, sencillas, trabajadoras, nobles, bonachonas y acostumbradas a vivir en condiciones climáticas duras, Marta encarnaba a la heroína de la ciudad, en la que sus pobladores sufren ahora un duro palo al ver a su ciudadana más universal en entredicho.

En un momento difícil para España, que atraviesa por una crisis económica durísima con más de cuatro millones de desempleados, el deporte parecía el bálsamo que distraía las penas. Hoy, las sombras de la duda oscurecen aquello que los periodistas ibéricos se empeñaron en llamar la Edad de Oro del deporte español. En Bolivia todavía se puede anticipar una mancha que aún no parece haberse desparramado en nuestros deportistas pero que lentamente se filtra en todo el mundo. Habrá que tomar medidas preventivas.
---- Siento una profunda pena por todo lo ocurrido. La única esperanza que tengo es la de la renovación de un deporte muy desprestigiado, en el que algunos como yo, nos hemos vuelto en constantes escépticos que no se creen casi nada. Disculpas implícitas a los que entran en la nube de la duda pero que no se dopan, que los hay muchos. Tampoco es momento de apedrear a todos los implicados. La justicia deportiva está para juzgarlos. *El autor fue atleta olímpico y entrenó atletismo en Palencia, España entre 2004 y 2007. Foto: Sergio Ribero.