27 de mayo de 2011

Spanish Revolution: algo más que Sol y playa

Publicado en Los Tiempos. Imagen tomada de El Roto (El País).

Ni Real Madrid ni Barcelona en plena batalla campal, ni el atractivo de sus playas con la llegada del verano en aquel hemisferio, ni la eliminación de Bin Laden, ni las pomposas campañas electorales han sido capaces de distraer lo suficiente a esos cinco millones de desempleados en España (que llegan a un 40% de parados en la población activa juvenil) que diariamente deambulan en busca de un trabajo.

¿Que la acampada vista en la histórica Puerta del Sol tiene un tinte nostálgico del 68? probablemente. ¿Que la indignación no ha sido transferida a las urnas?, quizás no; pero el debate se ha dado y eso ya es motivo de reflexión, y por lo tanto de esperanza. De la misma forma que en 2004 la mayoría de la población se indignó por la irrupción de España en una guerra mediante ardides –aquella vez sí determinó las elecciones-, de forma similar ahora se han tenido que poner en el tapete las urgentes carestías irresueltas, con el mencionado subtítulo del desempleo como abanderado. Y que se note que en Grecia, Portugal o Italia no significan mucho los apellidos Rajoy o Zapatero y también allí han salido a las calles.

Una de las cosas más positivas de estos días ha sido la capacidad de los allí congregados -en muchos casos no tan jóvenes- de reclamar pacíficamente y poder debatir, más allá del festival. Es importante recordar que las democracias se plasman a través de las urnas, pero también a través de mecanismos de participación: asociaciones, sindicatos, colectivos temáticos, centros sociales, agrupaciones barriales, parroquias, ONGs, por citar algunos grupos, quienes suelen ser los más autorizados para canalizar y recordar a políticos y legisladores las necesidades de la población, más aún cuando estos distantes personajes parecen estar imbuidos en campañas sucesorias y en el maquillaje de casos de corrupción aun irresueltos (un saludo a Valencia). En vista de ello, representantes del nutrido grupo de Sol, han decidido resumir sus inquietudes en cuatro ejes: la reforma electoral, la lucha contra la corrupción, la separación de los poderes públicos y el logro de un mayor control ciudadano de la clase política.

La congregación de masas en este caso no responde quizás a sesudos debates filosóficos, pero sí sirve para demostrar un descontento legítimo mucho más simple: el de aquellos que no están invitados a la fiesta laboral remunerada, lo que se traduce automáticamente en desconfianza hacia los partidos políticos, a la sazón el PSOE como principal responsable, incapaz de capear el temporal creando empleo, pero también el opositor PP, que cuando ostentaba el poder no puso cortafuegos efectivos a una burbuja que se avecinaba desde hace una década. Precisamente el FMI (comandado entre 2004 y 2007 por el ex Vicepresidente de Gobierno español -del PP-, Rodrigo Rato) no prestó mucha atención a las señales de la crisis internacional, encarnada específicamente en EEUU o Islandia,  según se comenta en uninforme posterior de la misma institución. España –o sus gobernantes- se limitó a observar cómo el ladrillo sostenía su endeble modelo económico sin acelerar lo suficiente la transición de la “España de sol y playa” a la “España tecnológica”. La historia de los tres cerditos, que dicen.

El fantasma de la diáspora parece volver a asomarse en la península ibérica, aquel que expulsó a gente como Buñuel, Picasso o Cernuda hace varias décadas. Sería peligroso minimizar este movimiento a una simple “comuna progre”. Es algo más, un grito para pensar que algo está pasando, aunque parezca gracioso que con tanto twitter el debate se encienda a partir de, texto “Indignaos” de los veteranos Hessel (único redactor de la Declaración de Derechos Humanos vivo) y  Sampedro, ambos ya nonagenarios.
.

2 comentarios:

Jose dijo...

El movimiento ha estado bien, pero les ha faltado algo más... muchos de ellos estaban ahí sin saber por qué... y es que hace falta razones, como las tres que podemos encontrar en este artículo de Luis Garicano: http://www.fedeablogs.net/economia/?p=11729

Un abrazo desde Valladolid,
Jose.

Fadrique Iglesias Mendizábal dijo...

Muchas gracias querido Jose.
Y esa es la cosa. La gente está descontenta, sin más, y no saben bien hacia dónde ir, tienen muchas preguntas pero pocas respuestas. De todos modos me parece muy simple el argumento de que son cuatro guarros funambuleros como he leído en algún periódico incluso boliviano. Esto muestra la lógica de la acción (u omisión) - reacción.
Mira este de vínculo de Castells, me parece interesante http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110528/54160922879/wikiacampadas.html
Un abrazo