3 de octubre de 2014

El oasis periodístico de Gabo


Publicado en Los Tiempos. Foto: The New Yorker - Richard Avedon

Los buenos artistas, creadores y escritores, cuando mueren, dejan un patrimonio a la gente que los disfruta y admira. Puede ser un legado de piezas palpables, una serie de obras literarias, saberes intangibles o simplemente su magia, su forma de ver las cosas, lo que es ya suficiente para que les estemos agradecidos.

Muchos artistas también dejan posesiones personales en pro del bien común. Son frecuentes las fundaciones nacidas de aportes pecuniarios del fundador o mecenas.

Pero hay un caso especial en América Latina, el del Nobel Gabriel García Márquez, no sólo por el incalculable valor que ha supuesto en nuestra cultura la herencia de personajes suyos como los Buendía, los náufragos, los patriarcas, los coroneles y su familia en general, sino también por su aporte al desarrollo del periodismo latinoamericano.

Gabo se encargó de dejar en pie, y con dos décadas de recorrido, una de las más modélicas instituciones de promoción de la cultura en habla castellana, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), convirtiéndose de la mano de su director y cofundador Jaime Abello Banfi, en la casa de formación periodística continua de referencia.

El punto distintivo entre esta organización y otras fundaciones culturales radica en que la FNPI es un detonador de iniciativas, con vocación nodal, algo así como una red de redes; para ello basta el ejemplo de sus selecciones de Nuevos Cronistas de Indias o las casi 300 actividades y talleres realizados, algunos de ellos en esta casa editorial.

La FNPI ha generado conocimiento todos estos años, pero también energía transformadora en una profesión –el periodismo– golpeada por los cambios tecnológicos y del mercado, haciéndolo con la misión de construir un periodismo para los lectores, sustentado en una sólida base ética.

“El oficio más hermoso del mundo”, como Gabo lo llamaba, deberá entenderse como una labor no menor. Su función es informar, por supuesto, pero seduciendo al lector. El escritor colombiano buscaba que cada pieza periodística fuese una obra de arte, no un producto de usar y tirar.

Ese concepto nodal ha sido adoptado por diversas iniciativas herederas tales como la revista de crónica y periodismo narrativo Anfibia, por la Red de Periodismo Cultural o por la plataforma de crónicas orales Radio Ambulante.

Precisamente este último caso es un novedoso proyecto peruano-norteamericano de radio, on-line y sin emisora, que interconecta historias laterales en América Latina y las presenta de una forma literaria y poética, pero sin faltar a la veracidad de los hechos, pues no trata temas ficcionales.

Anoche justamente Radio Ambulante ha sido acreedora de uno de los Premios de Periodismo García Márquez, celebrados en su segunda edición, en la categoría de innovación, destacando el carácter colaborativo de la propuesta y la correcta utilización de los recursos en red para divulgar contenido de alta calidad.

Las otras tres categorías –texto, imagen y cobertura– han ido a parar a manos de periodistas españoles, ecuatorianos y venezolanos, de un total de 12 finalistas (donde no había presencia boliviana, por cierto), que han tratado temas sociales y políticos complejos.

Mientras la corriente periodística global alerta sobre una latente crisis, se ven brotes verdes como éste. Un oasis muy bien planificado, que está logrando replicar islas fecundas en muchos sitios de América Latina.

No hay comentarios.: