21 de octubre de 2013

El Cuarto y la era de las imágenes

Publicado en Los Tiempos. Foto: Sergio Ribero. 

Ha tenido que ser un concurso internacional (el primer puesto en el HumanKind Photo Contest de Mercy Corps y Getty Images) y un reportaje en El Deber los detonantes para que se le preste atención masiva al fotógrafo cochabambino Sergio Ribero. Pero lo cierto es que él viene dando muestras de su capacidad desde hace años, en plataformas virtuales principalmente.

Y casualmente no han sido curadores o educadores locales quienes han puesto atención en su trabajo, sino más bien gente del mundo literario. En su caso fueron los escritores Maximiliano Barrientos, que utilizó una foto suya para el libro “Conductas Erráticas” (Aguilar, 2009); Rodrigo Hasbún, para su premiada novela “El Lugar del Cuerpo” (Alfaguara, 2009), y acto seguido Liliana Colanzi para la edición boliviana de “Vacaciones permanentes” (El Cuervo, 2010). Incluso el reconocido literato español Miguel Sánchez Ostíz, Premio de la Crítica de aquel país, ha elogiado el trabajo de Ribero.

Pero el que se haya asomado a su fotogalería de Flickr sabe que Ribero tiene mucho más allí escondido. Procedente de familias de artistas (por el lado materno es sobrino del poeta orureño Luis Mendizábal Santa Cruz y por el paterno del pintor Gonzalo Ribero), Sergio tiene un radar especial que se plasma en rostros, fotografía documental y paisajes urbanos.

Es una de las ventajas de la democratización del acceso a la cultura. Artistas como éste ya no necesariamente tienen que esperar a que los curadores, críticos o galeristas le den la venia omnipotente para acceder al gran público. De hecho, algo sugiere de los curadores cochabambinos el hecho de que no se le haya expuesto en una sala pública aún. A él y a otros varios fotógrafos que están participando de una especie de boom de la imagen.

Uno de ellos es Steve Camargo, que, aunque ya expuso en lugares como la Alianza Francesa, acaba de ser seleccionado ganador del Humanity Photo Documentary Award-HPA2013 con su serie fotográfica titulada “Banda/Bolivian Traditional Band” y será parte de la exposición Memories of Mankind VIII, en Naijing, China. Camargo ya mostró sus destrezas con trabajos que destacan la plasticidad del cuerpo y las barras deportivas, concretamente la de su querido Wilstermann, Los Gurkas.

Estos son solamente dos ejemplos de un detonante que va mucho más allá: el Colectivo El Cuarto, que nació de interesantísimas tertulias en el café visual La Muelita (donde exponen y debaten sus trabajos), y que fue formado inicialmente por Camargo, Sergio Estrada, Willy Rocabado “Roco”, Álvaro Gumucio “Gumo” y Eduardo Osorio, tiene ahora entre sus miembros al propio Ribero, a Osorio y a Estrada, además de Diego Jordán, Didier Petre, Rodrigo Ergueta, Daniela Parra y Ariana Zabalaga, todos ellos fotógrafos con inmenso potencial.

Se trata de todo un boom de la imagen, no sólo en Bolivia sino a nivel mundial. Todos somos fotógrafos, y todos tenemos acceso inmediato a las obras de los grandes. Cada día en el mundo se comparten aproximadamente 500 millones de imágenes, pero no todas transmiten esa potencia que sólo algunos lentes privilegiados son capaces de inmortalizar.