6 de marzo de 2012

Las intimidades de Frida Kahlo


Publicado en ElPortalvoz.


Normalmente la gente va acumulando en sus cajones –principalmente en los de la mesilla de noche– objetos tan variados como personales. Notas, fotos, suvenires, confesiones escritas, rastros de aventuras y otras muchas intimidades. Generalmente también cuando una persona muere hay varias posibilidades: o sus pertenencias son tiradas a la basura, o bien son guardadas en un depósito o se le rinden tributo con lágrimas que las van decolorando, pero inexorablemente poco a poco suelen quedar en el olvido.
Justamente esto parecía que sucedería con una serie de fotografías personales que cuidadosamente fue colectando, conservando y mimando la artista mexicana Frida Kahlo durante su vida joven y adulta. Cuando la pintora murió, su esposo Diego Rivera las tomó y a su vez, pidió a la persona encargada de administrar su legado, conservarlas y abrir la caja 15 años más tarde. Pese a la recomendación, la caja se mantuvo cerrada varias décadas, hasta ser finalmente expuesta al público en 2007. En 2012, gracias al Aritsphere, centro cultural perteneciente al condado de Arlington, parte del área metropolitana Washington DC, y puesto que es ciudad hermana de la delegación mexicana de Coyoacán, la colección de fotos de Frida Kahlo ha sido expuesta en Estados Unidos por primera vez, lo que nos permite tener disponibles ante el público anglosajón más pistas acerca de las características personales de la insigne artista, en lo que es un modélico ejercicio de cooperación cultural del que también han participado el Instituto Mexicano de Cultura, la Embajada Mexicana además de los Museos de Kahlo y de Rivera en México.
Y es que hace rato que Frida Kahlo conquistó al gran público mundial, sin embargo su aporte al arte contemporáneo y a la cultura latinoamericana ha sido precedido por una enigmática aureola. Frida ha desarrollado sus propuestas a partir de la introspección, de contradicciones vitales y de la lucha por la igualdad, en términos simbólicos. Todos temas plenamente vigentes, desde el terreno sociológico hasta el estilístico, marcado por la actualidad de sus temas en el marco de la sencillez intimista, en la que justamente ahora incursiona con gran fuerza nuevamente la literatura o el cine independiente.
Entre las piezas guardadas por Kahlo había retratos de su padre, el también fotógrafo profesional Guillermo Kahlo, había una serie de fotos tomadas por ella, otras incluso recortadas arbitrariamente y escritas a mano con notas, algunas piezas tomadas a ella posando y a otros amigos suyos, firmadas por artistas conocidos como Edward Wetson, Man Ray, Brassai y Tina Modotti. La sensación tras ver la muestra es haber entrado por un instante en la intimidad de la artista, en su espacio privado, llámese su habitación o en términos actuales su Facebook, y esa es la gran novedad que logra el curador de la muestra, Pablo Ortiz Monasterio.
El resultado ha sido que el Artisphere se ha visto casi desbordado con el inusitado interés de las casi 2000 visitas del día de la inauguración, repitiéndose las varias centenas a lo largo de las siguientes semanas. Además, con tal motivo, se han preparado una serie de eventos paralelos, teniendo en cuenta tanto a su público habitual –de por sí heterogéneo– como a la abundante comunidad hispana que vive en los alrededores. Se han proyectado dos ciclos de cine, uno relacionado con mujeres y el otro con la obra de Robert Rodríguez, además de talleres para niños y adultos sobre Surrealismo, dictados por un mago. Además de varios conciertos de indiscutible calidad, el primero de la banda mexicana de bluegrass Rana Santacruz, el segundo de la cantante de flamenco versión ceutí La Shica y el tercero de la banda denominada por el Instituto Mexicano del Sonido quienes fusionan diversos ritmos de diferentes épocas -podrán verse en España en el festival Sonorama-, algo que solamente puede calificarse como ecléctico, en la onda precisamente del Artisphere. Por último, para cerrar el mes de marzo, habrá también un turno para bailar con el día de “La Mujer en la Salsa” y la actuación de los también mexicanos Los Quetzales.
En el Artisphere ya saben ampliamente como combinar los sueños, lo contemporáneo, lo vanguardista, lo rupturista con lo que es atractivo para quienes buscan arte del bueno, siempre mostrando hacia dónde apuntan las nuevas tendencias, y qué mejor que hacerlo recordando a una de las grandes artistas contemporáneas del mundo hispano, en el año designado por el Banco Mundial como el del estudio de la igualdad de género y en el día internacional que se la recuerda, el 8 de marzo.

No hay comentarios.: