2 de septiembre de 2011

Cayetano Llobet: así nomás había sido

    Hace pocas semanas el Inter-American Dialogue de Washington DC, think tank especializado en el análisis político de la región, invitó a Cayetano Llobet a compartir su último análisis en público.

Para tal ocasión, sabiendo él que le quedaban apenas unos días de vida, encaró una brillante exposición en la que repartía cera para todos, con altísimas dosis de humor, haciendo un resumen de la coyuntura política boliviana y de América Latina: se centró en Evo Morales, en sus frases célebres apoyándose en los textos de Evadas y contrastando los dichos del Presidente con el sentido común o simple lógica en relación a sus inconsistencias discursivas. Hubo tiempo también para recordar el fracaso, a sus ojos, de la Asamblea Constituyente, el posible punto de inflexión del gobierno del MAS a partir del gazolinazo y el notable debilitamiento de Chávez - tanto simbólico como físico-. También recordó críticamente a Lula da Silva, enunciando la que supone que es su ecuación en referencia a la región: "a menos EEUU, más Brasil". Inclusive esas dos horas escasas de exposición le alcanzaron para ser crítico -una vez más- con Tuto Quiroga y sus concesiones parlamentarias, aún siendo éste miembro del consejo directivo de la institución que lo invitó a la intervención.

Cuando en la última pregunta de la ronda le cuestionan sobre el futuro de la patria boliviana, él, sereno, se anima a decir: "no hay futuro" y luego matiza "como nosotros la hemos entendido".

Cayetano ha ayudado a tratar comprender ideas referentes a la política boliviana, con sus más y sus menos, a mucha gente. Con destellos de sorna, acritud, rabia, pasión, lucidez y decisión solía decir con esa voz criolla: "así nomás había sido". Agradecido por ello, me uno con este encomio, al recuerdo de una voz crítica poco común. QEPD.

------
En un tiempo extra, me acerqué para hacerle una breve entrevista, a propósito de la dictadura de García Meza y sus métodos represivos. Este es el testimonio que vivió Cayetano Llobet aquellos días, militante junto a Marcelo Quiroga Santa Cruz del más serio proyecto de izquierda que haya habido en la Bolivia contemporánea:

Llobet[1] es una de las personas que mejor puede hablar en primera persona acerca de los hechos ocurridos el día del Golpe de Estado de García Meza aquel 17 de julio de 1980 ya que se encontraba en el recinto donde mataron al ex ministro y diputado socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz.
Fue parte del reducido grupo de personas que se reunieron aquel día en la sede de la COB, siendo las voces más legitimadas para debatir acerca del momento crítico por el que pasaba el país.
 A pocas horas de la caída del gobierno de Lidia Gueiler, estaba casi todo decidido. Llobet recuerda que por aquellos tiempos, estaban algunos grupos embarcados en un proyecto conspirativo. Ya tenían contactos con militares argentinos.
Los militares, García Meza; tenian contactos con el régimen argentino. La idea era realizar intercambio entre efectivos y armamento argentino por droga boliviana. Objetivo: eliminar a Lidia Gueiler. Había mucha relación entre militares bolivianos y argentinos. El golpe extrañamente comienza cuando estamos reunidos en la C.O.B.,[miembros del] Comité de Defensa de la Democracia, institución que se hizo permanente. Cuando estábamos ahí, se aprobó el documento de bloqueo de caminos y huelga general. Fue el momento en que en ambulancias, que saliendo del Estado Mayor, coparon la C.O.B., comenzaron a disparar, y nos tomaron presos. En el momento en el que estábamos presos, con las manos en la nuca, uno de los paramilitares reconoció a Marcelo, entonces me impidió el paso, Marcelo siguió bajando las escaleras, y le dispararon, en las gradas de la COB. [El paramilitar] lo mató. A mí me tocó pasar sobre el cuerpo de Marcelo.
Luego, a mí me llevaron al Estado Mayor y [más tarde] a un campo de concentración, en Puerto Cabinas, en el [Departamento del] Beni. En el Estado Mayor estuvimos en las caballerizas, después nos llevaron a [las oficinas de] la D.O.P., que era en el anexo del Parlamento.Corrí el riesgo, como Flores y compañía, pero iban por él [por Marcelo].Luego estuvimos [sometidos a] interrogatorios y torturas por parte de ellos, en las celdas del D.O.P., donde fueron todos los interrogatorios. Ellos nos encapuchaban, tú tenías la capucha con la sangre del anterior incluso, por lo que no podíamos saber quiénes eran. [Había] maltrato físico: gritos, culatazos, golpes con maderas, te hacían sentar en el suelo y te golpeaban las nalgas, golpes en las manos y te rompían dedos. La mayor parte eran argentinos.
[Después] de la D.O.P., estuvimos a cargo oficialmente  de militares y en unidades militares. El campo de concentración de Puerto Cabinas era una unidad de la Naval. Ahí yo estuve [de julio] hasta diciembre. Éramos prisioneros que nos dedicábamos a cortar maderas [y otros trabajos]. Éramos como 70 personas, 51 al principio y luego el resto, todos vinculados con asuntos políticos. 

[1] Entrevista realizada a Cayetano Llobet en Washington DC, en Julio de 2011 por Fadrique Iglesias a publicarse próximamente en un texto sobre la influencia del ex nazi Klaus Barbie en Bolivia. Llobet es un destacado analista político y fue una de las personas que estuvo en la mentada reunión de la COB, el día del golpe de Estado de García Meza, aquel 17 de julio de 1980.

Fotos: Fadrique Iglesias y Fabián Soria

No hay comentarios.: