6 de agosto de 2016

Las lágrimas de los Quintanilla


La prensa internacional de todo el mundo está hablando del nadador Jose Alberto Quintanilla y su emoción hasta las lágrimas en el desfile de anoche.
Lo que páginas como BuzzFeed o Fox Sports no saben es que cuando este chico aprendía a caminar, su madre, Katerine Moreno ya había participado en una olimpiada (Seúl 88), y lo haría en otras tres (2000, 2004 y 2008), siendo la deportista boliviana que más veces nos ha representado.
Las notas de las agencias de noticias internacionales no dicen que su padre y entrenador, Jose Quintanilla Rosado comenzó pelando chanchos en Santa Cruz y luego de varios años de trabajo esforzado terminó construyendo su propia piscina, ladrillo a ladrillo y aburrido de esperar a que el apoyo público llegue. Quintanilla es de esos cruceños que se anticipan y van con la acción.
Quintanilla, el padre, me apostó, hace 12 años, que tendría a uno de sus hijos con marca mínima en el futuro, y que llegaría a entrenar a un campeón olímpico. De momento ya ha cumplido con su primera promesa --primer nadador con mínima olímpica--. 
Esta es la evidencia de que los atletas, los deportistas, no salen de laboratorios o de plantar cemento sino del trabajo con sus entrenadores. 

Felicidades a la familia y a su club Samix. ‪#‎Rio2016‬ ‪#‎Bolivia‬

No hay comentarios.: