27 de mayo de 2011

Spanish Revolution: algo más que Sol y playa

Publicado en Los Tiempos. Imagen tomada de El Roto (El País).

Ni Real Madrid ni Barcelona en plena batalla campal, ni el atractivo de sus playas con la llegada del verano en aquel hemisferio, ni la eliminación de Bin Laden, ni las pomposas campañas electorales han sido capaces de distraer lo suficiente a esos cinco millones de desempleados en España (que llegan a un 40% de parados en la población activa juvenil) que diariamente deambulan en busca de un trabajo.

¿Que la acampada vista en la histórica Puerta del Sol tiene un tinte nostálgico del 68? probablemente. ¿Que la indignación no ha sido transferida a las urnas?, quizás no; pero el debate se ha dado y eso ya es motivo de reflexión, y por lo tanto de esperanza. De la misma forma que en 2004 la mayoría de la población se indignó por la irrupción de España en una guerra mediante ardides –aquella vez sí determinó las elecciones-, de forma similar ahora se han tenido que poner en el tapete las urgentes carestías irresueltas, con el mencionado subtítulo del desempleo como abanderado. Y que se note que en Grecia, Portugal o Italia no significan mucho los apellidos Rajoy o Zapatero y también allí han salido a las calles.

Una de las cosas más positivas de estos días ha sido la capacidad de los allí congregados -en muchos casos no tan jóvenes- de reclamar pacíficamente y poder debatir, más allá del festival. Es importante recordar que las democracias se plasman a través de las urnas, pero también a través de mecanismos de participación: asociaciones, sindicatos, colectivos temáticos, centros sociales, agrupaciones barriales, parroquias, ONGs, por citar algunos grupos, quienes suelen ser los más autorizados para canalizar y recordar a políticos y legisladores las necesidades de la población, más aún cuando estos distantes personajes parecen estar imbuidos en campañas sucesorias y en el maquillaje de casos de corrupción aun irresueltos (un saludo a Valencia). En vista de ello, representantes del nutrido grupo de Sol, han decidido resumir sus inquietudes en cuatro ejes: la reforma electoral, la lucha contra la corrupción, la separación de los poderes públicos y el logro de un mayor control ciudadano de la clase política.

La congregación de masas en este caso no responde quizás a sesudos debates filosóficos, pero sí sirve para demostrar un descontento legítimo mucho más simple: el de aquellos que no están invitados a la fiesta laboral remunerada, lo que se traduce automáticamente en desconfianza hacia los partidos políticos, a la sazón el PSOE como principal responsable, incapaz de capear el temporal creando empleo, pero también el opositor PP, que cuando ostentaba el poder no puso cortafuegos efectivos a una burbuja que se avecinaba desde hace una década. Precisamente el FMI (comandado entre 2004 y 2007 por el ex Vicepresidente de Gobierno español -del PP-, Rodrigo Rato) no prestó mucha atención a las señales de la crisis internacional, encarnada específicamente en EEUU o Islandia,  según se comenta en uninforme posterior de la misma institución. España –o sus gobernantes- se limitó a observar cómo el ladrillo sostenía su endeble modelo económico sin acelerar lo suficiente la transición de la “España de sol y playa” a la “España tecnológica”. La historia de los tres cerditos, que dicen.

El fantasma de la diáspora parece volver a asomarse en la península ibérica, aquel que expulsó a gente como Buñuel, Picasso o Cernuda hace varias décadas. Sería peligroso minimizar este movimiento a una simple “comuna progre”. Es algo más, un grito para pensar que algo está pasando, aunque parezca gracioso que con tanto twitter el debate se encienda a partir de, texto “Indignaos” de los veteranos Hessel (único redactor de la Declaración de Derechos Humanos vivo) y  Sampedro, ambos ya nonagenarios.
.

20 de mayo de 2011

La hipertextual sagacidad de Alejandra Alarcón

Publicado en el número de junio de Cochabamba Revista y en ElPortalvoz

----

Existen personajes arquetípicos  o referenciales usados hasta la saciedad por los bolivianos, y con razón. Frecuentemente nos miramos en el espejo del Diablo Etcheverry, de Evo Morales, de Eduardo Mitre, de Jaime Laredo, de Jorge Sanjinés, de Gastón Ugalde, de los hermanos Hermosa o de Carla Morón, y buscamos intensamente las nuevas versiones sin éxito. 

Pero lo cierto es que existe un movimiento silencioso emergente, de gente joven, a la que le están saliendo bien las cosas. Ellos probablemente no lleguen a ser portada en Vogue o Newsweek (los mencionados quizás tampoco) pero sus capacidades comienzan a ser valoradas en sus campos de acción.

Rodrigo Hasbún en literatura,  Óscar Soliz en ciclismo, Cristian Mercado en actuación, Marcelo Martins en fútbol, Eduardo Calla en dirección escénica, Joaquín Cuevas en cómic, Elvira Espejo en el arte textil o Alejandra Alarcón en arte visual, por proponer posibles nombres entre la gente que comienza a internacionalizarse, son algunos de los protagonistas silenciosos que día a día se van abriendo espacio. Ellos no pretenden sustituir al grupo previamente citado, simplemente hacen su trabajo convenientemente. 

No parecen ser aleatorias las causas de su éxito. Todos ellos han tenido acceso a las nuevas tecnologías y han dispuesto de más ventajas –también más inconvenientes- en cuanto a formación técnica dentro de sus campos, gracias en parte a la globalización y a su laborioso empeño.

Precisamente Alejandra Alarcón, que ya comienza a tener una trayectoria consistente como pintora y artista visual, estos días emprende una nueva aventura en la zona catalana de Vilafranca del Penedés, España. Esta vez se trata de una residencia de tres meses en la galería de arte SICART.  Simultáneamente expone en Coahuila, México, en el marco de un programa llamado CUADRO, que busca enmarcar las diferentes manifestaciones del arte emergente en México; en Miami, con algunos de los más importantes artistas contemporáneos de Bolivia en una exposición llamada “Miamicito” y en Cochabamba en el Centro Patiño con la exposición “Doméstico”. Todo a la vez. Un torbellino, tal como ella demuestra ser por dentro.  

Además Alejandra ha prestado últimamente obras para portadas de discos, ilustraciones en antologías de literatura boliviana y talleres educativos.

Ella es cochabambina, socióloga por la Universidad Mayor de San Simón y Licenciada en artes plásticas por la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, de México. Sus piezas de arte se han instalado en Estados Unidos, España, Italia, México, Perú, Chile, Brasil, China, Canadá, Bélgica, Argentina y Bolivia. Sus series más conocidas han sido “El olor del clan”, "Amorte", "Blanca Nieves" y “Caperucita la más roja”.

Alejandra no suele limitar su arte a las dos dimensiones del lienzo ya que destaca su faceta en el videoarte. Además, aprovecha las ventajas que le han dado las redes sociales para obtener retroalimentación, de la misma forma que aprovecha las posibilidades de los hipervínculos que tienen su blog y su página web.

Ella misma parece ser hipertextual, relaciona conceptos, ideas, realidades, contextos, situaciones complejas, situaciones simples y otras nimias, y las pasa por su escáner mental para luego subjetivizarlas.  Parece más hija de las conexiones neuronales y psicológicas que heredera del costumbrismo y la tradición estética ligada a las minas o al paisaje del Valle Alto –del que tampoco reniega-. Ella es parte de la generación de artistas más inclinados por el intimismo y las obras de autor que por los hechos grandilocuentes y los movimientos de manifiesto.

Se nutre de artistas bolivianos de su generación –Coca, Rada, Delgado, Dorado, etc.- pero también de las poderosas imágenes de Wong Kar Wai y David Lynch, de la música pop-folk-indie de Adanowski (hijo del chileno Jodorowski) o de las tragedias clásicas de Sófocles, además de una inabarcable cantidad de artistas y artesanos dispersos por la web. Precisamente el personaje mitológico de Yocasta ha inspirado una de sus exposiciones pasadas, así como también el de la Caperucita Roja. 

Alarcón suele centrar sus inquietudes en conceptos relativos a la mujer, al poder, a los imaginarios alrededor de los cuentos infantiles, a las relaciones de dominación, a las imposiciones moralistas, al uso de la sensualidad femenina, a ciertas conductas animales y a la esencia misma del ser humano. 
Cuando se le comenta sobre la función decorativa del arte, ella reconoce que aunque la belleza dejó de ser una necesidad hace algunas décadas, sí puede ser una herramienta, que ella utiliza como anzuelo para ulteriores fines, específicamente como potente medio de transmisión figurativa de algo que no necesariamente debe ser pulcro: la realidad humana.    

Ella siente que existe esa generación, silenciosa o no tanto, quizás gracias a una conjunción casual o austral, a la que achaca valores positivos como el de la independencia del mercado y los poderes fácticos, al ser la mayoría autogestionados y no dependientes de la evaluación del mercado o del patrocinador.
Quizás sea momento de ver más detalladamente qué cosas positivas hay alrededor, qué propuestas están aún por ebullir. Ese es el objetivo de esta revista, entre otras cosas.



16 de mayo de 2011

¡Gol de cabeza!


Publicado en Página Siete. Foto: Tomada del periódico Opinión a propósito de la inauguración de una pista rural en Jesús de Machaca la semana pasada.

 El deporte en general -y el fútbol en concreto- ha ido impregnando los imaginarios populares, los espectros sociales y también sus instituciones. La literatura se ve teñida con las historias futbolísticas del escritor mexicano Juan Villoro en su obra “Dios es redondo” igualmente que el ex campeón mundial argentino de fútbol Jorge Valdano pone su impronta deportiva en la prestigiosa publicación filosófica española Revista de Occidente, todo ello mientras Eduardo Galeano cuenta su visión con “El fútbol a sol y sombra”. Asimismo el director serbio Emir Kusturica dedica un film a Maradona, como el argentino Carlos Sorín le dedica uno a la aureola que ha dejado aquel en”El camino de San Diego”. En la música pasa más de lo mismo: si el erudito tenor Plácido Domingo le canta al Real Madrid, el cantautor Joaquín Sabina hace lo propio con el rival de enfrente, el Atlético. Y los economistas divulgativos no son menos: se han sumado a la fiesta describiendo los “freakonomics” del deporte en “Scorecasting”.

Justamente, parece haber llegado el momento en que las administraciones públicas y los organismos internacionales emprenden de manera decidida el camino hacia la institucionalización de las necesidades vitales a través de las pasiones que despierta el deporte, canalizadas como medio de cambio social. El fútbol, dadas sus dimensiones socioeconómicas, ha dejado de ser visto sólo como el pasatiempo de fines de semana para ser entendido como una poderosa herramienta educativa y de transformación del contexto.

El caso más fresco es el de la reciente suscripción del convenio marco entre la ciudad de Río de Janeiro, la Fundación del FC Barcelona, la NBA y el Banco Interamericano de Desarrollo, lanzando una iniciativa para beneficiar alrededor de 140.000 niños y jóvenes del Brasil. Bajo el nombre de Alianza para el Deporte y el Desarrollo, se están desarrollando novedosos programas como el llamado “Villas Olímpicas” en el que se vincula el componente territorial con inclusión.

El BID precisamente, ha decidido apostar fuerte por este camino ante la inminencia del Mundial de fútbol de Brasil 2014, y sobre todo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. Los focos del mundo apuntarán hacia América Latina en lo que puede ser un espléndido escaparate para Bolivia también, teniendo en cuenta la apertura, alcance y ecumenismo del evento.

En este país ahora mismo existen importantes pasos en esa dirección en el marco de un convenio de cooperación multisectorial en El Alto, denominado “A ganar” conjuntamente con la fundación de cooperación al desarrollo estadounidense Partners for the Americas. Dicho proyecto trata de establecer alianzas entre sector público y privado. Los actores interesados comprenden instituciones tan potentes como aglutinadoras, entre las que está Save theChildren Canadá, la Fundación Estás Vivo, el Club Bolívar (bajo BAISA) y el Viceministerio de Vivienda.

Por fin parece que la sociedad civil, el sector privado y los organismos internacionales han visto las potencialidades que tiene el deporte en temas tan actuales como equidad de género, liderazgo, empoderamiento, disciplina, respeto por el trabajo, prevención de la violencia, competitividad y hasta las posibilidades estéticas asociadas. Esperemos que el tejido local emule estas tendencias creativas implicando a las pymes, multiplicando más aún los resultados, y por qué no, exportando este modelo de desarrollo a otros países y regiones, goleando a la pobreza ¡con la cabeza!. 

3 de mayo de 2011

La urbe como obra (y objeto) de arte

Publicado en Ateneo Naider.
 -----

Las concentraciones urbanas (su gran expansión) suelen ser atractivas para los artistas, sobre todo cuando una gran mayoría de éstos viven en allí. Pensadores e intelectuales reinciden en debatir, explicar y hasta convertir en objeto artístico el hecho urbano. Y sin que este sea una práctica novísima, si lo es su renacimiento y su re-introducción como elemento expositivo, en los museos, en los círculos literarios o en el cine.

El escritor Juan Villoro, referente en la crónica literaria hispanoamericana, ofrece su punto de vista del monstruo que es para él México DF en una entrevista de Alberto Barrera para el programa Miradas Urbanas. En la segunda parte de su relato, hace referencia al "segundo piso de México DF", lo que se puede entender fácilmente con la fascinante última secuencia de imágenes del documental En el Hoyo, del mexicano Juan Carlos Rulfo (hijo del gran Juan Rulfo). También lo hace desde otra perspectiva: la de la violencia urbana narrada, el Premio Alfaguara de novela Xavier Velasco, en lo que él llama "Mex Appeal".

Precisamente a propósito de la urbe, esta semana en El País se recolectaban una serie de brevísimas reseñas de libros en los que se vincula a las ciudades y literatura.
Además, se puede señalar que una de las ramas más vivas y dinámicas del arte contemporáneo actual es el arte callejero, por su amplio sentido -a la vez que paradójico- democrático cuando logra la participación de cualquiera, como que dictatorial cuando al ciudadano se le impone el arte que debe ver.

El arte callejero representa un amplio conjunto más allá del todopoderoso Banksy. Repartidos por todo el planeta, hay reconocidas propuestas que van desde los adornos lineales provenientes de la mexicana ciudad de Puerto Vallarta con El Tono, pasando por la mirada de Lilongwe en Malawi con Kid Acne hasta llegar al chileno Vasko por citar unos pocos.

La perspectiva democrática se puede pintar en el proyecto CorpusTrip, del fotógrafo Luca Donnini, en torno al arte efímero. Su particular "tour" comprende 10 mil kilómetros, repartidos en 20 ciudades europeas y una furgoneta, que instalará la obra del fotógrafo por las noches en espacios públicos donde no es común la exposición artística convencional. Lo que llama Speed Show.
Otros ejemplos se ilustran en las propuestas callejeras del colectivo anarcofeminista boliviano Mujeres Creando, que ha sido incluidas en la órbita institucional del gran museo, en este caso en el Reina Sofía en la arriesgada exposición Principio Potosí.

También otros de los centros de creación más dinámicos de la península han entendido estas necesidades urbanas y las abordan desde la perspectiva educativa. La Casa Encendida de Madrid presentó el año pasado la muestra Ciudades habitables, ciudades de futuro y El CCCB Barcelona presentó Ciudad y Espacio Público en 2010. El mismísimo patrimonio industrial es una oda al espacio urbano. Los miles de ejemplos más allá del Matadero Madrid, la Alhóndiga o la Tabakalera han sido ya mostrados ampliamente.

Un ejemplo interesante es el del municipio de Arlington (en Virginia, EEUU y vecino a Washington DC, con una población cercana a la de San Sebastián) que desarrollando espacios emergentes como el Artisphere, han logrado ideas que combinen iniciativas public-privadas. Desde aquel ayuntamiento han hecho guiños al arte urbano con muestras como Design for the Civic Realm o Contain-Mantain-Sustain pero también se han ocupado del arte público, no como fruto de una feliz coincidencia sino como parte de un plan de acción e intervención que data de 2004: Public Art Master Plan.

La calle (o lo que habita en ella) se mueve muy rápido y las fuerzas de la propia urbe también. Hoy toca atención al ambiente urbano, quizás por eso la puesta en boga del hip hop o el cómic junto con el arte callejero o el graffiti: por la vitalidad de sus propuestas y las ganas de decir cosas.