12 de agosto de 2012

Londres se va y Claudia Balderrama llega



Foto: Vivian Hidalgo.

Los Juegos Olímpicos de Londres se fueron como un vendaval. Como suele ocurrir estos días, las tres semanas deportivas más intensas del cuatrienio se han cubierto con historias épicas, con estadísticas, récords y anécdotas. Los más destacados protagonistas probablemente fueron los de hace cuatro años: Michael Phelps, batiendo el récord de medallas y Usain Bolt, recordándonos a todos que es el más rápido del planeta.

Hemos confirmado que han sido las olimpiadas de las redes sociales. A diferencia de hace cuatro años, el facebook y el twitter han ayudado a lograr la inmediatez en el conocimiento de los resultados y  a seguir el evento en tiempo real. En cuanto a la representación nacional como equipo, no ha habido muchas variaciones respecto a anteriores, aunque el tono general ha sido más positivo.

Individualmente se puede decir que nuestros cinco representantes lo han hecho mejor que otros años, aunque a la hora de evaluar a los responsables a nivel dirigencial, salta a la vista que las mejoras globales han sido paupérrimas. Países vecinos y comparables en población como Guatemala y República Dominicana han logrado medallas, pero lo que llama la atención es que fuimos el país de América Latina con menos clasificados directos. Claudia Balderrama fue la deportista más destacada del equipo logrando un meritorio puesto 33º entre las competidoras, mejor posición boliviana quizás en la historia, y seguramente acabará dentro del top-100 del mundo, hecho sólo visto en el pasado en épocas de Geovanna Irusta, a quien posiblemente tarde o temprano superará como mejor atleta boliviana de todos los tiempos, aunque no le será sencillo. El punto diferencial de la potosina Balderrama fue que su mejor marca personal ha sido lograda en la cita más importante posible, lo que la llevará a competir el próximo año en el Campeonato del Mundo de Moscú con marca mínima A.

Así ponemos punto final a este ciclo olímpico. Nos queda exigir que hoy mismo se ponga en funcionamiento un plan con miras no solamente a 2016, sino a 2020. Que lo que han sido alegrías individuales con Balderrama o el jovencísimo Bruno Rojas sean casos comunes y no excepciones, y así podamos verlos en Río de Janeiro luchando por un puesto en la final.

No hay comentarios.: