29 de julio de 2012

Y el ciclismo rodó con aroma a café colombiano



Han comenzado los Juegos Olímpicos de Londres y ya se han dado noticias positivas para atletas sudamericanos. El colombiano Rigoberto Urán acaba de ganar la medalla de plata en la prueba de ciclismo en ruta en el circuito urbano londinense. El oro fue para el pedalista ucraniano Alexandre Vinokourov (figura señera del deporte kazajo) y el bronce para el noruego Alexander Kristoff. Así, el ciclista antioqueño que une su reciente medalla a las otras once que había ganado Colombia entre todas sus participaciones en juegos pasados.
La tradición se impone en un lugar que ha dado importantes alegrías en la carretera, ejemplo de ello son las múltiples veces que se ha visto en el podio de la Vuelta a España, a la cabeza del gran campeón Lucho Herrera, y de otros grandes como Pacho Rodríguez, Óscar Vargas y Fabio Parra, este último también en su día elegido mejor ciclista promesa del Tour de Francia, al igual que Álvaro Mejía en los años 80. Asimismo en la primera década del siglo actual, brilló el excampeón mundial de ciclismo contrarreloj Santiago Botero, aunque se retiró salpicado por escándalos de dopaje hace pocos años.
El dopaje precisamente ha manchado el ciclismo en las últimas décadas y cada mes se destapa un nuevo caso. El último fue el del luxemburgués Frank Schleck hace pocos días en el Tour de Francia. Precisamente el flamante campeón olímpico, Alexander Vinokourov con una carrera marcada siempre por el dopaje, tras haber dado positivo y estar castigado dos años, vuelve para ser campeón olímpico con 39 años, lo que indefectiblemente levantará más que una justificada sospecha. Ha derrotado al  favorito “dream team” británico, conformado por Cavendish, Wiggins, Froome y Hamilton, también magos de lo imposible.
Desde hace años, el ciclismo despide un aroma rancio muchas veces por su relación con los fármacos prohibidos, aun así, este año parece más bien oler a café. 

No hay comentarios.: